Torni Segarra

Seleccionar página

1787. Siento decirte, que sin prohibir tú no podrías sobrevivir. ¿Quiénes son los que más prohíben? Los que tienen más que perder, es decir los que tienen mucho de todo y están aferrados a ello. Por eso, los que tienen miedo de perder algo, esos no quieren la revolución psicológica.

 

 

 

1788. Hay algo que no te has dado cuenta: que todos esos adjetivos calificativos que has escrito, tú, y todos, también los tenemos; y usamos, si llega un reto que nos perturba, como te ha pasado a ti, en nuestra manera de ser, de actuar al sentirnos heridos. Porque todos participamos de la misma mente; es decir, todos somos básicamente iguales en lo psicológico.

 

 

 

1789. Das la impresión que vienes de otro planeta, pues no te enteras de quiénes son los más corruptos de la Unión Europea. O, es que sí que lo sabes, pero te haces la inocente como hacen todos los ladrones corruptos, que se defienden diciendo que ellos no han robado, o que no se enteraban que estaban robando. Baja de la parra, que ya debes de ser mayorcita.

 

 

 

1790. Traición a todo el sistema democrático, es tener un régimen que tiene una corrupción sistémica; y que aún le sigan votando. ¡Qué falta de inteligencia!

¿Qué futuro les depara a las nuevas generaciones ésta manera tan absurda de vivir, de que los ladrones sigan siendo elegidos, mientras siempre digan que para los servicios sociales, etc., no tienen dinero?

 

 

 

1791. No te das cuenta que el que saca más votos, y dice que gana las elecciones, eso no tiene ningún valor real para mandar. Pues, para mandar, se necesita una mayoría absoluta en el Congreso de Diputados. De tal manera, que si varios partidos son perdedores y se juntan pueden sumar una mayoría absoluta. Y eso es la democracia, viva, fresca, igualitaria.

Ahora vienen los ignorantes egoístas, que cuando ellos se benefician, encuentran adecuado el sistema, pero cuando pierden braman como las bestias.

 

 

 

1792. Pero si el problema es de la social democracia de toda Europa, que se ha quedado sin ideario; ya que, se han hecho demasiado amigos de los poderosos, de la banca, de los empresarios, de los reyes, del Papa, demasiado nacionalistas centralistas fanáticos, etc.

Y así, es preciso que los que quieren que todo cambie, escupan a la social democracia; y van en busca de la autenticidad, de lo fresco, de lo nuevo, de los jóvenes, de los humanistas, que aún no son carcas viejos con todas sus miserias.

 

 

 

1793. Athan. Lo diré de otra manera: ¿Podemos estar siempre atentos -con atención total, absoluta-, que es de la manera que la mente se sale de toda mundanalidad, del ego, del ‘yo’? 

No puede. Porque las demás mentes que están conectadas con nosotros están condicionadas para estar inatentas -tienen miedo, buscan seguridad, son vanidosas, arrogantes, distraídas, egoístas, etc.-, que es el mismo condicionamiento que tenemos cada uno de nosotros. Y por eso, cuando me doy cuenta de que estoy inatento es cuando vuelvo a estar atento. Eso es lo máximo que podemos hacer.

 

 

 

1794. Por eso, ojos no ven -el que no sabe o no se entera- corazón que no sufre.

 

 

 

1795. ¿Es qué uno no puede argumentar la ausencia a un acto de sumisión al que se dice que es el jefe, con su parafernalia, por tener que atender a asuntos propios, personales? ¿Es que esos actos son como una liturgia fanática religiosa, dogmática, con precepto de asistencia, sino será como un pecado, una grave falta que hay que castigar? 

Todo eso parece como si estuviéramos viviendo todavía en la Edad de Piedra.