Torni Segarra

Seleccionar página

2073. ‘Nosotros construimos el medio, y el medio nos Guía’, El medio no nos guía; nosotros somos, nos hemos convertido en el medio.

 

 

2074. Puede subsistir -el cuerpo- por inercia; igual que un coche, si va en marcha y se detiene el motor, prosigue su movimiento hacia delante hasta que la física por medio de la fuerza de gravedad lo detiene.

 

 

2075. No creo. Lo psíquico es inmaterial, es otro invento más para consolarnos ante la nada, el vacío.

 

 

2076. Me refiero a la nada, el vacío, psíquico, no físico que evidentemente sí que existe. Y por eso, la especulación es una pérdida de tiempo; porque no hay nada de que especular.

 

 

2077. Hombre, eso lo queremos saber todos. Pero topamos con la evidencia, ahora diré el infinito; por lo que, tanto se puede negar algo como afirmarlo infinitamente. Y ya estamos otra vez en la especulación.

 

 

2078. ¿Cómo sabremos que tenemos demasiado amor? ¿Hay una medida para ver la cantidad de amor que tenemos, el que damos? Puede, que el máximo amor sea el dar la vida por una persona siendo consciente de ello. Pero así y todo hasta el último instante de vida, no se sabe si va a ser amor verdadero, o un amargado, con rabia, triste por ver que esa entrega era demasiado para nosotros y estamos sufriendo.

¿Puede el amor y el dolor ir juntos? Por eso, todo el problema de la vida es: ¿cómo nos liberaremos del dolor?

 

 

2079. Pero, parece ser, que tener una experiencia cercana a la muerte, mística, o extraordinaria, no se va a ello; si no que viene como un accidente, una situación inesperada, no manoseada por el pensamiento. El problema está en que lo que es verdadero, es lo que no ha sido tocado por nada, es decir no tiene ninguna relación con el pasado. Y esto tiene su sentido, porque si ya conocemos a dónde vamos, nos puede entrar miedo, pánico; o inventarlo todo. Pues, con una sola pista, la mente puede crear un universo -de mentiras claro-. Pero ese es su juego: huir de la realidad mediante las infinitas posibilidades físicas, psíquicas, bilógicas médicas, química médica, cirugía a la carta, de diseño. Pero al final, queda la angustia de lo imperfecto, de la soledad, del dolor, de la ignorancia y el miedo.

 

 

2080. Por supuesto, muchas personas han tenido y tienen experiencias extraordinarias, mediante la ingestión de drogas, encerrados en sitios solitarios, viajando por todo el mundo sin parar, etc. ¿Sirven para algo esas experiencias? Pocos sacan de eso que ven un cambio, que les haga libres de la superficialidad, de la banalidad, del miedo, de la soledad.

Pero lo definitivo es darse cuenta de nuestra esencia de lo que somos. Y cuando vemos realmente lo que somos, es cuando llega la liberación de eso que somos. Porque, nos damos cuenta que no hay cambio en absoluto; así que el trabajo de liberarnos toca a su fin. Pues, nos damos cuenta, que se tiene la creencia de que: ‘Tú, yo u otro, podremos ser buenos, santos, libres de la miseria de la vida’. Pero, eso no es un hecho. Porque, vivir uno lo hace a cuenta de otro, lo explota, lo engaña, puede con él; hay que comer, y para ello hemos de molestar, maltratar, matar a lo que comemos. Esa vida de derroche de los europeos y americanos, etc., sin explotar a los menos afortunados no se podría llevar. Por eso, santo que respira, no vale nada.

 

 

2081. Es una órbita diabólica -que hay que aceptar como se acepta una sequía o una gran helada-, por destructiva, suicida. Pero como siempre, hay que seguir adelante, pues atrás parece ser que no es posible -desde que los homínidos bajaron de los árboles, salieron a la sabana, a los claros, y dejaron la selva y los bosques, no han dado ni un solo paso atrás. Y ahora el reto es parecido: ir a otro planeta a vivir.

 

 

2082. Los negocios en el ámbito de la compasión, el amor, no pueden ser. Pues, las ganancias las preferimos a las pérdidas; y como todos queremos lo mismo, llega la división, el conflicto, la ausencia de amor.

 

 

2083. Los negocios en el ámbito de la compasión, el amor, no pueden ser. Pues, las ganancias las preferimos a las pérdidas; y como todos queremos lo mismo, llega la división, el conflicto, la ausencia de amor.

 

 

2084.  Si para ser feliz, hay que fastidiar a otros eso es que vivimos en el desorden de la superficialidad, de la vanidad, de la indiferencia             .

 

 

2085. Es un misterio que estemos en medio de una batalla entre dos bandos: uno que nos quiere matar, aniquilar, y otro que nos quiere salvaguardar, proteger. Y que pasan los días, pasan los años y siempre gana el bando que nos cuida y salvaguarda.  

 

 

2086. La bondad es un estado mental, es un pensamiento como otro cualquiera. Los pensamientos no podemos hacer que desaparezcan, o se queden, ellos vienen y se van sin atender a nuestros deseos para que se queden o se vayan. Y esa paz que tenemos con los pensamientos es lo que genera la bondad, es la bondad.