Torni Segarra

Seleccionar página

793. ¿No son las metas, los objetivos a conseguir lo que nos trae el desorden, las desgracias, el sufrimiento? Uno quiere que su vida sea rica, tener poder, triunfar, ganar abundante dinero; entonces se pone manos a la obra y se hace indiferente a todo lo demás, no le importa nada los que pasan por un mal momento, los que están en apuros; desatiende a sus hijos, a su esposa o pareja, amigos, vecinos. Y empiezan a suceder situaciones, que perjudican a los demás. Poniendo en peligro su vida y la de los otros. 

Por eso, los objetivos, las metas son como un veneno; aunque eso no quiere decir que hagamos lo que nos dé la gana, vivamos en la anarquía. Pero el excesivo orden, también genera su anarquía, que es la falta de respeto a los demás.

 

794. ¿Se pueden cambiar los pensamientos, lo han intentado alguna vez? Puedes aquietar la mente, los pensamientos con ejercicios de concentración en un punto en la pared, o en un sonido musical; pero eso es momentáneo y pronto llega el parloteo y el deambular el pensamiento. Una mente aquietada, es una mente insensible, embotada, pues es limitada, castrada. Y siempre ella se va a imponer, porque lo de dentro, lo que somos se manifiesta en lo externo.

 

795. Eso de estar ya en el nivel superior o no en cuanto al desarrollo mental o espiritual, ¿quién es el que lo tiene que decir y en base a que escalas y baremos? ¿Quién tiene esa autoridad para hacer esos baremos y decir: esté está liberado o no?

Todo eso es una tontería, porque el liberado puede estarlo en los hechos que se ven, por su exhibición, pero en el ámbito interno nadie se puede liberar; porque la mente no es personal si no global de la cual todos participamos, que es lo que decimos como condicionamiento, programación. Por eso, la liberación, la iluminación, por participar del infinito, no puede conseguirse, y a la vez, sí que tiene la posibilidad de conseguirse. Son como dos líneas paralelas que no se encuentran: una dice que sí que es posible y la otra dice que no lo es.

Así que, no sabemos en realidad quién es el más avanzado, desarrollado, mentalmente, psicológicamente, inteligentemente, espiritualmente. ¿Podría ser capaz una persona de responder impasiblemente, adecuadamente, sin generar división ni conflicto ni desorden, a todos los retos que le llegan por macabros, dramáticos y crueles que sean?

 

796. Si hay apego con libertad, ¿dónde está el problema? El problema está en que el apego no sea del todo aceptado, asumido. Pero si vivimos con él -cosa que hacemos-, de una manera cotidiana, lo aceptamos sin amargura, no hay problemas. El problema siempre está en la no aceptación del problema, ya que esa no aceptación va a causar desorden, conflicto, amargura.

 

797. El pensamiento, la mente, necesita seguridad para operar; de manera que rehúyen de lo nuevo, lo desconocido. Por lo que están presas del pasado, que es lo único que conocen.

Así que la mente misma vive atrapada dentro de su trampa; y hasta que no lo vea como un hecho que es -con todo el dolor, el desorden, la anarquía que genera-, seguirá presa creyendo que vive correctamente. Y en realidad, es así como vivimos: diciendo una cosa, pero haciendo otra; lo que quiere decir, que no lo vemos tan claramente para descartarlo radicalmente.

 

798. Prometer algo sin los hechos que lo corroboren, ¿tiene algún sentido? Por eso, las promesas como son del futuro es algo sin valor, una ilusión, un querer atraparse unos a otros. Porque, siempre lo interno, lo que realmente somos, se impone a lo externo, que es lo que decimos, prometemos, nos comprometemos.

 

799. Si eso fuera de verdad, ¿por qué no todos van a ello? Y si es verdad, ¿por qué hay que pagar el precio del adoctrinamiento, asunción de unos dogmas, leyendas, creencias, supersticiones, obediencia a los que dicen que saben?

 

800. El amor es el arquitecto del universo, que construye y destruye por igual, con indiferencia, imparcialidad, o más allá de nuestro entendimiento.

 

801. Si la felicidad verdadera está en dios, y sus fanáticos y crueles adoradores, seguiremos estando perdidos.

 

802. Por mucho que oremos, nos humillemos, recemos, nos postremos, hagamos sacrificios, ante el que creemos que puede resolver nuestros problemas, si no se pueden, no se resolverán. Entonces, ¿dónde estamos, seguimos engañándonos, viviendo en la ilusión de los que creemos que saben y pueden?

 

803. La misma casta corrupta, falsa, mentirosa, continúa. Sin novedad. Todo igual.  Harán todo lo que quieran, pero lo esencial, lo básico no lo tocarán. No tienen bastante capacidad ni energía para cambiar toda la trama corrupta.

 

810. Si dios nunca falla, ¿cómo ha consentido, ha creado una maneara de vivir en la que, para alimentarse y sobrevivir, nos tenemos que matar y comer unos a otros? ¿No hubiera sido más sencillo, menos problemático, no tener que alimentarnos para sobrevivir, no tener el cuerpo con todos sus requerimientos, problemas?

 

811. ¿Qué es la iluminación? El que está iluminando. ¿Qué es estar iluminado en el sentido que se conoce en Oriente, en India? Es el que se supone que está más allá de los opuestos y las contradicciones, del miedo, más allá del ego, es decir que no tiene esos impedimentos para no seguir siendo mundano.
Pero el problema está en si eso es otra ilusión, otro invento, otra escapatoria. Pues ellos el concepto de dios no lo tienen como los occidentales, ya que en todo ven a dios: una bacteria, un insecto, un animal, una piedra, el aire, el fuego, el agua, la tierra, y por supuesto todo ser humano forma parte de dios.
Pues la iluminación, según dicen, es lo que quitaría todos los impedimentos, obstáculos para que esa manifestación de dios se manifestará en la libertad con respecto a las emociones mundanas, tendencias, sentimientos familiares, tribales, nacionales, religiosos, políticos, libertad con respecto del ‘yo’. ¿Es eso posible para una persona corriente y normal, es decir, para usted, para todos?