Torni Segarra

Seleccionar página

1912. La verdad escuece; y por eso, quieren huir de ella. ¿Cómo se puede describir la verdad a otros? No se puede. Por eso, lo único que puede es el dolor; pues el dolor as la enseñanza, lo que nos despierta queramos o no.

 

 

 

1913. Pero, ¿cómo te atreves da decir que solamente hay un único culpable del boicot a una persona, cínica, corrupta, pasota e indiferente rete al dolor que genera?

No te acuerdas de eso que se dice, que parece vulgar, pero es pura filosofía: ‘Entre todos lo matamos, y el solito se murió’.

 

 

 

1914. La constitución dice que el Estado ha de proveer una vivienda para cada ciudadano; dice que todos somos iguales ante la ley -el fiscal del Estado defendiendo a la hermana e hija del rey-; dice que se han de proveer pensiones dignas y no de miseria. Y así toda clase de derechos, ¿los cumple, lo hace posible?

 

 

 

1915. En todas las guerras los dos bandos luchan para derrotar al otro; y para ello, matan cómo pueden.

 

 

 

1916. Hay algo extraño en la vida, pero que funciona, se impone su realidad: los amigos de mis amigos, son mis amigos; y los enemigos de mis amigos, son también mis enemigos. 

Es decir, como en las mafias, como en todos los nacionalismos, en las religiones, en las instituciones. Y, por eso, el mundo está lleno de corruptos, inmorales, indiferentes al dolor y la miseria, que hay en todas partes donde uno vaya.

 

 

 

1917. Los políticos que nos gobiernan son iguales a nosotros. De lo contrario, ¿cómo los hubiéramos votado? Además, un político es un ser humano como todos. Lo que hacen los políticos, también lo harían los que los critican, queriendo destruirlos, si mandaran ellos. Pues el poder obliga, cambia el comportamiento de las personas.

Por eso, se dice: ‘Si quieres saber el hombre quién es, dale mando y dinero’.

 

 

 

1918. Parece ser, que todos los que han destacado en hacer algo fuera de lo común -artistas, escritores, deportistas, militares, personas adictas al sexo, etc.-, han tomado algunas drogas.

Pero, hay otras drogas que son las meramente psicológicas -que, aunque más lentas en sus efectos, tienen el mismo resultado-: enfocar la energía en una sola cosa, actividad, deseo de conseguir algo; lo que nos hace dogmáticos, fanáticos, dispuestos a morir por la consecución de una idea o teoría. Pues la mene, tiene la capacidad de inventar, de crear mentalmente, todo lo que cree que le conviene para conseguir eso que quiere y necesita.

 

 

 

1919. La violencia no la vemos como tal, cuando el cuerpo, la mente, todo lo que somos, forman un todo, donde no hay división ni conflicto. 

La violencia estará ahí operando, pero nosotros no lo vemos cómo violencia. Sólo cuando juzgo, cuando entro en el ámbito del mal y del bien, cuando contrasto -que todo es la actividad del ‘yo’-, es cuando volvemos a ser conscientes de la violencia, de lo que genera. 

Por eso, el problema está en que el ‘yo’, que es la falta de atención total, viene y se va de una manera recurrente.  

 

 

 

1920. Lo que le pasa, es lo mismo que les pasa a los deportistas de élite: se ha hecho viejo para jugar y querer ganar; pues los jóvenes le vencen; igual como cuando él era joven y vencía a los viejos.

Todo lo demás es para vender diarios deportivos, de chismorreo, como este.