Torni Segarra

Seleccionar página

1995. ¿Quieres decir que dios es un ente aparte, que está al margen de toda la humanidad, de la naturaleza? ¿No es dios la hormiga, la ballena, el átomo, la célula, el agua, la nieve, los astros, todo el universo entero? 

Que todo está unido entre sí -todo lo que existe, toda la realidad- eso tiene su sentido. Pero, el dios aparte como un monarca, rey, tirano vengativo, que está aparte de todo, eso parece cosa de los supersticiosos y miedosos judeocristianos.

 

 

1996. Pero si el corazón es usado como una figura poética, como el espíritu, los ángeles, el diablo; no existen; sólo están en nuestra imaginación, en la mente.

El amor no necesita el apoyo del corazón para describirlo, él solo se basta. Y para nosotros, lo que queda es amar, hacerlo verdadero.

 

 

1997. Cuando entramos en ese ámbito de las almas -porque aceptamos esa palabra, por lo que representa: algo que tiene vida, que siempre está en movimiento-, nos damos cuenta que todo tiene alma; ya que todo forma parte de la vida. Y todo lo que hay en la vida, tiene eso que da vida. Un cadáver, aunque esté muerto, sigue teniendo vida en todo él; pues en el mismo momento de morir, ya empieza todo el proceso de transformación del cuerpo, hasta quedar eliminado y reabsorbido todo él por la naturaleza; y la energía en toda la totalidad de la energía.

 

 

1998. Sí, tú eres tú y yo soy yo; pero eso es en lo superficial; en lo básico, en lo esencial, todos pasamos por lo mismo, por lo que todo somos igual. Todos queremos que nos respeten, que sean agradables con nosotros, queremos salud, un empleo, una buena pareja; queremos que nuestros hijos sean aceptados; queremos vivir; la muerte, aunque siempre está ahí es algo fastidioso sobre todo por la historia que se monta con ella.

¿Dónde está la diferencia entre nosotros? Es porque seguimos en el ámbito de la ilusión, que inventamos lo que quiero que sea, sin saber que eso va a chocar con lo que es, la realidad.

 

 

1999. Por qué no podemos hablar de los demás, ¿cuál es el problema? Hablar de los demás no es ningún problema, la cuestión es qué queremos, a dónde queremos ir a parar cuando escudriñamos lo que hacen los demás, la vida de los demás.

En realidad, no hace falta hablar de los demás para saber quién es cada cual, pues al ser todos iguales, también respondemos por igual a los retos que nos llegan, a los retos que tenemos entre manos, que nos habrían de hacer arder la sangre, los nervios. La ilusión es la que hace que nos creamos diferentes, más importantes y especiales que los demás.

 

 

2000. ¿Nos damos cuenta de la ilusión que es ir en pos de metas, conseguirlas? Las metas que nos imponemos no tienen fin, cuando alcanzamos una, la siguiente ya está ante nosotros. Por lo que nos dan ansiedad, espolean el deseo, nos estresan y confunden.

De manera que, para realizarse, ver la verdad, la realidad, no hace falta conquistar meta alguna; sino ver la falsedad, la ilusión que son.

 

 

2001. La inteligencia es la que hace y deshace antes de nacer -y después y siempre también-. Nosotros participamos de ella -generando y compartiendo el orden- cuando hemos ido más allá de la división. Y entonces somos esa misma inteligencia, con su armonía y su orden.

 

 

2002. ¿Cómo sabremos si algo nos servirá o no en la vida? No lo podemos saber en realidad, pues hasta que no tengamos un contacto directo con todo lo que sucede, nos llega, todo lo que es la vida, no lo podemos saber. Porque la mente, el pensamiento, y su ‘yo’, pueden falsear e inventar la realidad que más les conviene. Así que, es una pérdida de tiempo el querer escudriñar el futuro, tenerlo planificado, confeccionar a lista de sanciones y premios.

Ya que la realidad, siempre desbordará nuestros mezquinos deseos, fruto del miedo a la inseguridad, a la vida.

 

 

2003. ‘Practica como si nunca hubieras ganado; y compite como si nunca hubieras perdido’.

Eso es el aquí y ahora operando, en acción.

 

 

2004. Arrepentirse y perdonar es comprender los hechos, lo que está sucediendo, lo que ha sucedido, lo que hicimos o hemos hecho. De lo contrario no podría haber arrepentimiento, comprensión, sanación de la mente divida y convertida en completa, entera, total, sagrada.

 

 

2005. En el momento en que vemos, comprendemos que luchar, es la ilusión de una victoria irreal, desordena, confusa; es cuando todo cambia y la lucha se convierte en aceptar y fluir.

 

 

2006. El alma no existe, es un invento como el ‘yo’, el espíritu, la mente. Son palabras para comunicarnos, que quieren comunicar.

 

 

2007. Pero eso no es espíritu, es una energía que está operando en esa dimensión.

 

 

2008. No creo. Lo psíquico es inmaterial, es otro invento más para consolarnos ante la nada, el vacío.

 

 

2009. Si todo está unido -como lo está- lo de arriba, lo del centro y lo de abajo se necesitan, son precisos para que esa unidad pueda ser. Llevado al exclusivo ámbito de las personas, sucede lo mismo: el portero, los encargados de la limpieza de un edificio, tienen tanto, el mismo valor como el presidente de la asociación que gestiona el funcionamiento del edificio.

 

 

 

 

2010. La agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre sed o frío, puede ser igual, tan dura, o más, si no nos mata, como la agonía del alma insatisfecha, que dura toda la vida.

Creer que una parte o circunstancia es más dolorosa o placentera que otra, es propio de la vanidad del ego, del ‘yo’, es todo ignorancia.

 

 

 

 

2011. Lo que importa, lo verdadero, no es lo que se dice, no es lo que sale de la boca, mediante rezos, promesas, juramentos, propósitos de enmienda; lo que importa es la acción, lo que hacemos con nuestras manos, con nuestra energía, afecto, cariño, compasión.

 

 

 

 

2012. La mente entera, total, lo abarca todo, las apariencias, las esencias; es decir, ve lo falso en lo falso, lo verdadero en lo verdadero, y en lo falso también lo verdadero.

 

 

 

 

2013. Todo lo que hagamos, si no tenemos una buena relación con las personas con quienes convivimos, con las que nos relacionamos, con la persona que pasa por la calle, con las personas que viven en la otra parte del mundo; todo lo que hagamos no tendrá ningún sentido ni significado verdadero alguno.

 

 

 

 

2014. Las cadenas siempre son cadenas, es como estar atrapado y poseído por una persona. Pero, aunque cambies las cadenas de unos por otros, que nos parecen mejores, más buenos -incluidos los maestros, los gurús, los dioses-, seguiremos encadenados, sin ser libres. Y sin libertad no hay amor.

 

 

 

 

2015. La espiritualidad, es lo que está más allá de la materia, de lo material, especulativo. Si uno no va más allá del dinero -le da demasiado importancia y valor- no puede experimentar la espiritualidad. Si uno no va más allá de las palabras, se queda solamente en el ámbito material, que es el pobre, mezquino, estrecho, siempre del pasado.