Torni Segarra

Seleccionar página

2385. El deseo y la voluntad, sin comprensión nos llevan a la vanidad, a la codicia, a la especulación, al infinito. Lo que quiere decir, a toparnos con el absurdo; o con lo que hay más allá de ese absurdo.

 

2386. ‘No sabemos nada. Sólo hemos de estar atentos a todo lo que sucede. Y que haya suerte.’

Quiere decir, que, a pesar de nuestros deseos, de nuestras intuiciones personales hacia una persona -en este caso Evan-, no sabemos nada de lo que ha de suceder.

 

2387. La vanidad y codicia viene de la ignorancia, que nos genera miedo de no ser adecuadamente, de no dar la talla; miedo al condicionamiento, a la persona con quien vivimos, al vecino, al compañero de trabajo, a la autoridad, a la muerte, a la nada. Y todo eso lo genera el ‘yo’, el ego, que es el invento para intentar eludir lo que no comprendemos, la vida, nuestras existencias en su totalidad: ¿Por qué he nacido? ¿Por qué todavía estoy vivo, no me ha destruido la vida? ¿Qué sentido tiene la vida para nosotros? Ver la absoluta maldad que hay en nosotros y ver que no podemos hacer nada, salvo ir más allá de todo esto que es la vida.

 

2388. Percepción total. Es decir, la ausencia del ‘yo’, del ego, y sus infinitos problemas. Lo que quiere decir, estar en la nada, la mente vacía, donde lo nuevo, la libertad, que es amor, puede ser.

 

2389. Cada situación que nos llega -un mal gobierno, una crisis, una revolución, una guerra-, tiene su causa que la impulsa y nos obliga a actuar de la manera para poder vivir esto que nos ha venido, nos toca. Si pudiéramos ver, o leer, toda la historia que nos ha precedido, todos los eventos, nos daríamos cuenta de que todo está relacionado y unido, como la noche y el día, como el agua y la tierra.

 

2390. Pareces bonachón, pero te gusta el lio, la riña, -jarana-.

 

2391. Parece ser, que habéis perdido, no veis todo el panorama, de la ladronería que practicáis, la corrupción, la inmoralidad, la indiferencia, la codicia, que se ha instalado desde hace muchos años en vosotros. Y esto quiere decir, que sois descarados, sin vergüenza; y, si no son como vosotros, nadie quiere hacer nada con ustedes, ya que os tienen miedo.

 

2391. ¿Qué hubiera pasado si el agravio fuera al revés -como de hecho sucede-? Todos actuamos para beneficiarnos en lo nuestro, da igual que sea capitalista, de izquierdas, de centro o liberal, cristiano o budista, nacionalistas grandes o pequeños: nos escuece cuando nos hacen daño, pero somos indiferentes, indolentes -disfrutamos excitados-  cuando somos nosotros los que hacemos daño.

 

2392. Decir la verdad, puede ofender; pero sigue siendo la verdad. Si nos molesta, hay que ir más allá de ella.

 

2393. No ha matado a nadie, pero según lo que dice, está en ese camino de querer destruir a una persona.

 

2394. No es lo mismo estar sujeto al Estado, a un gobierno, ser un funcionario, político, etc., que trabajar para una empresa privada.

 

2395. ¿Hay algún hombre que no sea machista? Si es un hombre entero, completo, tendrá que ser algo machista; podrá decir que es menos machista, que el que lo es más, pero él también seguirá siendo machista.

 

2396. El problema y su solución está en la palabra siempre. El pensamiento, la mente, tiene el poder para objetivar y pretender lo que consideramos mejor para nosotros, pero eso no es siempre, no sucede siempre. 

Por tanto, la mente a un cierto nivel, en un cierto momento, es gobernable, pero en otros no.