Torni Segarra

Seleccionar página

2209. No es tan fácil por mucha comida que haya, pues si hay desorden en la manera de vivir siempre habrán de ser los menos afortunados, los que han de pasar hambre, miserias, pobreza, indignidades.

Pues, el desorden se manifiesta en la ansiedad, el estrés, en que vivimos. Y una persona con ansiedad, llena de deseos, que lo estresan, no tiene la sensibilidad necesaria para darse cuenta que su manera de vivir de derroche, mal uso, despilfarro, de lo que él necesita para vivir, todo eso va a generar tal desequilibrio de manera que unos les sobra de todo, lo destruyen, mientras otros pasan hambre, estrecheces, pobreza, miserias.

Así que mientras no tengamos la sensibilidad para poder ver que mi manera de vivir como un mono enloquecido, destruyendo los bienes, los alimentos, por la mala gestión de mi vida, es lo que hace que los menos afortunados no tengan lo necesario para comer, para vivir con dignidad, fuera de la miseria, de la pobreza; todo seguirá igual como ahora, como siempre.

 

 

2210. ¿Estar libre de todo mal, ya sea de pensamiento, de obra, de omisión, de indiferencia, es eso posible? Si es sincero y se pone a prueba, y puede soportar lo que ve que puede hacer, se dará cuenta que eso no es posible.

El mal es la misma esencia de la vida, del vivir, pues para vivir hay que comer; para comer hay que matar animales, etc. ¿Matar, con todo su horror y espanto, es algo malo o no?

Un poco más, cuando vamos a optar a un buen empleo y nos examinan, ¿verdad que nos hacemos competitivos, brutales, crueles, pues no queremos saber nada de los otros que también participan de la selección y necesitan que le ayudemos para poder aprobar?

 

 

2211. Tal vez, podamos elegir; tal vez, no podamos. Todo depende de las circunstancias externas, como las internas.

Cuando estamos enteros, llenos de armonía, todo lo que sucede se ve como la continuidad de un único hilo que pasa por todo y que, a todo, a todos, afecta. Pero, cuando esa armonía pasa a desorden, entonces nos encontramos perdidos, llenos de temor, de miedo, por lo que pueda suceder, por lo que ha sucedido, y por lo que está sucediendo.

Por tanto, el problema no es si existe la posibilidad o no de que podamos escoger la vida, nuestra manera de vivir; sino vivirlo ahora, hacerlo realidad ahora.    

 

 

2212. Los gobiernos a la hora de acoger a los refugiados no tienen la fuerza que tenían cuando les dijeron en Bruselas los que tendrían que acoger, ya que lo aceptaron sin protestar ni cuestionar. Pero a la hora de llamarlos, ir a por ellos, para instalarlos eso ya los pone torpes, lentos, lerdos. Más aún en gobiernos centralistas fachas como el español, que se comprometió con asistir a 6,127 inmigrantes y solamente ha acogido a 18; la Generalidad de Cataluña ha informado que asume la llegada 4.500 inmigrantes procedentes de zonas de conflicto. Con el agravante de que su persistencia centralista facha, obstruye y prohíbe las iniciativas de los gobiernos autonómicos para que acojan y gestionen la llegada de miles de refugiados.

Varias iniciativas en ese sentido, como ya haber fletado un buque de una empresa turística para ir a Grecia y traerles a la Comunidad Valenciana, donde ya estaban preparadas las instalaciones adecuadas para recibirlos y redistribuirlos, que el gobierno centralista se opuso, prohibió.

 

 

2213. Una de las muchas explicaciones sobre la astenia primaveral: al empezar otro ciclo de vida, donde van a renacer las plantas, los árboles, los insectos, los pájaros, y toda clase de animales, todo se llena de una nueva generación de recién nacidos, vulnerables. Y entonces, las personas que estamos en la cúspide de la pirámide depredadora, recibos la información de que está llegando la confusión y el desorden que genera toda multitud. Por lo que, unos responden acrecentando la agresividad para hacerse paso ante los nuevos y los viejos. 

Pero otros, ante la avalancha de lo nuevo, recién nacido, débil, vulnerable, cede y se retrae para dejar paso a lo nuevo y recién llegado. Y por eso la actitud del asténico es la de la persona que está con falta o tiene decaimiento de fuerzas caracterizado por apatía, fatiga física o ausencia de iniciativa, depresión.

 

 

2214. En el amor no hay reglas ni planes ni estrategias. El amor genera su orden, que a su vez nos dice lo que hay que hacer; hasta que desparece. Y vuelve a venir, caprichosamente, sin poder manejar. Pues el amor es la libertad, salvaje, tierno y dulce a la vez.

 

 

2215. ¿Estamos seguros cuando decimos que algo es como si fuera lo verdadero? ¿Qué es la verdad, podemos saber qué eso que decimos que es la voluntad de los dioses, del destino? La verdad no tiene sendero para que nos lleve a ella, pues la verdad es la nada; y en la nada sólo hay el vacío del ahora, donde la verdad se manifiesta a cada instante, cambiando, sin poder agarrarnos a las palabras ni a nada. Y por esa nada es que existe el amor incorrupto, porque nada quiere ni necesita; y por tanto no presiona, al no tener ningún deseo en ninguna dirección. Y es ahí, donde está la dicha de la vida.

 

 

2216. Pero, desafortunadamente cuando se divide y fragmenta, esa cosa tan extraordinaria que es el pensamiento, se convierte en el arma más eficiente para dominar, explotar, generar crueldad, a la hora de asesinar en masa.

 

 

2217. La voluntad de dios como no la hay, es lo más fácil de cumplir; pues hagas lo que hagas, esa será la voluntad divina, de los dioses, del universo. Sólo nosotros lo complicamos con el miedo y los deseos.

 

 

2218. Una cosa es defenderse, pero otra es arrasarlo todo: bombardear edificios donde viven civiles, colegios, etc., en Yemen.

Europa, Estados Unidos, hace mucho tiempo que consienten los caprichos de los ricos saudíes; y eso es ser cómplices de sus asesinatos de personas inocentes.

 

 

2219. Pero si hay dependencia de ese silencio profundo, se convierte en desorden y confusión; él ha de llegar como llega un pájaro, que está volando, y se posa cerca para eso que es lo sagrado en la vida: la relación.