Torni Segarra

Seleccionar página

3219. El racismo no es la solución. Pues el racismo es chulería, odio a los otros que también quieren vivir como todos los demás. Y que, por la fuerza de los hechos, se estrella en el absurdo que genera el vivir en una continua guerra.  

Guerra, que todos los racistas del mundo habidos, nunca han ganado. Eso sí, lo destrozan todo, incluso ellos mismos, con su locura.

 

 

 

3220. La casta política, carca, vieja, sigue con sus maneras marrulleras, que quieren vender lo que no es, como si lo fuera. Un poco más de seriedad, menos hipocresía, menos falsedad, que todo no es materialismo; está la dignidad, la sobriedad, el goce de la sinceridad, de la verdad.

 

 

 

3221. Tú te crees que diciendo: ‘Es más fácil conseguir votos de la clase obrera a los que solo hay que decirles lo mal que lo estamos pasando, que explicarles una alternativa que solucione sus problemas’, eso es bastante. Lo real, lo verdadero, lo que no son mentiras, son los hechos, cómo vive cada cual la vida cotidiana. 

En cuanto a la alternativa, sólo absteniéndose de ser corruptos, inmorales, ya todo funcionaría mejor.

 

 

 

3222. Lo más grave de los ricos, de las clases altas, es que votan sabiendo que a los que votan son ladrones corruptos.

 

 

 

3223. Muchas palabras, pero pocos hechos. Son la derecha pura y dura, en versión junior o boy scout.

 

 

 

3224. Parece ser, que la cacería prosigue, y siempre seguirá. Aunque, lo que hay por ahí para sustituirlos, no les llega ni a las suelas de sus zapatos -me refiero al humanismo y a la ausencia de dictadura y de tiranía-.

 

 

 

3225. ‘Cualquier intento de establecer el cielo en la Tierra termina en el infierno.’ 

Esto es así, porque el cielo no existe, es un invento para proveernos de una falsa seguridad. Y como no existe, esa obstinación en buscar la felicidad -el cielo-, siempre ha acabado, y acaba en tragedia, en un infierno.

 

 

 

3226. Por eso, cuando vemos toda la barbarie, la fealdad, de la guerra con su dolor, su locura, ya no podemos hacer más la guerra. Ese dolor tan profundo y perturbador de estar haciendo daño a otro, es el que hace que descartemos todo lo que nos lleva a la guerra. Y nos hacemos sencillos, amables, respetuosos, sin problemas en la relación.

 

 

 

3227. Si realmente necesitabas hacer eso que has descrito, ¿hay algún problema para hacerlo, conseguir ser libre?

El problema está en hacer lo que no queremos, porque ahí se genera división, conflicto, desorden, maldad.

 

 

 

3228. Me refiero a los tres millones de parados; me refiero a las personas que desahucian y no tienen donde vivir, siendo como está obligado el Estado a proveer a los ciudadanos de una vivienda; me refiero a la arbitrariedad del Gobierno a la hora de influir en las instituciones siempre a su favor; me refiero a los millones de pobres que viven escondidos en los pueblos que a nadie de las televisiones, diarios, administraciones, etc., les interesa, que viven en la precariedad, rozando la penuria; me refiero a los centros médicos que han cerrado en los pueblos donde causan muertes, ya que se tienen que desplazar para ser atendidos médicamente; me refiero a las listas de espera de varios meses para ser atendido médicamente; me refiero a que no entren las prótesis dentarias en la seguridad social, o pagarlas a centros privados; me refiero a los miles de jóvenes que se han ido al extranjero para poder trabajar; me refiero a las trabas, obstáculos, que ponen para poder estrudiar, con sus ideas centralistas retrógradas. 

Y me refiero a esos ladrones corruptos, inmorales, que son tratados como si fueran de una casta especial.

Esta mañana me he enterado, que un gran caso de corrupción de hace unos quince años, que afectaba a la derecha, porque, según dicen, se grabaron las conversaciones, resulta que esas escuchas las han considerado ilegales; y han suspendido el juicio a varias decenas de implicados. ¿Pero, lo importante no es esclacer los hechos, y no cómo se esclarecen? Por eso, todo está corrompido por la casta política de siempre.

 

 

 

3229. No digas vaguedades. Argumenta como una persona educada, seria, sin chabacanería ni buscando jarana.

Si es que puedes y quieres, claro. Te he contestado con esa intención, pues todo lo que digamos ya sabes que se puede relativizar como todos lo hacemos. 

La edad física no es lo importante, hay personas que son jóvenes, pero mentalmente son viejas, y al revés; lo que importa es poder y saber ver dónde está lo falso y descartarlo radicalmente.