Torni Segarra

Seleccionar página

* «Vete y no peques más».

Esta expresión, es autoritaria. Y demuestra la falta de psicología -conocimiento de la mente de los terrícolas-. Pues todos los que estamos vivos, hemos de fallar, hemos de hacer algo indebido.

A la pregunta de ¿cuántas veces hemos de perdonar? Jesús dijo, siempre se ha de perdonar.

 

* La inteligencia destruye y está más allá del pensamiento. Porque lo comprendemos, ya que todos lo llevamos dentro.

 

* «Jesús no teologizó ni espiritualizó el sufrimiento de las personas. Jesús enfrentó el sufrimiento y probó las profundidades del mismo. Se apoyó en él, lo soportó y se encontró plenamente con los demás en su sufrimiento».

¿Qué diferencia hay entre Jesús y todos los demás? Ninguna. Porque era un hombre, un terrícola. Y la naturaleza no hace excepciones. Tenía que comer, vestirse, dormir en algún lugar, tener pareja, tener sexo, etc.

La diferencia está en que Jesús fallaba cinco veces -hacía daño, era duro, incluso violento-. Y los demás fallaban cien o mil veces.

 

* “Si no hay hacedor cómo es que hay bien o mal…  El que se suicida o mata pasa por lo mismo que todas las demás almas. Es lo que creo… pero si alguien hay vuelto para contarlo pues… Todo es neutro no hay ni bien ni mal…”.

El mal y el bien, todo bien. Pero hay que ver cuáles son los resultados. Si te violan contra tu voluntad, ¿Qué hacemos con eso?

 

* Las relaciones entre los seres vivos, están motivadas por la programación. Es decir, hay que comer, etc. Y para ello hay que comer algo que tiene vida. Y a su vez, ese que es comido, también tiene que matar para comer.

No hay que ser ocultista, esotérico. Solo hay que comprender cómo funciona la naturaleza, la vida, cómo opera el pensamiento, el ‘yo’.

 

* ¿Por qué no? Sólo hemos de estar atentos a todo lo que está sucediendo. Y veremos nuestra programación, condicionamiento, los perjuicios. Que es rechazar lo que nos molesta y aceptar lo que agrada, halaga.