Torni Segarra

Seleccionar página

2449. ‘Da siempre lo mejor de ti, y lo mejor vendrá’.

 

Lo mejor no, lo menos malo. Porque en toda acción lleva consigo su parte buena para unos que los beneficia y mala para los que perjudica.

 

 

2450. ‘Ayúdame dios. Necesito verme como tú me ves’.

No lo sabrás, porque ese dios tuyo es una ilusión.

 

 

2451. ‘Por más silenciosas que sean tus lágrimas dios las escucha’.

Hay que ver cómo nos gusta depender de otro. Si dios escuchara nuestras lágrimas y lo resolviera, esto sería el paraíso. Pero ni hay paraíso ni hay dios que nos escuche.

 

 

2452. ‘Dios no mira como mira el hombre. Por eso, te escogió a ti para grandes propósitos’.

Eso quiere decir que todo lo que haga dios -consienta o no quiera, prohíba- no lo vamos a poder comprender. Entonces, esa relación con ese dios es como leer un libro de matemáticas que no podemos comprender.

 

 

2453. ‘Dios busca obediencia, no sólo buenas intenciones’.

La obediencia tiene sentido si la acompaña la inteligencia y sabiduría; de lo contrario nos volveríamos como robots programados.

 

 

2454. ‘Perdóname dios’.

A dios no hace falta pedirle perdón, pues él lo sabe todo: tus necesidades, tus miserias, tus miedos, tus placeres que te alteran al ir en pos de ellos, tu pobreza y vulnerabilidad, tu imperfección y maldad.

 

 

2455. ‘No maldigas por lo que te hicieron, da gracias a dios por haberte mostrado la realidad de todo’.

Cuando uno cree en un dios -o los dioses-, le sucede lo mismo que cuando alguien se enamora de una persona: todo lo que hace parece perfecto, si no lo es se lo justifica, incluso se carga con su culpa. Es un estado perfecto; pero que no admite crítica ni cuestionamiento; sólo se necesita la fe increbrantable.

 

 

2456. ‘Dios no te hubiera dado la capacidad de soñar sin darte también la posibilidad de convertir tus sueños en realidad’.

Confundir el pensamiento, la mente, con dios es lo más peligroso. Pues, la mente puede entrar dentro del ámbito de los conflictos, diputas, de la brutalidad, la crueldad, la violencia y los asesinatos. ¿No ven que los que matan, y han matado en el pasado en guerras, invasiones, etc., invocan para ello la voluntad de dios para hacerlo?

 

 

2457. ¿Adónde queremos ir a parar, a que haya más democracia, más respeto para todos, o a las antiguallas, carcas y su facherío, de castas, racistas?

El respeto a todos es la igualdad de todos, sean quienes sean, Todo lo demás, es el imperio, el negocio de las mentiras, de la fuerza bruta, del clan que calla lo negativo que es evidente por una prebenda, un beneficio económico, material.

Y ahí, es donde empieza el bucle de la corrupción e inmoralidad, ya que hay un exceso de autoridad, donde todos callan, ni cuestionan, para que esa autoridad prosiga, pueda ser.

 

 

2458. ¿Las normas estúpidas, el boato, las bufonadas, el marcar el terreno haciéndonos exclusivos, racistas, también?

 

 

2459. ¿Cómo es posible que en una sociedad híper comunicada, que se sabe todo lo que sucede al instante, pueda haber un lugar, una finca con animales abandonados, maltratados, sin ser atendidos, con peligro para sus vidas? ¿Es que todos los que viven en ese lugar, también están ciegos, ya que no ven todo el desorden, el caos, que hay allí? O, ¿es que vamos tan deprisa detrás de lo nuestro, que es nuestro interés, que es como un negocio cualquiera, y no podemos percibir ni percatarnos de lo que está sucediendo?

 

 

2460. ‘Profanar los símbolos religiosos ofende a las personas’. Pero ir contra la ley, el orden preciso para que no se produzcan agravios, injusticias que generan profanaciones, etc., eso una ofensa a toda la humanidad; ya que incrementa la confusión y con ello el sufrimiento y el dolor.

 

 

2461. Dice el ministro: Que votar a Trump, ‘Son soluciones heterodoxas que resultan de votar a cualquier cosa menos a lo que hay’. Y, ¿qué es lo que hay, si unos por otros todos ayudan a que todo prosiga igual como siempre. Ahí están las monarquías del golfo, encariñadas con los terroristas jihadistas, que les ayudan en todo lo que pueden para que prosigan en su lucha para hacer a todo el mundo musulmán. pero que los occidentales les venden armamento, les pasan la mano por la espalda como si fueran sus señores.

Entonces, ¿de qué políticos hablamos, de marrulleros, del sálvese quien pueda, o de alguien que entre en ese drama que es el vivir en esta tierra e ir a la raíz de su solución?