Torni Segarra

Seleccionar página

633. El problema no es lo que queremos hacer, sino lo que podemos hacer. Cuando uno vive en la Edad de Piedra, como los indios de América cuando los invadieron los europeos, todo allí parecía muy fácil. Pero no lo era. Pero según algunos dicen, que los indios vivían allí felices, cosa que cuestiono porque las diferentes tribus estaban en guerra, se raptaban a las mujeres, etc.; dejaban solos a los viejos y se morían de hambre, frío, etc.; cuando se desplazaban como lo hacían cada temporada, si uno se rompía una pierna y no podía andar, ¿qué pasaba con él? ¿Lo llevarían quinientos kilómetros a la espalda sus compañeros, o lo dejarían allí a su suerte?

Si un indio, se acostumbrará a vivir con ascensores, agua caliente, calefacción, aire acondicionado, coches, los supermercados repletos de comida de todo el mundo, los celulares, etc., ¿lo rechazaría para irse a vivir como vivían sus tatarabuelos?

Decir una cosa no es lo mismo que hacerla un hecho. Todos somos iguales, los salvajes en el momento que tocan la civilización, ya no pueden dejar de vivir con ella. ¿El precio de la civilización? Esa pregunta se la harían ya hace cien mil años, cuando se hicieron agricultores los que entonces vivían; dejando la caza y el nomadismo. Y desde entonces no hemos parado.

Hacia dónde vamos, quien lo sabe. La necesidad se hace ley. Y siempre hay unos que salen perjudicados. Por lo que hay que vivir.

 

 

634. Al primero que hemos de amar es a uno mismo, a nosotros, y a los que maltratamos, pisamos, explotamos, y matamos, cada día, cada instante.

 

 

 

635. Si cuando estoy hambriento llamó a alguien que también lo está, ¿el problema no se hace más grande, complicado?

Pongamos, que cinco tenemos hambre y nos vienen quinientos hambrientos para que les demos de comer, ¿eso no generará más desorden, más confusión y caos, entre los que estamos hambrientos? La multitud, ¿no lleva en sí el desorden?

 

 

636. ¿Fue lo que querías; o fue lo que tenías que hacer? Cuando hacemos algo, alguna cosa sea agradable o no, ¿estamos seguros de que es nuestra decisión lo que nos hace actuar o es el entorno, el ambiente, nuestro condicionamiento, el que hace lo necesario para que actuemos?

 

 

637. Toda regla y patrón, nos lleva al pasado, que es lo conocido, que nos divide del presente, del ahora. Entrando en conflicto entre lo que quiero, el método, la norma, el patrón, y la realidad que es lo nuevo, lo que está más allá de planes, conceptos, estrategias ganancieras.

 

 

638. No es tan fácil ser feliz en este mundo de infelicidad. Pongamos que tú vives en una casa con diez personas más. Todas, menos tú, tienen problemas económicos, sociales, de salud, ¿puedes tú ser completamente feliz, jovial, rejuvenecido?

 

 

639. Aunque en esencia el mismo drama tiene un ego pequeño, mediano, como grande. Es como la violencia, que las formas e intensidad no altera el producto: sufrimiento, dolor, crueldad, locura que retroalimenta la violencia, y su dinámica: hasta el agotamiento de una de las partes; o de las dos, si es que ninguna quiere vencer ni derrotar al otro.

 

 

640. La conciencia, la percepción, la vista, el oído, el tacto, el gusto, y las infinitas combinaciones experimentales, todo eso es generador de energía. Es decir, que, si vemos un árbol, somos conscientes de él, lo percibimos, automáticamente le transmitimos energía, al igual que él a nosotros. Y, eso mismo, pasa también con las personas; independientemente, que sea la energía negativa o positiva.

 

 

641. Todavía no te has dado cuenta que el volumen del mundo, es la voz de los dioses. Como todo está unido, lo que vive dividido, fragmentado, vive en desorden. Aunque, está dentro del orden del Universo. Que es tanto el caos, como el orden. Nosotros le tenemos miedo al caos -un terremoto, un huracán, una matanza en masa, la guerra, etc.-, pero sin el caos no hay orden; y sin orden no hay caos.

 

 

642. ¿No nos hemos dado cuenta que el esfuerzo, forzar a alguien, nos hace brutales, crueles, violentos? Los campeones que se alzan con la victoria, también son los más crueles, pues derrotan con esfuerzo, al que también quiere derrotar, pero no puede, al que le ha vencido. Lo que quiere decir que todos pisamos la misma tierra de dolor, de sufrimiento, con algunos momentos de belleza. Y que estamos solos y nadie nos puede ayudar. Solo uno es el que ha de ser capaz de descubrir lo faso, lo negativo y descartarlo.

 

 

643. Si fuéramos afortunados y pudiéramos ver la manera cómo funciona el pensamiento, veríamos que todo lo que sucede es porque ha habido algo antes que lo ha generado, provocado. Sin una causa no hay un efecto; sin un motivo, no hay reacción, respuesta. Por lo que, todo lo que sucede es porque está obligado a suceder: igual que cuando llega la madrugada ha de salir el sol.

Eso es la ley de psicología, que sucede lo mismo, si alguien insulta o hace daño a otro, tiene la necesidad de responder, y aunque no responda eso está ahí, pudiendo responder en cualquier momento, aunque hayan pasado años. Y en el aspecto positivo pasa lo mismo.

 

 

644. La familia como está formada por personas, tiene todos los problemas que tiene cualquier persona, de miedos, de envidia, de celos, de querer imponerse, dependencia, sexo, esclavitud, etc., con los malos tratos, insultos, golpes, asesinatos. O, sea, que de familia sagrada tiene tanto como cualquier asociación entre dos o más personas.