Torni Segarra

Seleccionar página

90. Ves cómo eres un nacionalista centralista fascista español. Si yo fuera votante de Podemos, y estuviera en babia, con solo leer lo que has puesto, no lo votaría. 

Y ese el principal obstáculo de Podemos para convencer a los que quieren la libertad, y al mismo tiempo votarles: las personas como tú, que hay millones en ese partido. Por lo que, hasta que no lo vea no me creeré, lo del proyecto tan liberador de Podemos.

 

91. Aunque todo en la vida es cuestión de suerte, la mente también necesita sus cuidados. Primero que nada, no forzarla ni reprimirla.

Como la mente ha de tener claridad, profundidad, ser sensible, no la hemos de exponer a imágenes macabras, violentas, sádicas, llenas de crueldad, que las personas pueden hacer -no los animales-. Pues esas imágenes actúan como un corrosivo, en el estómago, causándole dolor, tristeza, miedo, depresión, deseos arrebatadores para solucionar los problemas, para cambiarlo todo acompañado de una gran profusión de energía. Ya que el dolor, es el mayor proveedor de energía; es como un dictador que no duda en torturarnos, hacernos rabiar, llorar, con tal de que nos despertemos a la realidad de lo que es la vida. Y ver sus problemas que se suceden unos a otros sin parar, interconectándose; ya que están todos unidos entre sí.

La mente no envejece, si las capacidades intelectuales, la memoria. Su capacidad de ver la verdad -o ver lo negativo- allá donde esté, no la afecta la edad. Salvo que tenga una enfermedad degenerativa mental.

 

92. ¿Puede qué eso que decimos, que los animales sean infinitamente más fieles y agradecidos que las personas, sea debido a que el condicionamiento de los animales es más poderoso que en las personas?

Un perro que vive con las personas, está bajo el mando de su cuidador o su dueño, y por eso lo convierte en el macho alfa, como hacen en las camadas. Y entonces, su vida depende de esa camada y el lugar que ocupa en ella. Por lo que es una máquina perfecta de sumisión y obediencia -entre otras cosas por los castigos físicos que recibe si no respeta la ley de la camada, que es la del macho alfa-. Y de ahí ese apego al dueño o cuidador, porque le da de comer, lo saca a pasear, a que haga sus necesidades, lo cuida, lo mima y acaricia, le da a entender que el lugar donde vive es suyo también. De manera que hace que nos parezca que es mucha entrega, devoción, obediencia, porque nosotros casi nadie ya no lo hace.

Pero no nos olvidemos, detrás de todo está el dolor a los golpes, a los gritos, a los tirones de correa que lleva atada al cuello; y el miedo a la soledad, por sentirse desamparado si desaparece su macho alfa, su jefe.

 

93. Gracias por el ofrecimiento, pero desconfío de todo y de todos, lo cuestiono todo. Así que, he de ser yo mismo el que descubra dónde está lo falso; para descartarlo y lo quede sea lo verdadero.

 

94. Al que todo lo sabe, si le pedimos algo es una ofensa, porque eso quiere decir que desconfiamos de él, de sus poder y sabiduría infinita.

 

95. El matrimonio es un acuerdo, un contrato, en el que se deben de respetar las leyes, escritas y no escritas, para convivir juntos una pareja, ya sea heterosexual o no.

 

96. El evangelio de Jesús, es todo amor. Y en el amor cabe todo, lo que nos gusta y lo que nos disgusta, lo feo y lo bonito, lo lógico o lo ilógico, la totalidad de la vida en todos los ámbitos, términos. Por eso, en el amor no hay una ley que prohíba algo o a alguien. El amor mismo arregla y soluciona todos los problemas de una manera siempre nueva, mágica.

 

97. El deseo o se consigue o se destruye. Porque el deseo, puede ser favorable; pero también puede ser dañino. Pues en ambas posibilidades, el deseo puede ser infinito, sin fin. Y eso si no se entiende, puede hace que actuemos como animales desbocados, como si fueran en una estampida.

 

98. La palabra siempre se ha de usar con prudencia e inteligencia. ¿Cómo podemos saber lo que podremos hacer o no en el futuro, aunque lo prometamos?

 

99. Porque si no hay orden, por muy eficiente que seamos generamos más desorden. Y el desorden lleva al fracaso, a la quiebra, a la anarquía, al colapso, de lo que estamos haciendo, de lo que llevemos entre manos.

 

100. El padre no traerá nada si la ley de la vida no se lo consiente. Un viejo, puede pedirle al padre que lo vuelva joven. Pero esa petición no surgirá efecto. Porque lo más importante y poderoso que hay, es la ley por la que se rige el universo.

 

101. Si es que queremos vivir en el amor, no puede haber leyes, costumbres, patrones, tradiciones. Porque todo eso se opone a la libertad. Y sin libertad no puede haber amor.

Las leyes, las tradiciones, las costumbres, por buenas que nos parezcan, cuando se imponen actúan como si fuera un castigo, una venganza, un resentimiento. Y en todo eso no hay amor.

Todo el problema está en que somos pedigüeños. Y ese pedir, como es molesto para los que han de dar, hace que la relación por estrecha que sea genere división, desorden.

Nosotros queremos crear una manera de vivir de diseño exclusivo para nosotros, pero eso no es posible. Pues la realidad se impone, tiene sus maneras, que nos molestan, desagradan, generan dolor.