Torni Segarra

Seleccionar página

31. La pregunta es: ¿Por qué nos emocionamos hasta el extremo de desbordarnos? Si la inteligencia, que es amor, opera entonces no habrá ningún problema.

Pues la emoción es fantasía, un deseo sublime fuera de control. Como lo es también el sentimentalismo. Todo ello fruto de los sentidos exacerbados.

 

 

32. Si atravesamos un mal momento, hemos de seguir. De lo contrario haremos un problema añadido al que ya tenemos.

Uno es pobre tiene un sueldo bajo, una pensión baja, pero no puede bloquearse, amargarse, por ello. Sino que, ve el problema y vive con él, sin darle mayor importancia.

 

 

33. Es poco lo que necesitamos: comida, refugio, vestimenta. Eso ha de ser nuestro gasto primordial. Todo lo demás son vanidades y sus bucles de los que nos enredamos.

 

 

34. Lo que hacemos no es sólo una única decisión personal nuestra. Pues nosotros somos el pasado, que lo hemos heredado mediante el condicionamiento. En una dinámica qué no sabemos cuándo empezó. Es decir, nuestros hijos, descendientes, los estamos condicionando desde la escuela, el ámbito familiar, lo que leemos, nuestra religión, la tendencia política.

El trabajo es ver todo este condicionamiento, cómo opera y se expande, ver qué podemos hacer con él.

 

 

35. Lo más curioso de la mente es que según sus necesidades, de eso mismo ha de hablar, cavilar, especular. Al referirme a la mente, he querido decir la unión del pensamiento con el cuerpo, formando todo una unidad. De manera que las necesidades fisiológicas también alteran y condicionan a la mente.

Por lo que, aunque tengamos que atender debidamente al cuerpo, también hemos de darle la justa importancia de lo que eso significa y afecta a nuestra mente, es decir a nuestra vida.

 

 

36. Cuando alguien tiene que sufrir algún daño, o morir, aunque esté en el cielo, rodeado de santos y dioses, morirá. Pero cuando uno no ha de sufrir ningún mal, ni morir, aunque esté en el infierno, rodeado por todas partes de una cruel guerra, no morirá.

 

 

37. ¿Puede haber bienestar social sin libertad? ¿O van las dos cosas juntas e indivisibles? ¿Si uno vive como un rico, gasta y derrocha, aunque no los sea, es más importante que la libertad?

La ausencia de libertad genera su urgencia. Que los demás que no lo entienden, al no comprenderlo, dicen que son locos los que tienen esa necesidad y urgencia de libertad.

Por eso la mayor lección que hay, para saber lo que les pasa a los otros, es, ponerse en su lugar, pasar por lo que ellos pasan. Desafortunadamente, cosa que pocas personas pueden hacerlo.

 

 

38. Después de todo lo que has dicho, te has olvidado de decir que la libertad, como lo están demostrando, es para ellos lo primero. Ahora el problema es, ¿de qué quieren ellos ser libres? Parece ser, que está muy claro. Por lo que ahora falta saber si esa ansia y urgencia de libertad se la respetarían en Andalucía, en Castilla, etc.

 

 

39. No se ha frenado la corrupción Lo que sucede, es que hasta que se manifieste en toda su magnitud, la corrupción parece no existir -es como si estuviera en su infancia, recién nacida-. Eso ya pasaba cuando la corrupción descubierta en la actualidad, que hace unos años nadie la veía, pues no se la podía ver.

 

 

40. Te has olvidado decir que aman la libertad tanto como la justicia. Cosa que demuestran con todo lo que hacen, está sucediendo. Ahora bien, parece ser que algunos sólo aprueban su libertad cuando va a favor sólo de su dirección, de su corriente. Cosa peligrosa. Pues lo más peligroso, ya que no es de fiar, es un hombre libre.

 

 

41. España está ahí. ¿Qué no la vemos? Tal para cual.

Hora, para ver y comprender, hay que descartar el odio, los celos, la envidia, hacia los que creemos que son nuestros enemigos.

 

 

42. Te has olvidado que en democracia lo que cuenta son los votos que uno tiene para ejercer el poder; para así sacar leyes nuevas y gobernar. Así que, si uno no tiene mayoría absoluta para poder aprobar las leyes que inventa, ese gobierno no sirve para nada. A no ser que encuentre a otro partido, con alguna afinidad política, y se coaligue y le preste sus votos. Siempre a cambio de beneficios, prendas políticas, etc.

 

 

43. Creo que no es así. Un referéndum se supone que se lo define por la respuesta a una pregunta: con un no o un sí. Esto es así, porque lo que se consulta en un referéndum son temas muy importantes. Y por eso, para que no haya confusiones, malos entendidos, para que no se pueda manipular a las personas con complejidades, y la pregunta se vea muy clara y directa, se vota solamente a un tema en particular.

 

 

44. Si queremos la libertad, los otros, aunque los odiemos, también tienen libertad dentro de la ley para hacer lo que crean que más le conviene. ¿Tú qué harías en su sitio, adoptarías el papel de mártir que no se defiende de nada?

 

 

 

45. Otros, millones, dicen justo lo contrario que tú. Dicen que la culpa de todo la tienen tus amigos y simpatizantes políticos. ¿Cómo se arregla eso? Lo has de arreglar tú, pues ese es tu problema. Porque hemos de vivir todos juntos, mezclados, seamos o no afines en la manera de vivir, de encarar la vida cotidiana.