Torni Segarra

Seleccionar página

968. ‘El problema no es contigo, es con su propia persona’. Pero el hecho es que hay alguien que nos quieren ofender, hacer mucho daño, por lo que habrá que gestionar esa situación, ese reto. ¿Cómo lo haremos, habrá respuesta haciendo que el bucle de la mala relación vaya en aumento? ¿O, nos liberaremos de esa persona para si en alguna ocasión nos encontramos, vea que tu relación con ella, es limpia, pura? Y, la pureza, la limpieza, es no estar fragmentada, dividida internamente, y como consecuencia, dividida externamente.

 

 

969. Donde nos encontremos hoy es donde se supone debemos estar, y por eso para responder a los retos que nos leguen para instruirnos en la vida y sus maneras. No importa el lugar donde estemos, pues cada uno de ellos -y todos a la vez- son parte de la vida; tienen su belleza, son encantadores, y también su parte negativa.

 

 

970. La mayoría vive dentro de un bucle, que como todo lo que es tiene sus consecuencias. De manera que las personas materialistas, ávidas de posesiones y dinero para comprarlas y cuidarlas; han entrado en la dinámica de gastar mucho. Pero, para gastar mucho han de tener muchos beneficios, es decir, han de ser hiperactivos. De manera que esas personas, que se ven obligadas a trabajar tanto, no puede disfrutar, gozar, de la belleza que hay por doquier, en todo lugar.

Ellos ven la belleza solamente de su coche, de su cuadro, de su joya, de su reloj, de su casa y lo que hay dentro de ella. Es decir, viven aislados porque su actividad así se lo impone, igual que el no poder ver la belleza de un pájaro, un árbol, una nube. Pues su desdichada vida, sólo se encuentra segura entre la acción que revierte abundantes beneficios. Y por supuesto, no se dan cuenta que esa acción trepidante, está generando desorden en la naturaleza, en toda la humanidad.

O sea, el orden que ellos generan por su actividad, también revierte favorablemente en la sociedad; aunque a la vista de los hechos la parte negativa es mucho superior que la positiva. Ya que persiste la pobreza, la miseria, el hambre, la indecencia de su explotación, los que no tienen absolutamente nada, mientras esas personas adineradas, poderosas, les sobra de todo, derrochando, y haciendo un mal uso de todo lo que nos ayuda a vivir. Y, es por eso que esa parte negativa lo sea con creces, ya que provoca y genera división, conflicto, crueldad, violencia, guerra con su destrucción y sus matanzas en masa.

 

 

971. Todas las épocas tienen algo de positivo, como de negativo también; las que vivimos cada cual parece que tienen ese halo especial que las distingue de las demás.

Pero, todo está atado, unido, de manera que una época de represión, de violencias extremas, de grandes guerras, ha de traer otra que va a ser completamente diferente. Al igual que una época de mucha libertad, de progreso, cuando se convierte en anarquías genera también su orden que es descartar ese desorden y anarquía.

Nosotros somos subjetivos, creemos que nuestra ciudad es la mejor, que nuestro país y el pueblo en el que vivimos, tiene algo que lo hace incomparable, lleno de valor e importancia; creemos que nuestra música, manera de vestir, las maneras propias de una época, tienen algo especial. Pero eso, es la ilusión de lo relativo, pues todo está valorado por según quiénes lo miren, valoren

 

 

972. La vida mundana, hay unos que son conscientes de ella, pero otros no; pues no han tenido instrucción escolar ni han recibido información de la vida de una manera profunda; por lo que son solamente eso que hacen cada día.

Los que sí que son plenamente conscientes, usan la vida mundana como una terapia, medicina, para poder soportar los malestares y dolores de la vida. Es una huida de la realidad insoportable e intentan inventar otra realidad que sí que les parece aceptable.

Cuando más desarrollados somos, más mundanalidad necesitamos. Pues el desarrollo económico, nos llena de ansiedad, de estrés, de miedo, de confusión, y nos devuelve a la vida casi animal. Todas las maldades han llegado por huir de la realidad, que no nos gustaba, creyendo que sería posible construir otra. Pero la sagrada vida, es muy serio e implacable, aunque parece a veces lenta e indolente. Por lo que ella nos trae las consecuencias -el precio a pagar por algo que hagamos-.

La pregunta es: ¿podemos vivir sin la mundanalidad, que al fin y al cabo es la vanidad, la rebeldía, la actividad del ego, del ‘yo’? Lo que sea, tanto si es posible, como no, no debemos hacer otro problema más; si no vivir con ello, de una manera total; y los hechos nos dirán que es lo que procede o no.

 

 

973. Las ideas y teorías quieren describir la realidad. Pero la realidad, como se está siempre moviendo en todas direcciones, no se puede describir, ni definir ni asir.

 

 

974. ¿Para ver cómo somos las personas, hace falta examinarlas una por una a todas? ¿Para ver cómo es uno hace falta examinarse así mismo? ¿Podemos ver en una sola mirada que todos estamos unidos, que somos básicamente iguales en lo psicológico?

La evolución psicológica, espiritual, es una ilusión. Pues el descubrir la verdad de cómo funciona la vida, las personas, ha de ser en este momento, hora. Y cuando sea, tendrá en el ahora. Pues, la evolución no tiene fin, aunque sea un proyecto, el devenir.

Es decir, o uno lo ve ahora, o no lo ve.

 

 

975. Todo lo que hagamos en la vida para bien, si ella quiere puede ser favorable, o no serlo. Por lo que, a la hora de comprobarlo, sólo se tiene que vivir para saberlo, ya que nadie lo sabe, ni nos puede ayudar a saberlo.