Torni Segarra

Seleccionar página

* Los que creen en la reencarnación, los que creen en un dios, en el cielo, el paraíso, en los gurús y maestros, tienen esa certidumbre increbantable. Pero, no se dan cuenta de que eso nos divide de los demás que también creen, tienen la certidumbre de que lo que dicen es la verdad, lo verdadero.

 

* “Hum… Aún no tenemos motivos para afirmar que el universo es infinito. Tal vez podría serlo, y tal vez también no serlo. Es un asunto (sin juego de palabras) aún por investigar”.

Tu atente a la palabra infinito. No especules con ella. El infinito es lo que no tiene fin. Y toda discusión sobre el infinito, te lleva a que el infinito no tiene fin, final.

De manera que, toda discusión sobre el infinito, sería eterna. Y, por lo tanto, infinito.

 

* “La Dicha significa alcanzar el núcleo más profundo de tu Ser. Se encuentra en las profundidades últimas de tu Ser, donde ni siquiera el ego existe, donde reina el Silencio: tú has desaparecido.

En la alegría existes un poco, pero en la Dicha dejas de existir. Se ha disuelto el ego; es un estado de no ser. Buda lo llama Nirvana.

El Nirvana significa dejar de ser, ser un vacío infinito como el cielo. Y en el momento en que eres el infinito, te inundas de estrellas e inicias una vida completamente nueva. Renaces”. Rajnesh.

La dicha, la felicidad, la alegría son cuando el ‘yo’ no opera.

La palabra Nirvana es una creencia, una palabra como la iluminación. ¿Quién es el que dice que alguien está en Nirvana, iluminado? Y ese que lo dice, debe de estar en Nirvana, iluminado. Y el que le dijo a este último que está iluminado, en Nirvana, también alguien se lo diría.

Nos damos cuenta de lo infantil, de lo absurdo, de lo superficial de las religiones organizadas. Con sus ritos, sus palabras, ideas, teorías, mentiras y falsedades.

Finalmente, ¿el ego puede disolverse para siempre? El ego, el ‘yo’, viene y se va caprichosamente.

 

* Que haya paz. No hagamos la guerra.

Todo los miles y miles de millones gastados para asesinarse, destruirse. Que los inviertan en los servicios sociales precarios, miserables.

De manera que, puede haber una revuelta, una revolución violenta, por aquellos que viven en la miseria.