Torni Segarra

Seleccionar página

WhatsApp

 

* TS: ¿Por qué la iglesia católica, no vende todos sus tesoros, objetos de lujo inservibles tradicionales, y reparte el dinero entre los pobres, los menos afortunados?

Que no tienen nada, ni comida ni casa ni ropa ni nadie, para que les vuelva a ser con su dignidad, como seres humanos que son.

No lo harán, porque tienen lavado el cerebro, que antepone el lujo, la superstición, los ritos y el folclore, el fanatismo con las mentiras y las falsedades.

 

Jorx: Pura religión amigo.

La religión que se denomina como no religión, es como el ego espiritual en estos casos creerse superior al resto y nada más lejos de la realidad.

 

TS: Pues, a liberarse del ego, ‘yo’, religioso, espiritual.

 

Lu: Alimentarían a los pobres un mes o un año. No cambiaría nada.

 

TS: Entonces habría que hacer lo que no hace la iglesia católica: repartir lo que nos sobra entre los menos afortunados.

 

Lu: Lo que nos sobra no, es muy subjetivo. Repartir todo. Vos empezáis. Yo en este momento estoy un poco ocupada.

 

TS: No se trata de empezar. Se trata de ser consciente de que, si vivimos en la abundancia, de que nos sobra de todo.

Ver la manera de que en realidad nos sobran muchas cosas. Y entonces, serás consecuente con lo que haces, lo que es necesario o superfluo.

Pero mientras esa sensibilidad, que es ver en realidad cómo vive una gran parte de la humanidad. No lo vea, sea indiferente, todo seguirá igual.

 

Aldo Lower: No es necesario.

te lo voy a plantear de esta manera.

Si para mí lo tuyo no vale nada, entonces no posees nada de valor.

 

TS: El valor que tiene una comida dada a un miserable, que vive en la calle. Eso es un valor incalculable que está en el ámbito de la compasión, el amor. No hay que filosofar mucho. O yo te amo o no te amo.

 

Lu: Hoy comí y no convidé a ningún miserable. Hay comedores en las iglesias y trabajo para quien deseé, que nunca encontré a nadie para hacerme un pozo para plantar un árbol. Buscaba jardinero y nadie quiere trabajar en este país.

 

TS: El precio no es lo que importa. Lo que importa es que tú no le des tanto valor, que te prohíbe que lo des.

 

Aldo Lower: No entiendo cómo puede no haber comida.

En la ciudad lo entiendo porque te encuentras privado, pero en el campo imposible

 

TS: Si buscas pegas, excusas, si tienes pereza por ayudar, todo eso se puede hacer infinito.

Pero, si quieres hacer algo, para que el horror de la vida de los menos afortunados sea diferente, también encontrarás infinitas posibilidades de que así sea.

 

Lu: Ok no quiero hacer nada.

 

TS: Cada uno que haga lo que tenga que hacer.

 

Rosa: Mucha gente quiere todo de arriba, pueden trabajar y no quieren… pero sí… niños indefensos, animales abandonados, embarazadas, enfermos y ancianos es muy triste verlos pasando necesidades.

 

TS: Parece ser que nunca se va acabar el hambre, la miseria. etc. Pero, lo que toca a mi ámbito, voy hacer lo que pueda para que la miseria no sea de mi indiferencia.

 

Moisés: Cada uno es como es. Si la gente quiere ayudar, se acerca y ayuda a los hijos, parientes, compañeros. Que lo hagan.

 

TS: Por eso, ya hemos dicho que cada uno que haga lo que tenga que hacer. El orden no admite órdenes de nadie. Quien quiera hacer algo, ya que es como una necesidad, lo que parece imposible saldrá: el amor y todo lo que él lleva consigo.

 

Clau: A lo que creo que se refieren es, al menos para mí, que es chocante tanto lujo para para la iglesia; en contraste con las iglesias de África, por ejemplo. Y un aporte, sólo manipulación y control de la humanidad con un Dios castigador no merecen nada, que trabajen🙄👺

 

TS: Todo eso de los africanos, asiáticos, los europeos, americanos, todo es lo mismo. Si tú vas bien, todo lo que harás, tocarás, será el orden. Y ese orden se manifestará en toda la humanidad, para toda la humanidad.