Torni Segarra

Seleccionar página

* No a las guerras. Ni a las pequeñas ni las grandes, destructivas. Ni a los pleitos. Ni a los que quieren imponer lo que ellos creen que es la verdad. Pero la verdad, no es de nadie.

La vedad es lo que, tal vez, podamos evitar hacer daño.

 

* Cuando hay una respuesta total, ‘establecer un orden razonable’ ¿es eso posible?

Pues cuando hay una agresión sorprendente, la respuesta está más allá del control.

 

* Todo lo que tiene vida está dirigido por su programación -como los robots-.

Sobrevivir el máximo tiempo posible; y reproducirse para que prosiga; hasta el deterioro y muera.

Eso sucede en la selva, en los mares. Por todo el mundo.

¿Podemos rebelarnos contra ese paradigma, programación? Eso sería absurdo, el caos, el fin de la vida como la conocemos.

 

* Alguien que tiene comida de sobra, la tiene que dar. Y eso mismo pasa con el dinero, el que tiene de sobra también lo ha de dar.

De lo contrario, llegarán los problemas que el desorden genera.

 

* No hay camino que nos lleve a lo desconocido, la verdad, el infinito.

 

* “Como dijo un grande. No hay nadie más inferior que aquel que afirma que todos somos iguales”.

Todos somos iguales a la hora de comer, de dormir, de querer que nos amen, respeten, a la hora de nacer, morir.

 

* «¡Las mentes de las personas cambiarán, cuando descubran la verdad de su origen!».

¿Eso se puede saber? ¿Dónde vamos después de morir? ¿De dónde venimos, dónde estábamos antes de nacer?

 

* EEUU es como una persona cualquiera.
O sea, que EEUU es como usted y como todos.
Así que, conociéndote a ti conocerás a los EEUU, a Siria, la Unión Europea, Ucrania, Rusia, China, a todas las naciones.

 

* “Si estuviéramos del lado oprimido yo pienso cambiaría nuestra opinión”.

No lo captas. Todos, ricos o pobres; guapos o feos; poderosos o enclenques. Todos pasamos por lo mismo.

Porque, somos quiero, pero no puedo. Buscamos la perfección desde hace un millón de años; y aún no la hemos encontrado.