Torni Segarra

Seleccionar página

2950. Sí, eso es verdad, hay más pobres, personas sencillas, que viven de su trabajo diario, que no son ricos; por lo que, si todos votaran a la izquierda, tendría mayoría de votos favorables a ella. 

Pero, de eso no te puedes fiar; pues de la misma manera que hay personas que no son pobres ni menesterosos y votan a la izquierda; hay pobres que también votan a la derecha. Y, si siempre ganara la izquierda, y estuviera en el poder, sería tan corrupta y malvada como la derecha.

 

 

 

2951. Hombre, si tú estuvieras preso y quisieras la libertad, cuándo oirías teorías e ideas de falsos moralistas, que se ponen escrupulosos, legalistas, etc., ¿les harías algún caso? Hay que ponerse en la piel del otro, hay que tener empatía con los demás; y tal vez, veremos la lógica donde vemos sin sentido, error; que no es más que algo que no nos conviene, porque vamos a perder algún privilegio, prebenda, alguna idea romántica, que por el paso del tiempo se ha vuelto ridícula, absurda, por inviable para la buena convivencia. 

En la vida, siempre hay que estar dispuesto a desprenderse de lo que se creía un derecho: el de pernada de los señores amos; el de colonización y explotación de territorios invadidos por la fuerza, la violencia; la esclavitud y explotación, de africanos y otras personas, que trabajaban sólo para poder comer, sin ninguna libertad, ya que eran propiedad exclusiva del dueño, amo y señor; el ocupar cargos del Estado, funcionarios en todos los niveles, entregados a dedo, sin oposiciones libres, abiertas a todos; las facilidades, el poder absoluto, de las monarquías, que se creen incuestionables, con inmunidad jurídica, con sus barbaridades, como es el heredar una gran parte de tierra, un país, que ellos llaman su reino, donde por la fuerza de los hechos, perdieron todas sus prebendas, fueron derrocadas, o ellas mismas se extinguieron; y algo así, algo parecido, pasa con la Iglesia católica vaticana.

 

 

 

2952. Sí, es verdad, que lo que ‘ha hecho el PSOE con el PP es un proceso de autodeterminación’, por tanto, legítimo. Y por eso, que es legítimo ese proceso de autodeterminación -que lo consideras tuyo- todos los procesos de todos, también son legítimos.

 

 

 

2953. Lo que dices, es porque no necesitas la libertad de momento. Porque la libertad, cuando uno la pierde, o no la tiene, es tan poderosa como el deseo de comer del hambriento. Y a un hambriento, no le valen las palabras, las promesas, los reproches, las legalidades, las convenciones sociales, los lavados de cerebro de los que mandan, él solamente quiere comer, y hará lo que haga falta para comer. 

Aunque ahora, falta saber en realidad, ¿qué es la libertad? Porque el poder, el establishment, falsea y adultera todas las palabras, para que tengan el significado que él quiere y necesita para seguir siendo el poder. Así que, cada cual ha de descubrir la falsedad, la parte de mentira, que tienen las palabras; y con ellas las ideas y teorías, cualesquiera que sean.

 

 

2954. Para Frédéric Lenoir, filósofo ensayista.

Tú dices: ‘El deseo se puede elegir como un bombón, que te da placer, pero no la alegría, que sólo te inunda cuando aciertas en decisiones a largo plazo; quizá tu alegría sea más sincera y duradera si rechazas el bombón y optas por estar más sano’. 

El problema, y a la vez la solución, está cuando ya no hay opción en la vida. Pues dependiendo de la intensidad del reto, uno puede o no puede elegir. Si el reto es arrebatador, desmesurado, donde el ego, el ‘yo’, ha desaparecido, no puede haber elección, ni deseo; sólo está la acción. Es decir, cuando algo nos hace que estemos más allá bien y el mal, sólo existe la consciencia, la percepción, la acción que es sin opción alguna.

 

 

 

2955. Pero, qué tiene que ver si el padre de uno, ha sido esto, o ha hecho aquello. ¿Qué culpa tiene uno de lo que son, de lo que hacen o han hecho los padres, los hermanos, la familia? ¿Es que somos salvajes que parece que vivamos solamente para la venganza?

Respecto a esa persona, por la manera de presentarse ante los periodistas durante una hora para contestar a sus preguntas, por lo menos se muestra, da la cara, quiere aclarar ese problema que le ha surgido. 

No digo con eso, que sea completamente limpio, inmaculado, que no lo podría haber hecho mejor.