Torni Segarra

Seleccionar página

645. Ser buena persona no puede ser un negocio; por lo que uno no puede hacerse buena persona por negocio. Pues un negocio se hace para sacar beneficios económicos, es decir, la explotación de la tierra, en el caso del agricultor, por lo que entraría en conflicto, en guerra con el terreno que cultiva. O sea que, a más producción de alimentos, más abonos, más insecticidas para eliminar a insectos, caracoles, etc., afectando a todo el entorno.

Por lo que, desde un punto de vista de bondad, compasión con los animales, y las personas, sería crueldad, hacerles daño.

 

 

646. Cuando uno se da cuenta, descubre que el observador, el que está mirando, es lo mismo que lo que observa entonces se puede hablar de paz. Pues la división y su conflicto han cesado. Y esa paz es la paz del mundo, porque afecta a todos. Es decir, mi paz no es mía es la paz de todos; y lo mismo sucede con la violencia, la guerra, no es de uno, es de toda humanidad.

 

 

647. El camino para la liberación, no es camino. El camino es la esclavitud del maestro y el discípulo; la esclavitud de los libros, los ritos, los cantos. La libertad, que es amor, no tiene nada, no se agarra a nada, no está esclavizada a nada. Sólo vive con sencillez, descartando lo negativo.

 

 

648. Si uno se cuida, también se cuida de su ansiedad. Porque estar sano no solamente es estarlo del cuerpo, también entra lo psicológico, espiritual. Pues la ansiedad nos acelera y altera nuestra manera de vivir, que podemos enfermar.

 

 

649. Un acto de amor, por pequeño e insignificante que sea, tiene mucha transcendencia. Porque a la persona que afecta, ella está obligada a hacer lo mismo, ya sea consciente o no.

 

 

650. No sabemos lo que el destino nos deparará, así que donde nos lleve, lo que nos haga pasar, lo que tengamos que vivir, eso es una sorpresa, novedad.

 

 

651. Lo grande y lo pequeño se confunden en una unidad. Si miramos el mundo en su aspecto micro, todo adquiere una gran importancia, pues la vida se multiplica. Si miramos la vida en su aspecto macro, todo se ve grande, de manera que nos empequeñecemos.

Pero de las dos maneras, el mundo, la vida, siente mal si nuestra acción es desordenada. La brújula, el microscopio, el telescopio, es la percepción de lo negativo.

 

 

652. Las palabras tienen poco valor y significado, lo que cuenta son nuestros hechos, lo que hacemos con nuestras vidas, con el dinero, las propiedades, qué hacemos con los miedos, con la ignorancia, con el egoísmo, el ego, el ‘yo’.

 

 

653. ¿Por qué creemos en el pecado, si se dice tus pelos están contados; y ni una hoja de un árbol se mueve sin la voluntad del universo?

 

 

654. Cuando dos personas, una de ellas cree en dios y otra no, cuando platican, argumentan, se dan cuenta que es absurdo hablar de los dioses; ya que han descubierto que tanto se puede negar como afirmar a dios, infinitamente. Por lo que, pasarían toda la vida intercambiando sus informaciones y siempre estarían en la misma situación: no saben nada.

 

 

655. El problema ahora está en, por qué nosotros tenemos la actitud y vibración que estamos emitiendo; ya que de ello depende la respuesta del universo. Es decir, ¿por qué el universo no tiene la capacidad de corrección de lo indebido e inadecuado para él? ¿O, es que ya lo está haciendo, a pesar de que no nos gusta?

 

 

656. Los sentimientos, las emociones, acompañados de palabras que los realzan, son un impedimento para la vida; pues ellos son nada, el pasado. Y al interferirse con lo que está sucediendo ahora en el presente, generan división, confusión, desorden. Es decir, generan sufrimiento, dolor.

 

 

657. ¿Cómo lo sabes? ¿Puedes explicarlo sin que eso que expliques nos lleve al absurdo, al sinsentido, y quede todo en una superstición, un condicionamiento?

 

 

658. Todo lo que nos llega, se nos dice, se nos enseña, hay que tratarlo con un cierto escepticismo; pues todo está enmarañado, tocado de manera que la ignorancia de los que lo divulgan, propagan, enseñan, va en ello. Ignorancia que dice. ‘Yo sé, yo estoy en lo cierto, en la verdad, y por ella voy a luchar, a pelear por ello’.