Torni Segarra

Seleccionar página

* “Si no puedo negar que existo. Pero me pregunto, ¿por qué existo? ¿Puede existir la pregunta, por qué no existo?”.

¿Tan difícil es ver que tú estás leyendo las letras y el texto explicativo? Atente a eso. Y no juegues con las palabras, especules. Porque, no saldrás del absurdo.

Recuerda que somos: quiero, pero no puedo. No podemos vérnoslas con el infinito.

 

* -1. ·Pregunta: ‘Tenías que haberte incluido tú también, digo yo’.
·Respuesta: No te has fijado en el texto: ‘Porque seguiremos siendo: quiero, pero no puedo -en plural-.
-2. ·Pregunta: ‘Veras, ese dicho de que el pez grande se come al chico salió de la propaganda marxista para enfrentar a empresarios y obreros de igual manera que existen enfrentamientos entre padres e hijos y también entre cónyuges por razón de sexo, y bueno así nos va’. ‘El pez grande se come al pequeño’.
·Respuesta: Eso es tan viejo como ir a pie, caminar.
-3. ·Pregunta: ‘El asunto que yo planteo es el siguiente. Hasta que no seamos capaces de desenmascarar a los artífices de este desaguisado mundialista duradero ya en el tiempo y nos emancipemos como seres libres que se supone somos, jamás de los jamases veremos la luz al final del túnel, pues porque no habrá final”.
·Respuesta: ¿Eso no lo has de hacer tú primera -si puedes-?

 

* Es al revés. Soy yo el que responde a tus cuestiones-preguntas.

 

* ¿Cuándo comprenderás que tu dios no existe? Sólo existe el universo infinito.

 

* «La compasión y el amor son intencionales. Incluso una devoción profunda. No es algo como oh, acabo de descargar un poco de amor».

¿Cómo que la compasión y el amor son intencionales? ¿Cuándo amas, ayudas, a tu pareja, a tu hijo, a tu vecino, a cualquier persona, hay intencionalidad? Sí y no.

¿Dónde está el problema? Cada uno hace lo que puede.

Los problemas se resuelven siendo conscientes de ellos. Por eso, cuando me doy cuenta que no estoy atento, es cuando vuelvo a estar atento.

 

* ‘Si no se conoce el significado de la redención y como llegar a Dios a través del arrepentimiento sincero en nombre de quienes pecaron… Causa ésta de todos nuestros males, jamás llegaremos a nada…’.

¿Todos no pecamos? Vivir es pecar. Porque para vivir unos han de morir otros. Así que todos matamos.