Torni Segarra

Seleccionar página

* No es así, Margarita. Nadie sabe lo que es la iluminación. Es como la educación, ¿quién es el que está educado? Si el que lo juzga, es muy educado, para él casi todos serán maleducados. Pero, podría que hubiera aún alguien que es mucho más educado, y que lo viera como un maleducado, ese que se considera educado.

 

* ‘Es muy sencillo, si Jiddu Krisnamurti, Nisargadatta, Ramana Maharshi, y hasta el mismo Buda, hubieran alcanzado la iluminación, todos ellos habrían vencido a la enfermedad que los llevó a la muerte’.

De la misma manera se podría decir, que, si Jesús hubiera alcanzado la santidad máxima, iluminación, no habría sido atacado y vencido por la enfermedad que le llevó al martirio y la muerte en la cruz.

 

* ¿Podemos dominar a la mente y su ‘yo’? No podemos, ¿verdad? Así que, hemos de convivir con ella, comprender cada deseo, cada movimiento, comprender la ansiedad, el estrés, lo qué es el miedo, lo qué es la muerte.

 

* “No retrocedas y no seas esclavo de las circunstancias. Sé tremendo, mantente despierto”.

No hay que tener prisa, forzar las situaciones. Pues lo que hoy no lo ves posible, dentro de unos días eso que te perturba, se comprenderá y resolverá.

 

* Todas las novelas tratan sobre el ser humano. Pero si mienten, cuando se nos presentan los personajes, como si no fueran terrícolas, malvados, fueran santos, personas extraordinarias capaces de hacer prodigios. Todo eso, es una falsedad, una mentira.

Pues, santo que respira no vale nada. Es decir, todos los que han pasado por la tierra, han tenido que hacer maldades para poder vivir, sobrevivir.

 

* «Los religiosos no viven de forma lujosa».

Sólo algunos. Ahí están el Vaticano, las catedrales, las iglesias, las mezquitas, etc., con sus pinturas, esculturas, sus fuertes construcciones.

 

* En las guerras y lo que sucede en ellas, no hay que juzgarlo. Pues cuando se hace la guerra es para vencer. Y vencer es destruir, eliminar, matar, mentir, falsear la realidad.

El que pierde se queja de la venganza que recibe. Pero, el perdedor haría lo mismo que el vencedor.