Torni Segarra

Seleccionar página

546. El condicionamiento, que no es real sino un invento, es lo que nos hace ser como somos.

 

547. La creencia, la lucha, no es lo que dios quiere de nosotros. Pues los dioses no hablan ni dicen nada, ya que son un invento de nosotros. Nosotros hemos de comprender, que, para querer siempre vencer, para triunfar, lograr nuestro sueño, hemos de ser brutales, crueles, violentos.

 

548. La violencia es el palpito, el motor de la vida, para poder vivir. ¿Cómo viviría un tigre sin violencia para defender su territorio, donde tiene la comida?

Nosotros también tenemos que alimentarnos para poder sobrevivir; y eso, también quiere decir matar, ser violento. Eso es lo básico, la violencia común a todo ser viviente.

El problema de la violencia de las personas, es que la usamos en un sentido psicológico, inventando ideas, coaliciones, bloques, alianzas para ser poderoso y tener acceso a todo lo que necesitamos para sobre vivir, empezando por los alimentos, ropa, albergue, máquinas y todo lo que nos ayuda a hacer la vida menos dura y desgarradora.

Una vez establecido este patrón, los otros, la otra tribu, el otro clan familiar, etc., también hacen lo mismo. Por lo que queda, es comprender lo que es necesario y lo que no. Tenemos alimento para toda la humanidad, pero millones pasan hambre; y otros mueren debilitados y miserablemente por falta de alimento; tenemos de sobra de todo, dinero, casas, máquinas, toda clase de caprichos, toda clase de objetos que no respetamos y destruimos como si fueran de usar y tirar.

De manera que, teniendo de todo para todos, para toda la humanidad entera, sólo unos pocos son los que tienen de todo. Y una inmensa mayoría vive en la precariedad, en la pobreza. Por lo que se generan agravios, injusticias, se genera dolor y sufrimiento a causa de la mala gestión de lo necesario para vivir, sobrevivir. Y desde ahí nace la división, el conflicto, la contienda, la violencia, las matanzas en masa de las guerras.

 

549. Los demás quieren que seamos cooperantes con ellos, que miremos en su misma dirección, que los amemos y les toleremos todo lo que hacen; en fin, que los comprendamos. Pero el problema está en que eso mismo es lo que todos queremos: comprensión por todo lo que hacemos, todo lo que nos pasa, por la situación en que nos encontramos. Por tanto, es uno el que tiene que empezar a comprender por qué cada uno es como es, vive de la manera que vive. Y para eso, sólo necesitamos amor, que es compasión por la vida, por todos nosotros, todo lo que existe.

 

550. El amor no puede morir porque es lo eterno, forma parte de la eternidad. Es decir, el amor es sin tiempo, pues es la nada sin causa.

La cuestión es, ¿cómo se originó el amor, es un invento de los hombres o ya nacemos con esa necesidad de sentir, vivir el amor? Es decir, ¿es el amor como la conciencia que todos tenemos y no sabemos qué es lo que la produce, para no ser como una piedra, el agua, los minerales? El amor es la nada. Y la nada no tiene explicación posible.

 

551. Cuando el egotismo, la vanidad, la actividad del ego, del ‘yo’, cesa es cuando somos libres; somos sin imagen, vemos a los demás como a nosotros; y entonces, sucede la armonía del amor, que es la total libertad.

 

552. Para que la paz sea no ha de haber la división entre lo interno y externo. Porque si existe esa división, también existe el conflicto. Que al exteriorizarse va a generar la sociedad en que vivimos: siempre luchando, peleando por vencer en el trabajo, en el deporte, en la política, en la religión, compitiendo con los vecinos, los amigos, en todos los ámbitos.

La paz es, ver y comprender todo el peligro que es está manera de vivir divisiva, competitiva, ya que nos hace crueles, brutales, con todo el daño que nos hacemos mutuamente. Y, tal vez, cuando sentimos ese dolor y su crueldad, que nos lleva al borde de la mente, del abismo, que la paz llega sencillamente; ya que la mente se ha vaciado de todo deseo del ‘yo’, del egoísmo, sin miedo a nada ni a nadie.

 

553. ¿Por qué esperar si es un deseo como otro que nos altera y nos trae el conflicto? El amor no espera nada ni a nadie, todo sucede sin que intervengan los deseos, las pasiones, las urgencias o las resistencias. El amor tiene la misma armonía que la flor que se abre en el atardecer o en la mañana para recibir la luz y la energía.

 

554. Por eso todo el trabajo está en uno. Si uno pone orden en su vida, está poniendo orden en el lugar donde vive, y en toda la tierra, está poniendo orden en toda la humanidad; lo quieran o no, sean conscientes o no.

 

555. El amor es una necesidad, que no actúa de la misma manera que la necesidad. Ve la necesidad, pero está quieto, atento a todo, pero sin ningún deseo. Y, es en este proceso, sin reprimirlo, sin querer cambiarlo, sin tocarlo, que el amor llega.

 

556. Si ahora, después de todos los retos que hemos recibido, estamos aquí, es por un capricho de la vida, por la suerte, o por algo inescrutable. Pero eso, ¿qué nos importa? Lo que cuenta es ser consciente de lo negativo y descartarlo.

 

557. La belleza reproducida -foto, narración, vídeo, pintura, etc.-, es una combinación del lugar, de la persona que la presenta, para que gocen de ella, y de la persona que observa todo el trabajo. Ha de haber un nexo de unión, una comunión, entre el lugar donde se realiza, el autor y el espectador que lo ve.

 

558. Quieren comerse la carne pero que no tenga hueso. ¿Eso puede ser, puede tener sentido verdadero? En la vida todo va en lotes, todo está unido. De manera que, si tú usas a unas personas, que explotas, les vendes lo que fábricas, etc., tienes el compromiso con ellos a la hora de ayudarles en sus necesidades urgentes.

Todo eso dicho técnicamente. Pero hay otra obligación humana, moral, la de la compasión y el amor. Si es que como decimos y queremos demostrar que estamos comprometidos y respetamos los derechos humanos.

 

559. Buenos días Carmen. Gracias por tus palabras.

El mensaje, si quieres decir oculto, es el de la dignidad que todo ser humano tiene. Y como a máxima expresión, como resultado es la libertad. Ya que la libertad es amor.

 

560. No. No es posible. El pasado está registrado en nuestro cerebro, como lo tiene registrado el ordenador todo lo que sucede en él, que incluye a las heridas, el dolor que hemos padecido, todas las cosas bonitas y feas. Y es ese pasado el que tenemos que gestionar de manera que no se interponga con el presente.

¿Qué voy a hacer pues si ese pasado tan viejo como un millón de años vuelve recurrentemente y se impone al presente, al ahora, generando todo el desorden que es el que tenemos en nuestras vidas? Hemos de amar a ese pasado, no reprimirlo ni huir de él, ni querer cambiarlo, solamente estar con él, mirarlo, observarlo, y así comprenderlo, pues él nos contará su secreto.

 

561. La vida tiene sus maneras, sus leyes, y una de ellas es que todo lo que es se tiene que deteriorar y desaparecer. Formando todo un proceso de unidad donde el perecer, el transformarse, el volver a formarse en otra cosa, es toda la base del universo. Es decir, la materia, la energía, ni se crea ni se destruye, sino que se transforma.

 

562. Se puede llamar ‘dios de la sabiduría’ al que inspira una civilización que se gasta una fortuna -y vidas humanas-, construyéndose la máxima autoridad una tumba monumental, que duraba su construcción cien años, para ser enterrado allí con sus joyas, tesoros, etc.

¿Nos imaginamos ahora que hiciera algún loco algo igual o parecido? Le diríamos que ese dinero se podría invertir en enseñar a leer y a escribir, a tener conocimientos adecuados para poder atender a nuestras vidas de cada día; en invertir en servicios sociales de atención a los menos afortunados.

La sabiduría nada tiene que ver con el progreso material, científico, técnico; la sabiduría es el resultado de la aplicación en todos los actos de la compasión y el amor. Lo material que salga, será la consecuencia de ese orden que es amor.