Torni Segarra

Seleccionar página

2316. Estas historias demuestran lo brutal, lo cruel de la esclavitud; donde el esclavo era una propiedad más del dueño. Y el dueño de esclavos, nacido y criado en esa sociedad y ambiente, creía que por ser legal ya no podía temer nada de sus actitudes y maneras.

Es curioso que devotos católicos, jesuitas, con un contacto diario con la religión, con sus visitas al templo o iglesia, sus lecturas, sermones, ¿cómo podían conciliar esa crueldad extrema de la esclavitud y un personaje tan libertario tan respetuoso, tan lleno de compasión y amor, como Jesucristo? Pues lo conseguían, porque la mente tiene la capacidad de justificar, blanquear; tiene la capacidad de ver el mal que hacemos como si no lo fuera en realidad.

Por eso, cada cosa que hacemos lo hemos de hacer negativamente, negándonos nuestra seguridad, nuestro deseo egoísta, donde el ego, el ‘yo’, no pueda operar.

 

 

2317. Creo que te ciega el odio. Los tres partidos grandes tienen la misma culpa de que se repitan las elecciones. Pues, absteniéndose uno de ellos, los otros podrían crear un gobierno. Pero no, ni los tuyos ni los otros quieren echarse al margen. Los viejos tienen la fama, pero los jóvenes descarados, sin vergüenzas, numereros, marrulleros, que ya son corruptos, también la tienen. 

 

 

2318. Dudar es de la única manera de no quedar atrapado en ideas, creencias, que nos dividen de los demás, nos enfrentan en conflictos que nos llevan a la violencia y a la guerra.       

 

 

2319. Por supuesto, el verdaderamente rico es el que es honesto; ya que es un hombre limpio; y por tanto, un hombre sereno, lleno de sabiduría.                

 

 

2320. Me refería al número de votos conseguidos. Ya sabemos que los hombres llevamos en sí la imperfección. Hemos de vivir con eso; e ir más allá de todo eso.

 

 

2321. ‘Un secreto, cualquier institución medios de comunicación no se puede guardar como un secreto aún más si es obre nuestra verdad’.

Si la verdad es como un faro que alumbra en la oscuridad de la noche, ¿cómo ha de estar escondida, oculto, para ser sólo de unos cuantos, que forman la élite, una mafia?       

 

 

2322. ¿Qué hay que hacer para ‘desmantelar la arquitectura global de la extracción de la riqueza que ha creado esta corrupción sistémica de nuestros sistemas económicos y políticos’, que provoca ‘La enfermedad mental de la fase final del capitalismo’?

Se ha respondido muchas veces a esta pregunta, pero el sistema y sus consecuencias destructivas, suicidas, continúa. ¿Puede cambiar este paradigma de destrucción de la vida individual, de la destrucción colectiva, de la destrucción del medio del que vivimos, la naturaleza? Primero hay que ser consciente de esta manera de vivir hacia el precipicio, sentir una conmoción por lo que provocamos a los menos afortunados, obligándolos a vivir en la pobreza y la miseria. Sin esa conmoción, que nos desgarre internamente de dolor, no tenderemos la suficiente energía para soportar los obstáculos e impedimentos, que el sistema ya tiene preparado. Como los remedios que lo va a solucionar todo: que los gobiernos saneen la economía saqueada por los ricos y poderosos, por los ladrones corruptos, solicitando créditos a la banca internacional, por lo que el poder pasa a manos de los especuladores y banqueros. A costa de salarios bajos, de las disminuciones de las prestaciones y de los servicios sociales, asistenciales, estancamiento de las pensiones, etc.

Todo esto, a menos que no haga una revolución radical en su vida, va a seguir prosiguiendo: ver lo falso y negativo allá donde esté y descartarlo.

 

 

2323. Quería decirte en relación a tu respuesta a la pregunta, ‘¿Lo que más le fascina?’: ‘La manera en que la vida siempre encuentra un camino para continuar, incluso cuando el entorno no puede ser más desfavorable’. Esto es claro y verdadero cuando la vida no se tiene todavía que terminar. Es decir, cuando una persona no tiene que morir, todo lo supera. Pero, cuando una persona tiene que morir, puede ocurrir siendo joven, sano y fuerte. Porque, la vida no se puede manejar del todo; es como la verdad de ahora mismo, que al instante siguiente ya es otra, siempre cambiante, nueva, desconocida.

O sea, que al igual mueren los enfermos, débiles, viejos; como los sanos, fuertes, jóvenes. La ciencia no puede arrinconar la muerte para que sea solamente para los viejos.

 

 

2324. Mientras sigamos viviendo como vivimos, derrochando, destruyendo, haciendo que la vida sea un carnaval continuo, los hambrientos en África o en otros sitios, seguirán debilitándose, enfermando, muriendo ya sean niños, jóvenes o adultos. 

 

 

2325. Esto es la revolución en acción ahora.