Torni Segarra

Seleccionar página

642. ¿No nos hemos dado cuenta que el esfuerzo, forzar a alguien, nos hace brutales, crueles, violentos? Los campeones que se alzan con la victoria, también son los más crueles, pues derrotan con esfuerzo, al que también quiere derrotar, pero no puede, al que le ha vencido. Lo que quiere decir que todos pisamos la misma tierra de dolor, de sufrimiento, con algunos momentos de belleza. Y que estamos solos y nadie nos puede ayudar. Solo uno es el que ha de ser capaz de descubrir lo faso, lo negativo y descartarlo.

 

 

643. Si fuéramos afortunados y pudiéramos ver la manera cómo funciona el pensamiento, veríamos que todo lo que sucede es porque ha habido algo antes que lo ha generado, provocado. Sin una causa no hay un efecto; sin un motivo, no hay reacción, respuesta. Por lo que, todo lo que sucede es porque está obligado a suceder: igual que cuando llega la madrugada ha de salir el sol.

Eso es la ley de psicología, que sucede lo mismo, si alguien insulta o hace daño a otro, tiene la necesidad de responder, y aunque no responda eso está ahí, pudiendo responder en cualquier momento, aunque hayan pasado años. Y en el aspecto positivo pasa lo mismo.

 

 

644. La familia como está formada por personas, tiene todos los problemas que tiene cualquier persona, de miedos, de envidia, de celos, de querer imponerse, dependencia, sexo, esclavitud, etc., con los malos tratos, insultos, golpes, asesinatos. O, sea, que de familia sagrada tiene tanto como cualquier asociación entre dos o más personas. 

¿Por qué escondemos la realidad, decimos mentiras, si eso es peor ya que nos hace hipócritas, vulgares, superficiales? Los problemas se resuelven viéndolos en su totalidad, claramente, todo a la vista, pues si tienen solución vamos a ella; y si no tienen solución vamos más allá de todo eso que es el problema.

 

 

645. Ser buena persona no puede ser un negocio; por lo que uno no puede hacerse buena persona por negocio. Pues un negocio se hace para sacar beneficios económicos, es decir, la explotación de la tierra, en el caso del agricultor, por lo que entraría en conflicto, en guerra con el terreno que cultiva. O sea que, a más producción de alimentos, más abonos, más insecticidas para eliminar a insectos, caracoles, etc., afectando a todo el entorno.

Por lo que, desde un punto de vista de bondad, compasión con los animales, y las personas, sería crueldad, hacerles daño.

 

 

646. Cuando uno se da cuenta, descubre que el observador, el que está mirando, es lo mismo que lo que observa entonces se puede hablar de paz. Pues la división y su conflicto han cesado. Y esa paz es la paz del mundo, porque afecta a todos. Es decir, mi paz no es mía es la paz de todos; y lo mismo sucede con la violencia, la guerra, no es de uno, es de toda humanidad.

 

 

647. El camino para la liberación, no es camino. El camino es la esclavitud del maestro y el discípulo; la esclavitud de los libros, los ritos, los cantos. La libertad, que es amor, no tiene nada, no se agarra a nada, no está esclavizada a nada. Sólo vive con sencillez, descartando lo negativo.

 

 

648. Si uno se cuida, también se cuida de su ansiedad. Porque estar sano no solamente es estarlo del cuerpo, también entra lo psicológico, espiritual. Pues la ansiedad nos acelera y altera nuestra manera de vivir, que podemos enfermar.

 

 

649. Un acto de amor, por pequeño e insignificante que sea, tiene mucha transcendencia. Porque a la persona que afecta, ella está obligada a hacer lo mismo, ya sea consciente o no.

 

 

650. No sabemos lo que el destino nos deparará, así que donde nos lleve, lo que nos haga pasar, lo que tengamos que vivir, eso es una sorpresa, novedad.

 

 

651. Lo grande y lo pequeño se confunden en una unidad. Si miramos el mundo en su aspecto micro, todo adquiere una gran importancia, pues la vida se multiplica. Si miramos la vida en su aspecto macro, todo se ve grande, de manera que nos empequeñecemos.

Pero de las dos maneras, el mundo, la vida, siente mal si nuestra acción es desordenada. La brújula, el microscopio, el telescopio, es la percepción de lo negativo.

 

 

652. Las palabras tienen poco valor y significado, lo que cuenta son nuestros hechos, lo que hacemos con nuestras vidas, con el dinero, las propiedades, qué hacemos con los miedos, con la ignorancia, con el egoísmo, el ego, el ‘yo’.

 

 

653. ¿Por qué creemos en el pecado, si se dice tus pelos están contados; y ni una hoja de un árbol se mueve sin la voluntad del universo?