Torni Segarra

Seleccionar página

1936. El amor lleva en sí el sexo. Pero el sexo solamente no es amor; puede que el acto sea una gran experiencia, pero si se hace egoístamente, las consecuencias generarán desorden, confusión, sufrimiento. 

Una violación sexual, puede que sea una explosión de excitación, de placer, donde el ego, el ‘yo’ no está, no puede operar, pero las consecuencias pueden ser terroríficas. Por lo que la pregunta es: ¿Alguien que es respetuoso con las personas, que tiene compasión, puede violar, forzar cruelmente para sentir placer sexual?

 

 

 

1937. Todo lo que decimos, hablamos, como todo puede ser absurdo; ya que, la vida tiene esa parte absurda. Todo tendría que llevar comillas. 

De manera que tenemos que vivir con esa parte absurda de la vida, e ir más allá de ella para hacer lo que hacemos: sobrevivir.

 

 

 

1938. Eso es lo correcto, adecuado, usar la nacionalidad como una herramienta para tener pasaporte. Pero como todas las herramientas, tienen su momento, su lugar. Después son un impedimento para que haya orden.

 

 

 

1939. Sí, porque además de los nacionalismos de los países de la UE, ahora se ha creado el nacionalismo europeo. Parece ser que no podemos vivir como vivimos, sin ser nacionalistas. Ahí están las selecciones nacionales de fútbol, las emociones por ganar uuna medalla en cualquier modalidad deportiva y emocionarse ante la bandera y el himno de cada país; ahí están las historias de cada uno, que siempre colisionan con los otros, los vecinos, ya sean cercanos, como lejanos, pues muchos fueron colonizadores, donde explotaron, robaron de todo, allá donde fueron.

 

 

 

1940. ‘El conjunto de Europa está en desorden debido nacionalismo.’ 

Sí, porque además de los nacionalismos de los países de la UE, ahora se ha creado el nacionalismo europeo. Parece ser, que no podemos vivir como vivimos, sin ser nacionalistas. Ahí están las selecciones nacionales de fútbol, las emociones por ganar una medalla en cualquier modalidad deportiva y emocionarse ante la bandera, el himno de cada país; ahí están las historias pasadas de cada uno, que siempre colisionan con los otros, los vecinos, ya sean cercanos, como lejanos; pues muchos fueron colonizadores, donde explotaron, robaron de todo, allá donde fueron.

 

 

 

1941. La libertad, que es amor, puede que muchos no sepan lo que es. Pues, alguien que está preso en la cárcel, puede ser igual de libre que cualquier persona que va por la calle. Pues, la libertad es la comprensión de la realidad, de lo que nos está pasando. De manera que, si no me divido de lo que me pasa, si no entro en conflicto con ello, la libertad, el amor, está ahí.

 

 

 

1942. Ahí hay trampa: si a ese gato nadie le diera de comer, el ratón ya estaría dentro de la barriga del gato. Nada de juegos ni carantoñas. Pues el hambre de verdad, genera la ley para los hambrientos: matar para comer, sobrevivir.

 

 

 

1943. Es muy sencillo de comprender: si uno no sube a la montaña, la montaña va a uno. Si tú quieres algo con todo tu ser, harás lo que sea -algunos dan su vida- para conseguirlo.

Si se les diera la libertad, fin del conflicto, los problemas. Y, para comprender a alguien, has de tener empatía, ponerte en su lugar; y no rechazarlo, infravalorarlo, despreciarlo. De lo contrario los problemas se hacen eternos. Por ser esclavos de palabras como nación, patria, bandera, idioma, costumbres como la tortura y asesinato violento de los toros, folclore, etc., que cada cual quiere obligarle al otro a que haga y persista solamente lo suyo: mi nacionalismo, es bueno; pero tu nacionalismo, es malo; mi país tiene sentido, el tuyo no es viable; mi ley, mi justicia, son adecuadas, pero las tuyas no sirven para nada; la corrupción, los ladrones descarados, los justifico sin decirlo, pero los tuyos son repugnantes, y, sin lugar a dudas, queremos que vayan a la cárcel. De ahí, viene el desorden, la confusión, que puede genera violencia, si se llega a los extremos.