Torni Segarra

Seleccionar página

528. Entérense bien, que personas serias dicen que la prisión ha sido una pasada. Que toda la trama explicada, no interpretada subjetivamente, se refiere al terrorismo negativamente.

Puede que, desde ahí en Madrid, tan lleno de confusión y corrupción, estén más temerosos de los peligros que la vida nos pueda traer. Y, entonces ven enemigos y peligros por todas partes. Por lo que, han de descargar su ira, su rabia, sus miedos, contra las más indefensos. Metiendo en prisión a un par de titiriteros; pidiendo la dimisión del concejal de cultura, ante una pifia infantil. Teniendo como tienen la basura escondida por todos lados; los ladrones corruptos que van por la calle, disfrutando de todo lo robado.

Todo eso, parece que sea una broma, pero desafortunadamente es la realidad.

 

529. La vida es la cosa más fascinante que hay, porque nunca la podrás acusar, calificar de que es mala o que es buena. Es una combinación de ambas situaciones; y por eso, hay que tener serenidad cuando nos llegan los retos para no emitir un juicio, que ha de ser incorrecto por incompleto, falso.

 

530. No hace falta que ningún dios todopoderoso nos bendiga, él tiene que hacer que se haga realidad nuestra felicidad ahora, sin que nosotros le pidamos nada, ya que él todo lo sabe. Entonces, si fuera así, sí que sería un dios todopoderoso.

 

531. La vida es ser consciente, percibir lo que sucede, y responder. De manera que, si tengo hambre, como; si tengo sed, bebo; si tengo sueño, duermo.

 

532. Todo eso -y mucho más- ha sido inventado por unas mentes de unas personas, para dominar a otras personas; sobre todo, a las más sencillas, vulnerables, ignorantes, desesperadas. Es decir, todo es una creencia; que sólo tiene el valor del condicionamiento a esa creencia.

Todo está vacío, si no creemos en nada. Pero es ahí, en ese vacío y en esa nada, donde todo se encuentra: la compasión, el amor.

 

533. Siento decirte, que en la vida sólo existe la inseguridad en todos los ámbitos: de manera que nada ni nadie nos puede dar seguridad. No sabemos si en otra dimensión, en otros mundos en los que nosotros pudiéramos sobrevivir, habrá seguridad.

Pues la seguridad quiere decir que somos invulnerables a todo lo malo; lo que quiere decir que no nos deterioraríamos, no moriríamos, seríamos eternos.

Pero mientras tanto, aquí estamos con la inseguridad que nos acecha hasta que perezcamos.

 

534. No alucinemos; todo lo que hacemos para bien de una persona, un animal, toda la naturaleza, es para que haya orden en nuestras vidas. El único trabajo que hay que hacer es descartar el desorden; y eso sólo se consigue con compasión y amor por todo lo que existe.

 

535. Al cuerpo y sus quejas, hay que atenderlo adecuadamente. Pero hay un momento en que el cuerpo se hace caprichoso, quejoso, siempre requiriendo algo, y en ese momento darnos cuenta de que ya no es el cuerpo el que está actuando solo, sino que es la mente la que lo está perturbando; ya que es ella, la que está perturbada.

 

536. La foto nos muestra una imagen que parece imposible para el rebeco poder moverse. Pero también puede ser que por la pericia del fotógrafo nos muestre la instantánea más dramática que lo que es; ya que puede detrás de la roca haber un gran llano o espacio.

 

537. La felicidad llega cuando estás en la nada -no eres nada ni nadie-, sin darte cuenta. Pero entonces, somos realmente auténticos, verdaderos; felices, más aún, más allá de lo que esa palabra pretende decir, comunicar.

 

538. Hay unos que siempre han tenido más poder y autoridad: los ricos, la derecha. Y, cada vez que tienen que demostrar que son verdaderamente demócratas, modernos, cosmopolitas, amantes de la igualdad y el respeto, se les ve que quieren volver cien años atrás para tener más ventajas aún.

No pueden con ese estigma de clase que tienen. En realidad, es que son más egoístas, porque necesitan tantas cosas superficiales, banales, caprichosas, que corren sin parar para recoger todo el dinero que necesitan para vivir de esa manera tan banal, tan superficial, con tanta vanidad. Sin darse cuenta todo el sufrimiento y el dolor que generan, por lo que son indiferentes, indolentes, pasotas insensibles, vulgares.

 

539. Odia el robo junto con la injusticia, ama el derecho, pero todo un dios no puede solucionar los problemas. Ya que sus criaturas, que él ha creado, no pueden vivir de esa manera.

 

540. Los hechos son los hechos, lo más importante. Lo demás, son fantasías, querer sin poder.

 

541. Lo importante no son ‘nuestros’ pensamientos; lo importante es lo que hacemos, cómo vivimos, cómo tratamos a las personas que conviven con nosotros, nuestros vecinos, los compañeros en el trabajo.

 

542. Y por eso los muerden, porque pueden. Ahora el problema está en que las serpientes no puedan morder a los descalzos. ¿Qué haremos seguiremos hablando, escribiendo, sin parar, sin cambiar nuestra manera corrupta e inmoral de vivir?

 

543. Los milagros son cosa del universo, y son inescrutables. Pero decimos que los milagros son cosa del amor de alguien. Cuando en realidad, no ha habido ni hay nadie que pueda hacer un milagro por sí mismo. Pues, el ‘milagro’ está en que en el momento que acaece, allí está el que dicen que es el hacedor; cuando en realidad sólo es un testigo. Luego, el testigo se lo apropia y empieza la explotación de los seguidores, inocentes e ignorantes, supersticiosos creyentes.

 

544. Nunca la culpa de lo que sucede en una relación es de una sola persona. Pues la vida es relación, convivencia, de manera que es preciso estar relacionado. Y uno ha de transformar la realidad, yendo más allá de lo que es, de lo que está sucediendo. La relación, sea con quien sea, ha de estar sustentada en la compasión, en el amor.

 

545. El problema no es encontrar lo que nadie ha visto ni encontrado, pues eso siempre estaba ahí. El problema es encontrarlo, ya que no se puede comprar, pedir ni desear. En realidad, es como un regalo, una dación, del universo.