Torni Segarra

Seleccionar página

1777. Si los adictos a los espectáculos taurinos, son tan civilizados como los que ya han abolido esos espectáculos crueles, habrá que demostrarlo con hechos, ¿no Miquel?

 

 

 

1778. Todos los que tienen poder se juntan. porque tienen el mismo negocio: mandar. Por eso, el Papa recibe a todos los presidentes, reyes, príncipes, a las autoridades representantes de todas las religiones organizadas. Todos son colegas. Y como el mandar es tan complicado y peligroso, todos colaboran entre sí de una manera o de otra.

 

 

 

1779. Creo que lo que quiere decir Kerkus, es que por mucho que alguien cambie, en el sentido de poner orden en su vida, todo va a seguir igual. Pero el principal problema es generar orden en nuestras vidas. Y eso se puede hacer descartando la división en uno. Pero como eso no puede ser del todo, uno no tiene que hacer otro problema de ese problema, es decir ir más allá de esa división.

Entonces ese orden, sí que afecta a la humanidad, empezando por donde vivimos, en la casa, en las cosas que usamos, en el cuidado de las plantas, en el respeto a los vecinos, a los empleados del supermercado, etc.

 

 

 

1780. Jiddu Krishnamurti decía que, si cinco o seis personas se liberaran de verdad, entonces se podría cambiar a toda la humanidad.

 

 

 

1781. Si lo que haces, lo haces solamente como una inversión, un negocio propio para ti, eso trae malas consecuencias. Pues toda adicción es negativa: tanto al sexo, como a la castidad. Todo dependen de la necesidad y de las posibilidades que tengamos de satisfacerla. En esa armonía, si se puede conseguir, es donde está el orden.

 

 

 

1782. El ego es sufrimiento. Pero, ¿no es este sufrimiento preciso para despertar? Por eso, el dolor es la enseñanza.

 

 

 

1783. ‘Ya me gustaría encontrar lo que se dice "el amor de mi vida", algo que creo que puede existir, y disfrutar de relaciones sexuales que solo expresan el amor mutuo con ella.’

 

El amor de nuestra vida, puede existir; pero puede desaparecer de la noche a la mañana. Toda proyección en el futuro, es ignorancia de lo que es la vida, de lo que somos realmente. Pues todo lo que hacemos, obedece a una necesidad; y en toda necesidad está también el egoísmo, que nosotros para sobrevivir lo hemos legalizado.

 

Por lo que, eso del ‘amor de mi vida’, es otra ilusión; ya que el amor es lo nuevo, lo que está más allá de lo que diga el astuto pensamiento. Todo es o no es, sin tiempo, sin un programa preestablecido; donde todo puede ser o no puede ser.

 

 

 

1784. Pero hay que decir, que por muy santurrones que nos creamos, y nos pongamos, no lo vamos a ser; porque como ya he dicho, detrás de las bonitas palabras, de lo que hacemos que decimos que lo hacemos por los demás, por caridad, etc., ahí está el deseo egoísta de ganancia, ya sea de vanidad, de un beneficio cualquiera.

 

 

 

1785. La cuestión es no ser egoísta, en el sentido estricto de la palabra. No se trata de ser un ‘dadivoso egoísta’. Porque el egoísmo, es divisivo. Y, en el amor no hay posibilidad de estar dividido.

 

 

 

1786. La pregunta es: ¿Puede uno cambiar, dejar para siempre el ego, si todos los demás, que conformamos la mente en su totalidad, no cambian también?