Torni Segarra

Seleccionar página

2162. Este mundo en que vivimos, tan ordenado, limpio, feliz, tiene justo al lado un lugar sucio, lleno de miseria, donde se vive el viejo drama de la vida: para vivir, sobrevivir unos, han de hacer algo, que revuelve las entrañas, para conseguirlo: venderse el cuerpo unas mujeres menores, de 14 a 16 años, donde al día pueden tener 25, 30 o 40 encuentros sexuales, citas, con hombres. Ellas dicen, que lo hacen para ayudar en sus casas, para algún familiar, o para sobrevivir. 

Lo más curioso es que esos lugares son impermeables a las autoridades, por lo que el drama se hace más estremecedor, lleno de indignidad, por la explotación que los proxenetas hacen de esas jóvenes y bellas mujeres.

Es verdad que Bolivia no es Europa; que las mujeres hacen un servicio que puede ser incluso terapéutico, pero ¿nadie puede hacer nada para que esa indignidad y explotación, brutal, cruel, sea al menos controlada? Al menos, en el aspecto higiénico, sanitario, seguridad e independencia física.

 

 

2163. En esa libertad que se han amparado para hacer todo lo que han hecho -la guerra sucia informativa-, publicar las falsedades para impedir lo más sagrado que hay, la libertad, es donde se demuestra el absurdo y el sin sentido de querer imponer el nacionalismo centralista facha español. Que es el mismo nacionalismo, directo heredero del general dictador fascista, que gobernó durante cuarenta años su dictadura militar. Reprimiendo por todos los medios, la libertad de las autonomías -naciones-, sus lenguas, etc.; hasta el extremo que generó el nacimiento de ETA, grupo terrorista que defendía la libertad del País Vasco.

Creo que la lección ha sido dolorosa, para unos más que otros; por lo que hay que recordar que lo más sagrado que hay es la libertad -libertad es lo mismo que el amor-, de manera que esa libertad tenga su preciso recorrido para que su cauce sea lo menos dolorosa para todos.

 

 

2164. No es tarde. Porque el pasado está muerto. Y la libertad siempre puede ser. Depende de los que vivamos en ese momento en que la libertad está de parto para llegar, si sabemos vivir con orden -que es respeto a los demás- o no. Y ese orden, ese respeto, esa ausencia de agravios e injusticias, es la libertad, la patria de la libertad.

 

 

2165. Los que quieren un modelo de educación ideologizado, regresivo y discriminatorio, se han quitado el pañuelo de la cara, de manera que se puede ver cuál es su ideal de vida, de sociedad. Por eso, para buen entendedor con pocas palabras basta.

 

 

2166. Hay un problema para los hombres: la igualdad no existe. Y a partir de aquí ya todo queda trastocado. Porque queremos que haya igualdad para todos; pero la realidad, los hechos son como son y no como me gustaría que fueran.

Así que la igualdad es cosa de cada cual, como el ser autoritario, egoísta, brutal, cruel. Por eso, sólo podemos ser compasivos, además de tener leyes correctoras, con los menos afortunados. Pues cada uno de nosotros es un retrón, un menos afortunado con respecto a otros -los que tienen poca información, los que tienen poco cuerpo, los que tienen poca memoria, los que tienen menos belleza convencional, todos son menos afortunados que los que tienen más-. Por lo que por arriba y por abajo, siempre habrá alguien con privilegios y con discapacidad, retrones. Sólo nos falta que seamos sensibles, no indolentes, e indiferentes, con compasión por todos los demás.

 

 

2167. Si suben los impuestos eso es una buena noticia, pues cuanto menos dinero haya en ‘caja’ menos podrán robarlo los fachas, carcas, ladrones corruptos. Esos millones y millones que han robado y roban los fachas, es posible porque los tenían; de manera que, si se los hubieran cobrado mediante, en modo de impuestos, esos millones ahora estarían en el país -y no escondidos en paraísos fiscales, etc.- para solucionar los problemas de todos, en especial de los menos afortunados.

 

 

2168. A los viejos ya sabemos cómo son: ladrones, corruptos, inmorales, generadores de desorden y anarquía. Los nuevos, digas lo que digas, hasta que no pase un tiempo no se podrá saber de qué van, cuál es el resultado de su acción, de lo que hacen, de que son capaces o no.

Pues, puede que tu condicionamiento, te esté obsesionando y te confunde, de manera que no puedas ver claramente. Por lo que, hay que dejar pasar un tiempo y ver cuáles son los resultados de esos políticos que tú al parecer no te tragas, te son antipáticos, los detestas.

Para que venga lo nuevo, hemos de morir a lo viejo que siempre es el pasado, que está muerto y ya no sirve para la vida, que es acción y cambio constante a cada instante. Nosotros no queremos esa manera de vivir con tanta pasión y energía, nos hacemos acomodaticios, aburguesados, conservadores miedosos, buscando la seguridad en cada cosa que hacemos. Pero la realidad, la de la vida verdadera, no es esa. La realidad, es que sólo existe la absoluta y total inseguridad. Por lo que, ir contra ello es una pérdida de tiempo, energía, pues nos hace vivir en conflicto entre lo que yo quiero y esa realidad que es incambiable.

 

 

2169. Pareces irritado, y tus palabras rebosan de odio, porque los que no son los tuyos se han atrevido a encararse con los hechos, han cogido el toro por los cuernos. Los tuyos, que están colapsados por corruptos, ladrones, que creen que son especiales como los aristócratas, los reyes, los príncipes, que creen que pueden hacer de todo lo que les dé la gana -en su borrachera de poder-, ¿pueden ofrecer algo nuevo que no sea eso mismo que han hecho, robar, quebrantar el estado de derecho, la legalidad, envalentonarse aún más todavía para que en su desgracia hacer más fechorías, más maldad e infortunio?

Puede que tu condicionamiento no te deje ver la magnitud del problema de los tuyos; pero si eres afortunado y pudieras ver más allá de lo que ellos, la prensa, televisión, radio, etc., afines, domesticadas, colaboradoras por sus negocios y beneficios, quieren que veas y te enteres, verías lo que han hecho, verías que es un cartel, curriculum, impresentable, que da espanto, por la basura y la magnitud del quebranto de la legalidad, del estado de derecho.

 

 

2170. ¿Por qué el estado de derecho, todo un Tribunal Constitucional, el gobierno, están en contra de una ley que permita que las familias más vulnerables, en su precariedad, pobreza, infortunio, estar en el paro, cobrar un sueldo como una limosna, los mini jobs de horas semanales, no tengan problemas para poder calentarse en invierno, y les cortan el suministro eléctrico, facilitándoles la manera de pagar el gasto?

La ley ante el sufrimiento y el dolor no tiene ningún valor, ni sentido ni significado verdadero alguno. Cuando la ley, los que la inventan y los que la ejecutan, generan sufrimiento, dolor, lo consienten, entonces a pesar de los problemas hay unos que no le hacen caso. Pueden surgir problemas, pero eso no les importa; pues su sensibilidad, su humanismo, su compasión y amor, por los menos afortunados, les compensa las molestias que los insensibles, burocratizados, que están enloquecidos con sus ideas, planes, leyes, de manera que no ven, ni por su desgracia sienten, el sufrimiento, el dolor, el tormento de pasar frío en el crudo invierno, habiendo como hay solución.

Le dijo el gato a la rata, que la tenía en su boca, entre los dientes: ‘Ten paciencia’.