Torni Segarra

Seleccionar página

* Diálogo entre Narayan, David Bohm y Jiddu Krishnamurti,

“El orden cósmico

10º

6

DB: ¿Podemos decir que existe un deleite verdadero que no es producto del cerebro lesionado, deleite que se confunde con el placer?

N: Si el placer da origen a la ira, la ira es parte del cerebro lesionado.

K: Y también la exigencia de placer. Entonces, ¿tiene usted un discernimiento con respecto a lo muy destructivo que es el pasado para el cerebro? ¿Puede el propio cerebro ver, tener ese discernimiento y salirse del pasado?

N: ¿Está usted diciendo que el comienzo del orden proviene del discernimiento?

K: Obviamente. Trabajemos a partir de ahí.

N: ¿Puedo expresarlo de otro modo? ¿Es posible reunir, artificialmente, cierta cantidad de orden en el sentido de una pauta, de modo que ello dé origen a cierta cantidad de discernimiento?

K: ¡Ah! Usted no puede encontrar la verdad a través de lo falso.

N: Hago la pregunta deliberadamente, porque a muchas personas parece faltarles la energía que se requiere para el discernimiento.

K: Ustedes son muy entusiastas para ganarse la subsistencia, para ganar dinero, para hacer cualquier cosa en que estén realmente interesados. Si se interesan vitalmente en esta transformación, etc., tienen la energía.

¿Podemos proseguir? Yo, como ser humano, he visto que este discernimiento total ha puesto fin al pasado, y el cerebro está dispuesto a vivir en la nada. ¿Correcto? Hemos llegado a este punto varias veces desde diferentes direcciones. Ahora prosigamos. Ahora no hay ninguna cosa que haya sido puesta ahí por el pensamiento. No hay movimiento del pensar, excepto el conocimiento factual que tiene su lugar propio. Pero desde el punto de vista psicológico, no hay movimiento en la mente, ni hay movimiento del pensar. No hay absolutamente nada.

DB: ¿Quiere usted decir que tampoco hay sentimiento? El pensar y el sentir son un movimiento simultáneo.

K: ¡Espere! ¿Qué entiende usted aquí por sentimiento?

DB: Bueno, por lo general, muchas personas podrían decir: “Muy bien, no hay pensamiento, pero tienen diversos sentimientos”.

K: Por supuesto que tenemos sentimientos.

DB: Estas son sensaciones. Y también están los sentimientos internos.

K: ¿Sentimientos internos de qué?

DB: Es difícil describirlos. Aquellos que pueden ser descritos con facilidad, son obviamente del tipo incorrecto, como la ira o el miedo.

K: ¿Es la compasión un sentimiento?

DB: Probablemente no.

K: No; no es un sentimiento.

DB: ¡Aunque muchas personas pueden decir que se sientan compasivas! Hasta la propia palabra sugiere una forma de sentimiento. Compasión contiene en si la palabra “pasión”, que es sentimiento. Esta es una cuestión difícil. ¿Tal vez podríamos preguntarnos qué es lo que usualmente reconocemos como sentimientos?

K: Investiguémoslo un poco más. ¿Qué entendemos por sentimientos? ¿Sensaciones?

DB: La gente, por lo general, no es eso lo que entiende. Las sensaciones están relacionadas con el cuerpo.

K: ¿Está usted hablando, entonces, de sentimientos que no son del cuerpo?

DB: Sí; o de esos que, en tiempos antiguos, hubieran sido descritos como pertenecientes al alma.

K: El alma; por supuesto. Ese es un escape fácil, pero no significa nada.

DB: No”.

 

TS: ¿La compasión es un sentimiento? ¿Tienen los animales compasión, ser compasivos?

No, porque se morirían de hambre. Pues a nosotros nos pasa lo mismo. Hemos de comer para poder seguir estando vivos.

¿Entonces, qué es la compasión? Es un invento nuestro, como también lo es el amor.

Por tanto, el amor es lo que nos distingue de los animales. Es decir, renunciar al acto animal, implacable, cruel.

La compasión, es el inicio del amor. Pues la compasión, nos conmueve al ver sufrir a los otros que sufren. La compasión, es lo mismo que la misericordia.