Torni Segarra

Seleccionar página

2157. Podemos es un partido político que hace dos años que se creó. En la actualidad es el partido con representación en el Congreso de Diputados, más a la izquierda; que nada tiene que ver con el partido en el poder, que gobierna -aunque ahora está en funciones, a la espera de la formación de un nuevo gobierno o unas nuevas elecciones-. Sus votantes son en su mayoría jóvenes. Son republicanos; independientes de grupos religiosos; y aunque son nacionalistas, centralistas españoles, aceptan un referéndum consultivo para Cataluña, el País Vasco, Galicia, sobre su independencia del Estado español.

En lo económico abogan por una economía más distributiva, en la que los menos afortunados no lo sigan siendo; y los ricos y poderosos, corruptos e inmorales, dejen de serlo.

Los disconformes con Podemos, van desde los más carcas y fachas tanto de derechas, como de izquierda. Es el tercer partido más votado.

En cuanto a los partidos rivales, son todos los de derecha, con los que se niega a pactar para formar un nuevo gobierno; en la actualidad con cualquier partido de izquierdas podría formar gobierno, siempre que en ese gobierno no estuviera la derecha. En realidad, el mismo rechazo que tiene Podemos por la derecha; ésta también lo rechaza a Podemos visceralmente.

 

2158. Algunos creen que el mundo es sólo ja, ja, ja, blablablá, fiestas e ir de un lado a otro como si no pudieran parar. Pero, hay más, hay mucho más, que está ahí: los hambrientos, los miserables que todos les huyen porque les tienen asco, por su pobreza, enfermedad y abandono de todo lo que un ser humano necesita. Son pocos los que se atreven a tener un contacto directo con los miserables, los más pobres de los pobres; pero los que lo hacen, lo hacen como si no lo hicieran, para no ofender a esos que pretenden ayudar, estar con ellos sin huir ni perder la conciencia por el shock que están recibiendo.

 

2159. Si la mente global es la que influye y domina a todas las mentes, de cada cual, mientras esa mente global no esté liberada, nosotros no podremos ser libres. Porque mi mente depende y forma parte de esa mente global, universal, está supeditada a ella.

O, ¿puede la mente de uno, la tuya, ser completamente libre de las influencias, el poder de la mente universal, de manera que no me lleguen pensamientos ni ondas mentales indeseadas, negativas, malvadas?

 

2160. Todo lo que ingerimos afecta al cuerpo, y si hay alguna disfunción la agrava: de manera que es preciso tener un régimen alimenticio para cada cual.

Y, aunque se tomen medicinas para poder ingerir más alimentos, aunque al principio uno tiene más capacidad de alimentación, con el tiempo esa capacidad de alimentación, también necesita su control para no excederse.

Creer que, haciendo ejercicios físicos, caminatas y paseos, etc., trabajar sin cesar, va a eliminar el alimento excesivo, negativo ingerido, es una ilusión; pues el cuerpo tiene su límite y se agota físicamente, de manera que no puede seguir con la actividad física, cuando aún tiene la reserva alimenticia en su cuerpo, en su sangre. Y, esa reserva, es la que provoca la enfermedad.

Los animales que viven en la selva, sobre todo los carnívoros, como tienen que cazar lo que comen, con sus complicaciones y problemas, al tener que defender la pieza que han matado de los que se la quieren robar, se ven obligados a comer lo justo para poder sobrevivir. Por eso, en las selvas no existen los animales gordos, con exceso de peso, es decir, sobre alimentados.

 

2161. Por eso, los conflictos se acaban cuando dejan de pelearse entre ellos. Para eso, hay que comprender la esencia de los conflictos; es decir, comprendernos a nosotros, al pensamiento, al ‘yo’.

 

2162. Los seres humanos, el hombre es quién es, no por lo que ha comido, etc., sino porque tiene un mandato, programación, condicionamiento: él tiene que mandar para poder sobrevivir y reproducirse. Y ese mandato, paradigma, es el que le da combustible -energía- para hacer todo lo que ha hecho y lo que hace.

Y como todos hemos de hacer lo mismo, es por eso que vivimos en una competición desde siempre; pues toda vida -bacterias, microbios, insectos, etc.- tiene el mismo patrón: vencer a los demás y reproducirse.

Por eso, comamos lo que comamos, hagamos lo que hagamos, eso no importa; lo que importa es la obligación de satisfacer lo que nos determinan las glándulas sexuales; lo que importa es el miedo a ser expulsado del grupo, quedarse aislado con todo el peligro de morir indefenso ante los demás, los animales, los elementos.

 

2163. Desde hace unos treinta y cinco años, que no como carne ni nada que sea de origen animal. Al principio tuve la suerte de vivir con alguien que respetaba mi actitud, ya que la persona comía carne recurrentemente. Luego viví con otra persona, que quería ser vegetariana; y hacíamos todos los platos convencionales, pero sin la carne ni el pescado. No encontrábamos diferencia entre una paella sin carne o con carne. 

Creo que mi energía, mi fuerza para ir más allá de las dificultades, me la proporcionó el sentimiento de compasión hacia los animales. Ahora vivo entre personas que ninguna es vegetariana, por lo que como por mi cuenta; algunos tienen celos; miedo de hacerlo ellos, porque creen que no tendrán bastante energía para enfrentarse a los retos de la vida. Por lo que al principio lo banalizaban, veían que los resultados para ellos serían negativos.