Torni Segarra

Seleccionar página

709. Si tenemos un plan, una estrategia, para conseguir éxito, ¿eso no es vivir atrapado, fragmentado, por una idea preconcebida que se interpone en todo lo que hacemos, de manera que la energía no puede llegar en su totalidad al estar divididos?

 

 

710. Si tenemos miedo de perder algo que consideramos muy valioso y necesario, eso quiere decir que estás atrapado y que te da seguridad. Pero, como la seguridad no existe, todo intento de querer estar seguro es cuando te deja con más inseguridad. Pero, si ves y comprendes que no hay nada seguro, entonces al no hacer nada para estar seguro, no te divides ni te pones en conflicto con la realidad, que es la inseguridad total.

 

 

711. ¿Puede una mente que compara sentir la plenitud del amor? Comparamos porque somos pobres internamente, estamos solos, tenemos miedo; y con esos mimbres no podemos hacer nada que tenga sentido ni significado.

Con la pobreza -de la que no se pasa hambre- pasa lo mismo, sin compararse con los otros, sin desear lo que tienen, sin creerse inferior, uno no tiene el complejo de pobre.

Por eso, tanto puede crear y vivir en la abundancia el pobre, como el rico. Porque esas palabras rico o pobre, abundancia, sólo son palabras descriptivas sin carga psicológica.

 

 

712. He recibido un email que informaba sobre GUÍA PARA LA MEDITACIÓN Swami Sivananda.

Donde escribes sobre la existencia de dios. Y por eso, te envío este comentario:

¿Cuándo dices que el ser, la existencia que es infinita, es dios que también es infinito, cómo lo sabes?

Porque, como todo es infinito, las posibilidades de que ese dios, que tú dices que existe, y las posibilidades del otro que lo niega, que dice que no existe dios, también son infinitas.

Es decir, todo lo que digamos, sea lo que sea, tanto se puede negar como afirmar infinitamente. Por lo que, todo se convierte en una especulación, una superstición, una distracción, un entretenimiento.

 

 

713. No se trata de cambiar los pensamientos, se trata de comprenderlos. Y comprenderlos quiere decir verlos sin querer reprimirlos, ni huir. Pues, cuando no huimos ni tenemos peleas con los pensamientos, estos siguen ahí; pero ha sucedido algo dentro de nosotros que los efectos perturbadores de los pensamientos no nos afectan.

 

 

714. Porque en todo rechazo se obstruye la energía, y no puede fluir en toda su intensidad entre lo que vemos y nosotros. Y parece que algo no esté bien.

 

 

715. Nuestra forma de pensar no se puede cambiar. Es como pretender cambiar las palabras de un idioma, que no se puede porque no nos entenderían. Los pensamientos son palabras. Lo que sí podemos hacer es poner toda nuestra energía para comprenderlos, ver lo que significan, ver las palabras que generan. Y cuando uno comprende a otro, ¿verdad que lo ve diferente a antes de conocerle?, nuestra relación cambia a mejor; y todos los problemas se resuelven.

¿Qué ha pasado? Los pensamientos, las palabras, no han desaparecido, eso sería absurdo, sino que somos nosotros que con nuestra ausencia de desorden y confusión convertimos lo que vemos como negativo en positivo.

 

 

716. Tanto los pensamientos, las palabras, los hechos, son las peores armas. Todas están en la línea de la maldad, si son usadas para eso. Por eso, hay que estar atento a todo lo que nos llega, verlo, comprenderlo; y esa comprensión nos dirá qué manera es la más adecuada para actuar.

 

 

717. No te confundas, Marta. Lo que digo es, que decir que una persona, convencionalmente importante, nunca puede tener toda la culpa de lo que sucede. ¿Un general tiene toda la responsabilidad de la derrota de una batalla? ¿La tiene la tropa, los soldados sólo?

 

 

718. Si hay libertad, que es amor, no hay obligaciones, cumplimientos que son el pasado.

 

 

719. ¿Cuánto amor tiene para dar? Esa es la cuestión: no es la cantidad, es lo verdadero. Y eso vérselo y ver qué se puede hacer, es cosa de cada uno.