Torni Segarra

Seleccionar página

* «Pero el peor enemigo con el que te puedes encontrar siempre serás tú mismo; te acechas a ti mismo en cavernas y bosques. ¡Solitario, vas por el camino hacia ti mismo! ¡Y tu camino va más allá de ti mismo, y más allá de tus siete demonios! Sé un hereje para ti mismo y un brujo y un adivino y un tonto y un escéptico y un impío y un villano. Debes estar listo para quemarte en tu propia llama: ¿cómo podrías volverte nuevo, si no te hubieras convertido primero en cenizas?”. Friedrich Nietzsche.

Para que llegue lo nuevo, hay que morir a lo viejo -al pasado, a los miles de ayeres-.

 

* El propósito de la educación, es preparar a las personas para ejercer una actividad, un oficio o especialidad, que nos proporcione dinero. Para cubrir los gastos para poder sobrevivir. Pero hay otra educación, en la compasión, el amor; en el servicio a los demás. Servicios sociales, servicios informáticos, enseñanza psicológica. En el que se enseñe al alumno, las mentiras y falsedades. Que están arraigadas dentro de nosotros. Y por eso arraigadas en todos los ámbitos de la sociedad, del poder.

La educación ha de ir a lo nuevo, lo que nadie sabe lo que es. Lo conocido, está manoseado, corrompido por el miedo a la existencia. Que es el miedo que nos tenemos cada cual, al confrontarnos cada día con la cruda realidad.

 

* “Eres la Vida Misma sin límites, nunca naciste, por lo tanto, nunca morirás”.

¿Eso no es una alucinación? Cualquier joven que ingiere alguna droga, puede alucinar que vuela por los aires, toda clase de cosas absurdas, irreales, etc.

 

* “Te mereces una relación que te permita dormir tranquilo por las noches”.

Las relaciones son difíciles si no están bien acopladas. Han de ser relaciones enteras, totales, holísticas, llenas de libertad. Sin miedo al presente, al futuro, a la inseguridad.

 

* Todos los países europeos, que se atrevieron a invadir otros lugares, apropiándose de todo lo que había allí. No es de extrañar que se incautaran todo el oro, la plata, figuras humanas, pinturas, etc.

 

* ¿El maestro y el discípulo, no son lo mismo? ¿No se dan cuenta que se están destruyendo mutuamente? La libertad no admite lo que va contra el amor.

Y el amor que es libertad, operará para que llegue la libertad.

 

* ¿Una mente embotada no es aquella que está llena de deseos? Deseos para conseguir todo lo que nos proporciona placer, seguridad. Pero todo lo que nos da seguridad, nos llena la mente de inventos que son una huida de la realidad.