Torni Segarra

Seleccionar página

* “Sentirse importante lo hace a uno pesado, torpe y vano. Para ser un guerrero -el que se libera- uno necesita ser ligero y fluido».

Ser como un santo, nunca lo conseguiremos. Ya que los santos, son un invento de descarados, superficiales.

 

* Todos los que hemos llegado a adultos, somos niños que hemos sobrevivido.

 

* «Eso debe ser muy triste, ¿no? -dijo Layla-. Saber que tienes un corazón con la capacidad de amar, pero no poder usarlo».

No poder amar, ¿es eso posible, una realidad?

Uno puede amar a todo lo que existe, a todas las personas. ¿No?

 

* Hay personas desgraciadas que creen que hay otras personas, que no son mecedoras del respeto humano.

Y por eso, las tratan como si fueran animales. Como lo hacían los traficantes y compradores de las personas negras africanas, que las vendían como animales de rebaño.

 

* Una de las situaciones más horribles, y desgraciadas, es que una persona invalida, mayor, pida algo. Y los que están con ella, no le hagan caso.

Y digan: ‘Ya va’.

 

* Y todavía hay personas que dicen y afirman que todos somos iguales y un grande lo dijo no hay nadie más inferior que aquel que afirma que todos somos iguales».

Iguales ante la muerte, ante la belleza y la fealdad. Ante la enfermedad; y los caprichos del destino.

 

* En tantas mujeres que hay, ¿por qué darlo todo sólo a una?

 

* «Y aunque se adorne con palabras, nunca podremos cambiar el trágico final de nuestro destino».

Si no se puede eludir, ¿por qué lo llamamos trágico destino?

Ya que, si no hay muerte, no hay vida.

 

* ¿Quieres decir que una persona como JK no tenía vanidad?

Él dijo que el observador es los observado. Es decir, todos somos iguales.

¿Por qué los religiosos fanáticos inventáis cosas supersticiosas, esotéricas, folclóricas, paganismo, idolatría?