Torni Segarra

Seleccionar página

 

1977. No entiendes, Rita. De lo que se trata es de que, una institución, una religión organizada, no puede ni debe -si es que es religión- manejar, dominar a toda la humanidad -como pretenden hacer todas la religiones-. Pues el amor, que es libertad total, mientras exista dominación, dependencia, esclavitud, no puede ser.

 

 

1978. Hay una solución: que la votación sea secreta. Pues la democracia es: cada persona un voto emitido con libertad y sin amenazas, secreto, inviolable. 

Los tiranos, los dictadores, prefieren que las votaciones sean públicas, de viva voz o a mano alzada; para así, sancionar, represaliar, o expulsar, a los que se salen del guion preestablecido, siempre favorable a los tiranos, dictadores, corruptos, ladrones.

 

 

 

1979. Pues, no sería una mala opción; pues visto lo que hay por ahí -corruptos, marrulleros, carcas, golpistas, falsos, traidores, ladrones-, parece ser que estos son lo mejor que hay. Aunque hay que aclarar: que, en el país de los ciegos, el tuerto es el que manda, decide, gobierna.

 

 

 

1980. Si admiras esas personas, es tu opción. Pero, has de saber que esos dos personajes, muchísimos los consideran carcas, fachas, traidores, golpistas marrulleros, chabacanos y superficiales, anti demócratas -en tanto que han bramado y braman por el golpe de estado del dictador Franco, ahora ellos hacen lo mismo-.

 

 

 

1981. ¿Se puede elegir la bondad? ¿O la bondad está determinada por los retos que nos llegan? Si nos llegan retos perturbadores, terriblemente dolorosos, si nos llega la mala suerte, ¿puede florecer la bondad -en el sentido de que todo está bien, nada nos molesta, suceda lo que suceda-?

 

 

 

1982. Si nuestra propia naturaleza nos obliga, nos dicta, lo que hemos de hacer, no nos podemos autoimponer nuestro destino. Pero, esto tampoco es lo verdadero. Porque en la vida hay una parte de fatalidad, y otra parte de libertad.

 

 

 

1983. El verdadero bálsamo para las llagas, es la comprensión de lo que sucede que viene con la inteligencia. Y, la bondad es una consecuencia de la inteligencia.

 

 

 

1984. En un golpe de estado -o palaciego-, lo primero que se hace es quebrantar la ley, ya sea mediante mentiras, falsedades, marrullerías, difamaciones, envidias, celos, odio, y a veces violencia y matanzas, etc., para quitarle el poder al que lo está ejerciendo. Lo que venga después, luego, ha de ser más de lo mismo; porque, el que ha derrocado tiene que estar siempre en guardia, ya que sabe que el vencido tiene que hacer todo lo posible para volver al cargo y al poder que tenía.

 

 

1985. Volver a imponer los exámenes de la vieja y atrasada reválida, demuestra que quieren imponer todo lo del régimen anterior, fascista del dictador Franco. Como no se fían de los profesores, ya que no los pueden controlar, nos obligan a hacer unos exámenes centralizados, vigilados, organizados por ellos mismos.

Es decir, otro signo de dictadura, de imposición, de miedo a la libertad, a la verdad; para así, seguir imponiendo la desigualdad, la injusticia, la explotación de los menos afortunados; para que todo siga como siempre: los ricos son más ricos, los pobres más hundidos, esquilmados en sus ingresos, sueldos. 

Ahora sí, ellos con sus palabras halagüeñas, que son todo lo contrario de lo que hacen, se presentan como si fueran palomas frágiles, incapaces de hacer lo que hacen: ser corruptos, inmorales, ladrones.