Torni Segarra

Seleccionar página

1072. El presente es el resultado del pasado; el futuro es el resultado del presente; pero no sabemos nada del principio de todo. Por tanto, nosotros podemos no ser responsables de nada. 

 

 

1073. Ni del pensamiento ni del corazón ni de la mente, ni del espíritu, nos podemos fiar. Pues la mente tiene la capacidad de inventar todo lo que cree que le conviene.

Lo verdadero, lo nuevo, no ha sido tocado por nadie ni por nada.

 

 

1074. Eso se refiere al sufrimiento psicológico. Pero el sufrimiento físico, eso sí que no lo podemos controlar; y por eso, recurrimos a los fármacos.

 

 

1075. ¿Por qué llorar mientras voy andando, si otros ríen y no tienen pies?

Y los ciegos canturrean paseando justo al lado de una pendiente toda verde con almendros floridos, con olivos milenarios que los acompañan; con los pájaros que se deleitan por allí. El ciego, no le importaba lo de fuera, sino lo de dentro, los que pasaban junto a él, que no veía. Pero nada perturbaba su felicidad, mañanera, un tanto desafiante.

 

 

1076. Para ver lo que son las cosas, las situaciones, las personas, en realidad, ha de haber un contacto directo. Uno no puede saber lo que tú eres en realidad, superficialmente, ya que en esencia todos somos iguales, lo mismo, hasta que no hay un contacto directo. Es como si comprarás unos pantalones por internet, hasta que no los tocas, los ves, te los pones, nunca sabrás en realidad eso que es verdaderamente.

Por otra parte, uno ha de poder mirar, ver, observar en todas direcciones; de lo contrario, no habrá libertad. Y, para que haya amor, ha de haber libertad.

 

 

1077. De la única manera que el hombre no puede ser neurótico, es volverse como un animal, donde se vive sin saber lo que es el bien y el mal, lo que es el dolor del otro. Pero, como eso no puede ser, porque uno o nace humano o nace animal.

De manera que, sí; el hombre nace neurótico. El animal, no nace neurótico, porque ellos no saben lo que es la compasión.

 

 

1078. Pero, sin la traición de Judas, el proceso contra Jesús no hubiera podido ser; perdiendo todo ese apartado de sangre, dolor, crueldad, violencia, muerte, que tanto atrae morbosamente a las personas, superficiales, supersticiosas, ignorantes; ni las profecías se habrían cumplido a pie de la letra.

Así que, Judas tal vez fue, sin pretenderlo, como un especialista en marketing, que vio toda la jugada si detenían a su maestro, etc., Tal cual pasa ahora, cuando la historia de un personaje es más aventurera, complicada, es maltratada por el establishment, muerta al estilo de la época, las personas sencillas más le adoran.

¿No ven las camisetas veraniegas con el rostro del guerrillero Che Guevara, defensor y favorable de los pobres para que vivieran una vida más digna, menos humillados, explotados, después de ser asesinado hace casi cincuenta años?

Por otra, parte Jesús podría, como sabía de la profecía de su pasión y muerte, haber salido de ese huaracan que era el enfrentarse a el Sanedrín y a todo un Imperio Romano.

No estamos juzgando el pasado, ya que eso es absurdo, una tontería; pues el pasado está muerto. Y nadie, en realidad puede saber todo lo que aconteció, si aconteció y cómo aconteció.

 

 

1079. No existe ni lo bueno ni lo malo. Lo que tenemos es la percepción de los retos que nos llegan y su aceptación, comprensión. Y nada más; pero si no hay esa total aceptación por medio de la comprensión de lo que es la realidad, la vida, volverá lo bueno y lo malo, el mal y el bien, la dualidad, el conflicto, la violencia, la guerra.

 

 

1080. La frustración genera el mal genio y todo lo que le sigue. Y la terquedad, el orgullo del ego, del ‘yo’, es lo que nos hace que continuemos con ellos sin poder salir.

 

 

1081. Por eso hay que dejar a la mente que se vacíe: ver cada pensamiento, sin reprimirlo ni alentarlo, sin huir. Pues es el pensamiento el que juzga el pasado y quiere adivinar el futuro.

 

 

1082. En el ámbito psicológico no hay maduración, elevación, profundización. Es como cuando tenemos diez años y tenemos la capacidad de ver la belleza que hay en una flor, una hormiga, un pájaro y eso sigue durante toda la vida.

 

 

1083. La ausencia de los prejuicios no es cosa de la educación, si no de la comprensión que se genera al observarlos con atención total, profunda.

 

 

1084. La comprensión también calma el dolor del alma. La comprensión de algo es como un despertar de la conciencia que lleva consigo la inteligencia y el fin de los problemas; que, aunque siguen estando ahí, no nos molestan. Esto sucede como un capricho, una dación de la vida.

 

 

1085. Así es como debe ser. Pues, ¿dónde hay esfuerzo, forzar a alguien a hacer algo que no quiere, puede haber amor? Por eso, cada uno que haga lo que tenga que hacer.