Torni Segarra

Seleccionar página

2182. ‘El hecho de que algo esté más allá de la descripción, no significa que no exista’..

Puede existir, como puede no existir. Por lo que entrar en ello es una especulación, un entretenimiento.

 

 

2183. La religión solamente sancionadora, en modo inquisición, ¿tiene algo de verdadera religiosidad? Sin una buena relación con las personas con quien convivimos, nada de lo que hagamos o digamos tiene sentido. Es decir, sin compasión y amor los hombres somos meras fieras.

 

 

2184. Tal vez, al pretender curar a alguien es lo que lo hace imposible. Pues todo deseo, es tiempo como devenir, llegaré, curaré; por lo que, seguimos en el ámbito de la división. Y la división es la raíz de la enfermedad.

Pero el mismo hecho de querer deshacernos de la división, nos deja divididos. De manera que, no haga nada, solamente mire, observe atentamente todo lo que está sucediendo; y entonces el orden operará sanando.

 

 

2185. La misma comedia que sucede en todas partes.

A resaltar: 1. Esa manifestación de protesta seguramente no se hubiera podido hacer por occidentales en un país musulmán, menos aún en un territorio dominado por jihadistas, DAHES.

2. Las mujeres iban en grupo al final de la manifestación, en un acto de discriminación, desigualdad.

3. La liberación, esencia de la religión, ha de pasar primero por uno; pues, uno se da cuenta que él es el problema. Y mi problema, mi vida, mi existencia, todo eso es cosa mía y lo tengo que resolver yo. Y eso se demuestra al tener una buena relación con las personas cercanas, lejanas, conocidas o no. Es decir, no estando dividido, no siendo racista ni fanático, para no ser brutal, cruel, asesino. 

 

 

2186.   El condicionamiento, el pensamiento mente, es el que condiciona el corazón; y, al revés, el corazón también condiciona a la mente pensamiento. Por lo que seguimos en el conflicto, en la dualidad.

Pero, si vamos más allá de todo eso, el condicionamiento, el corazón, el sentimentalismo, todo desaparece. Y, sólo queda la percepción, y la acción total, directa. 

 

 

2187. ‘Este ritual se cree que es muy sagrado y se dice que la persona que lo realiza será bendita con dones deseados’.

¿Los ritos, algo temporal, mundano, producto del miedo, puede ser sagrado en el sentido de perfección, libertad, sabiduría?           Pues, al tener miedo y buscar seguridad, ya sea en el presente, en el futuro, tras la muerte, nos aferramos a una idea o teoría, a lo bonito de los cantos y ceremonias, el reunirnos con las mismas personas. Pero una mente atrapada, confusa, corrupta, haga lo que haga siempre generará el mismo desorden en el que está viviendo.

 

 

2188. ¿Celos, envidia, ganas de ganar como sea y a costa de quién sea? Bueno, eso lo hacen todos los políticos, porque para desarrollar el programa electoral es preciso tener la mayoría parlamentaria. Ahora bien, todo tiene un límite, siempre hay una ética, una moralidad; de lo contrario todo se convierte en una pelea de gánsteres dispuestos hasta matar por el triunfo.

 

 

2189. El problema no está en el futuro ni en el pasado, está ahora. La felicidad, o lo que sea como se diga, no llega poco a poco; llega inesperadamente. Porque si la esperamos esa felicidad es la del ego, es decir es una mentira, una ilusión que nos dice que somos felices. Cuando esperamos algo, eso llega; pero eso que llega es el producto del pensamiento, y su invento que es el ‘yo’, que es el pasado, lo viejo, lo repetitivo. O sea que la felicidad, sea cuando sea, ha de ser ahora.

 

 

2190. Las personas que no saben amar, si uno tiene amor, no hace falta renunciar a ellas; pues ellas mismas se van, o no llegan.

 

 

2191. La vida es eso: lo que duele y lo que nos gusta. No se trata de decir que eso es así, sino vivir con ello; porque eso no va a desaparecer. Al menos cada cual lo tiene que descubrir. La cuestión es no perder ese sentido de diversión en lo que hacemos, el disfrutar, el gozo, que es la unión total con eso que estamos haciendo.

 

 

2192. La prioridad es la necesidad. Comer, vestimenta, albergue, etc.; luego, llegan los deseos de más, de mejor, de querer cambiar la realidad, y aparecen todos los problemas. ¿Por qué somos tan torpes y nos complicamos la vida con tanto deseo de tener, de conseguir, de buscar algo que tenemos ante nosotros sin verlo? Hemos de ver, comprender cómo opera el pensamiento; y si lo comprendemos, entonces uno es una luz para sí mismo y para los demás.

 

 

2193. Lo pequeño y lo inmenso, son lo mismo. Por eso, hay que empezar cerca, por uno mismo. Porque el único problema en realidad soy yo y lo que hago en la vida. Todo lo demás, no importa, pues llegará lo que tenga que llegar, sin que podamos nada más que vivirlo, ya sea en lo que nos agrada como en lo que nos desagrada.

 

 

 

2194. Ni la muerte ni la vida son dos cosas diferentes, separadas, es como la lluvia y el fin de ella; o como la sequía y la llegada de la lluvia. Tanto la muerte como la vida, tienen su momento y su lugar, que nosotros no podemos alterar, frenar o acelerar; ni tampoco podemos comprender toda la infinita trama de la realidad, de lo que es, de la vida, de la muerte. Somos muy poca cosa, mezquinos, pobres, llenos de miedo, de envidia, de dolor, con destellos de alegría.