Torni Segarra

Seleccionar página

* “El cuerpo humano es el carruaje; el yo, el hombre que lo conduce; el pensamiento son las riendas, y los sentimientos, los caballos”. -Platón.

Imagen y texto tomada de la red:

“Cuando el entrenador (mente) está confundido y no sabe a dónde ir, el carruaje (cuerpo) es impulsado por los caballos (emociones) que automáticamente lo tiran, sin ninguna dirección, mientras el pasajero (conciencia del alma) duerme. Y si nuestra conciencia duerme, ¿Cuánta conciencia podemos tener sobre lo que hacemos, decimos y decidimos? ¿Cómo puede el entrenador dar instrucciones adecuadas a los caballos si no saben a dónde ir? Y para saber a dónde ir, necesitas escuchar la voz del pasajero (alma), para poder tomar el control y llevar los caballos en la dirección deseada. ¿Crees que no es así? Piensa en cuantas acciones y pensamientos haces sin usa tu conciencia». Georges Ivánovich Gurdjieef

No hay que complicarlo tanto, todo. Los cuerpos humanos -los terrícolas-. Tienen su cerebro, que es igual para todos, que es la conciencia. El problema es que el cerebro-conciencia, acumula la información que recibe, ve, oye, palpa. Y cree que, con esa información, va a resolver todos los problemas.

Esto en el ámbito técnico, material, de producción, tiene su sentido. Pero, en el ámbito psicológico es un impedimento. Porque la esencia de la conciencia, es la misma que la del animal: sobrevivir al coste que sea. Y mientras esa conciencia divisiva, no sea comprendida, todo el valle de lágrimas seguirá ahí la guerra, los asesinatos en masa.

 

* “Doy fe de ello”.

La fe si uno es afortunado, dura un instante y se va.

Pero hay otros, que dan vueltas, como hacen los caballos con los ojos tapados, a una noria para sacar agua. Durante horas y horas.

 

* “Si el destino está escrito, eres inocente de lo que te pasa… La culpa deja de tener sentido, puedes relajarte y disfrutar de la vida…”.

Cuidado. Ser libre, no es hacer lo que te da la gana. Si vas por la carretera y no haces caso de las señales de tráfico, Puede tener unas malas consecuencias para tu cuerpo y el cuerpo de los otros. E ir a prisión, etc.

 

* «El amor es un misterio sin fin, porque no hay una causa razonable que pueda explicarlo». – Rabindranath Tagore.

¿Esa hambre y miseria, puede acabar? De momento, no. Pero uno, puede hacer lo posible para que esa hambre, no torture ni mate a niños, a cualquier persona.