Torni Segarra

Seleccionar página

* Diálogo de Jiddu Krishnamurti y David Bohm.

“La mente en el universo

12º

6

K: El universo está en orden; ya sea destructivo o constructivo, sigue estando en orden.

DB: Vea; el orden tiene el carácter de ser absolutamente necesario; en cierto sentido, no puede ser de otro modo. El orden que por lo general conocemos nosotros, no es absolutamente necesario. Podría cambiar, depender de alguna otra cosa.

K: La erupción de un volcán es orden.

DB: Es orden con respecto a todo el universo.

K: De acuerdo. Entonces, en el universo hay orden, y esta mente quieta, silenciosa, está completamente en orden.

DB: La mente profunda; la absoluta.

K: La mente absoluta. Por lo tanto, ¿es esta mente el universo?

DB: ¿En qué sentido es el universo? Tenemos que comprender qué significa decir eso.

K: Significa lo siguiente: ¿Existe una división, o una barrera entre esta mente absoluta y el universo? ¿O son la misma cosa?

DB: Son la misma cosa.

K: Eso es lo que quiero averiguar.

DB: O tenemos una dualidad de mente y materia, o ambas son la misma cosa.

K: Así es. ¿Es eso presuntuoso?

DB: No necesariamente. Quiero decir que éstas son sólo dos posibilidades.

K: Quiero estar completamente seguro de que no estamos caminando sobre algo que realmente necesita ser abordado de una manera muy sutil; que necesita un cuidado extremo. ¿Sabe lo que quiero decir?

DB: Sí. Regresemos al cuerpo. Hemos dicho que la mente que pertenece al cuerpo; pensamiento, sentimiento, deseo, la mente particular y la general, es parte del proceso material.

K: Absolutamente.

DB: Y que no es diferente del cuerpo.

K: Correcto. Todas las reacciones son procesos materiales.

DB: Y en consecuencia, eso que por lo general llamamos “mente” no se diferencia de lo que llamamos “cuerpo”.

K: De acuerdo.

DB: Ahora usted está ampliando mucho esto, al proponer que consideremos la totalidad del universo. Y nos estamos preguntando si lo que llamamos mente en el universo, se diferencia de lo que llamamos universo en sí.

K: Correcto. Usted ve por qué yo siento que en nuestra vida diaria tiene que haber orden, pero no el orden del pensamiento.

DB: Sí; el pensamiento es un orden limitado; relativo.

K: Así es. Por lo tanto, tiene que haber un orden que esté…

DB: …libre de la limitación.

K: Sí. En nuestra vida diaria tenemos que tener ese orden, que implica ausencia absoluta de conflicto; de contradicción”.

 

TS: Si llueve demasiado y se destruye la cosecha, eso es orden. Pero es desorden para el agricultor. Porque, el agricultor está fuera del orden.

Al igual que, cuando se muere alguien cercano -un hijo, un hermano, la pareja-, eso es orden. Aunque a nosotros nos cause desorden.

El reto es, ver que todo lo que sucede, es el orden. Sin que nos genere desorden -tristeza, rabia, amargura, dolor, incomprensión-.