Torni Segarra

Seleccionar página

2342. El problema para saberlo todo está en el infinito. Cada cosa contiene otras muchas más en ella. Por ejemplo, nosotros, cada animal, tiene otros animales mucho más pequeños dentro de él. Y esos mismos ácaros, etc., también tienen otros animalitos que van con ellos. Todo eso es infinitamente, sin fin.

 

 

2343. Aunque no huyamos de algo: el miedo, el frío, el calor, la muerte. el sufrimiento o el dolor, todo eso estará con nosotros. La diferencia es que al no huir no se añadirá más confusión y desorden en nosotros.

 

 

2344. Es que no tienen sentido del ridículo; y por eso, se disfrazan para la ocasión. Eso demuestra lo deteriorados y perdidos que están. Ya que les dicen traidores y no lo soportan, sin aclararlo de verdad para que todos sepan que es lo que quieren. De lo contrario seguirán diciéndoles que son traidores. Y cuando uno se altera porque se le acusa de cualquier cosa, es que algo hay en nosotros de eso que nos altera.

 

 

2345. Hay que ir con cuidado con las informaciones que nos llegan. Una de ellas decía que, si no se hace ahora la investidura y un nuevo gobierno, la UE. multaría con una gran cantidad de miles y miles de euros. Pero la UE., lo ha desmentido.

 

 

2346. Parece que la inteligencia ha desaparecido: cuando hay un asunto entre dos que los enfrenta, son los dos los que tienen que ceder. Pero el más estúpido se arroga la autoridad y exige todo al otro, creyéndose que él no tiene nada que ceder, ya que se cree que está en la verdad.

 

 

2347. Están usando tantas palabras, tantas promesas, tantas maniobras y maquinaciones, pero que no tienen ningún valor. Ya que el valor está en los resultados, en los hechos. Parece que se creen que todos son tan tontos como ellos, que mienten y cambian lo que han dicho para poder seguir en su demagogia para conseguir el poder.

 

 

2348. Dices: ‘Sé libre, es decir independiente: aléjate de dependencias. Y, sobre todo, plantéate objetivos. Un objetivo hacia el que dirigir tu vida. Y visualízalo. Y si lo ves… Ya lo tienes’.

¿No te das cuenta que lo que dices es contradictorio? ¿Puedes ser libre, independiente, y tener objetivos? Los objetivos es lo que nos atrapa. Pues el objetivo se convierte en lo más importante. Ahí están los que siempre quieren ganar, y para ello se esfuerzan cruelmente para conseguirlo; ahí están los que hacen a su dios el objetivo de su vida, dispuestos a defenderlo incluso matando, haciendo la guerra. El objetivo, es el que nos divide del presente, del ahora, sea lo que sea; pues el presente, el ahora, nos obstruye, nos quita el placer, al que somos adictos. 

La libertad, la independencia, es vivir en la nada, el vacío. Y para ello, hay que ir más allá de lo que somos, lo que hacemos, de lo que decimos.

 

 

2349. ¿Podemos ayudar a alguien sin ninguna expectativa ni razón? Solamente podemos darnos cuenta de lo que hacemos, vivir el momento que vivimos, e ir más allá. Pues el ego, el ‘yo’, siempre está cavilando, parloteando, es decir, genera miedo y por eso quiere seguridad; por lo que nos hacemos codiciosos, negociantes, aunque digamos que vamos a ayudar a los demás.

 

 

2350. Todos de una manera o de otra matamos para sobrevivir: sacrificamos animales para alimentarnos; cuando competimos, somos codiciosos, también estamos matando a los demás; cuando ensuciamos la naturaleza, el aire, el agua, estamos matando.

De manera que, tanto mata el machismo, como el feminismo; como también lo hacen todos los ‘ismos’; ya que nos dividen, entramos en conflicto, disputamos, nos agredimos, somos crueles, violentos. Y todo eso, lo veamos o no, hace que nos matemos unos a otros. Cuando hablamos mal de una persona, nuestra energía que recibe es destructiva para él, y por ello lo está matando.

 

 

2351. Cuando decimos que el observador es lo observado (yo soy tú, y tú eres yo), quiere decir que todos somos iguales en lo psicológico. Es decir, la mente humana es una en su totalidad. Lo que quiere decir, que todos estamos obligados a experimentar, a vivir, los mismos pensamientos de alegría, sufrimiento, felicidad, dolor, miedo, codicia, vanidad, etc. Lo único que nos diferencia es la manera cómo respondemos a todo eso. Pero todos pasamos por lo mismo: nacer, crecer, vivir en todo el esplendor, el deterioro, la decrepitud, la muerte.

 

 

2352. No podemos cambiar la realidad. Pero sí que podemos ir más allá de esa realidad que nos parece fea, molesta, dolorosa. 

 

 

2353. La cuestión es: ¿De qué manera llega la atención plena? Pues, el parloteo de la mente no va a parar, ya que es ingobernable. Por eso, cuando me doy cuenta que estoy inatento, es cuando vuelvo a estar atento.