Torni Segarra

Seleccionar página

356. De ahora hasta que vulvas a pasar, ya se habrán destruido las flores. Lo que hay que hacer son buenos actos. Pues ellos van a generar adecuadas consecuencias.

 

 

357. Creer en algo superior que nos va a resolver todos los problemas, si no es por una creencia ciega, fanática, eso no puede ser. Por eso, la creencia necesita más creencia, el fanatismo más fanatismo y superstición. Cosa que se demuestra en que los países más atrasados, subdesarrollados, son los más creyentes, supersticiosos y fanáticos. Donde no hay luz para la inteligencia, pero sí para la creencia fe y ciega.

 

 

358. Estamos solos, pero no nos gusta estarlo ya que nos disgusta, nos descompone, nos quita el confort. Por eso, somos buscadores de algo que nos acompañe a todas horas. Y como las personas no nos pueden satisfacer como queremos y necesitamos, recurrimos a toda suerte de sucedáneos, a comprar lo que no necesitamos, a ir de un lugar a otro buscando no sabemos qué ni a quién.

De manera que vivimos como los drogadictos que no tienen su droga que tomar.  Así que, el problema está en ver todo el panorama de la mente, cómo opera y funciona ante cualquier reto, cómo responde al miedo a la soledad, cómo huye y quiere cambiarlo. Así que, cuando ve todo ese panorama como un hecho del que no podemos deshacernos de él, es cuando las neuronas, la mente, se aquietan comprenden, cambian. Y ya no vemos la soledad como un problema que nos impela a buscar, a hacer algo para no verla ni sentirla.

La soledad, sigue estando ahí, pero no molesta; pues ella nos sigue contando a todas horas su secreto.

 

 

359. El hablar es preciso. Por lo que medio mundo habla del otro medio mundo. Por eso, lo importante no es lo que decimos de los demás, sino lo qué hacemos con los demás: si somos educados con ellos, si tenemos una actitud de ayuda y facilidad para que resuelvan sus problemas.

El hablar de los demás hace que nuestra percepción de ellos sea más completa y profunda, de manera que así podremos comprenderlos y ayudarles con más facilidad.

 

 

360. Las lágrimas nos limpian el corazón momentáneamente. Pero eso es una emoción momentánea que nos desborda. La comprensión que nace de la inteligencia, por medio del amor, es la que consigue poner orden en nuestras vidas.

 

 

361. Los motivos son el combustible paras que funcione el motor de nuestra vida. Pero los motivos, además de los meramente físicos, han de ser una consecuencia del orden. Por tanto, hay que ver si nuestra vida tiene ese orden preciso para poder vivir sin conflictos, sin luchas ni peleas que no tienen fin, que es lo que nos amargan nuestras vidas.

 

 

362. Cuando el amor es, nada falta. Sólo se vive; no hace falta hablar de él, si se terminará o no, ya que eso es cosa del futuro. Todo lo que digamos del amor, es del pasado o del futuro; y por tanto es una descripción, un concepto, Cuando el amor es lo real, lo directo, lo que lo quema todo: el tiempo, los gustos, los complejos, los prejuicios, los miedos, las mentiras, las clases y castas sociales, y nos deja desnudos tal cual somos.

 

 

363. El problema del sexo y lo que esperamos de él, es que tiene un final. Y para que ese final no sea un desencanto, tiene que haber amor. ¿Es el sexo amor? Si es amor no generará problemas, sino que será una prolongación del orden que ha generado esa actividad sexual.

 

 

364. Los roles de cada persona dependen de los roles de las otras personas; de manera que no hay libertad posible para nadie.

Si vemos, observamos una selva, los animales se comen unos a otros, quieran o no. Ya que su mandato es sobrevivir como sea. Entonces ahí cada rol de víctima o de depredador es incuestionable, de lo contrario la selva sería inviable.

Sólo cuando vamos más allá de nuestro condicionamiento -si es que podemos-, es cuando somos libres del papel asignado por la naturaleza, por la vida.

 

 

365. La paz interior pasa por perdonar. Sin perdón la vida es una guerra continua. ¿Puede haber paz interior haciendo la guerra?

 

 

366. Soñar con ser algo, es como el negocio del negociante: trabaja mucho para luego no trabajar. Pero cuando ya no necesita trabajar se deprime, no encuentra sentido a la vida, necesita seguir haciendo algo, su trabajo.

Pero si vemos que solamente necesitamos lo preciso, lo esencial y básico, la vida ya no tiene esa desesperación, ni esa carrera por llegar a una meta que siempre parece inalcanzable. Volviéndonos desordenados, amargados.

 

 

367. Si no fuera porque vive en Andalucía, España, que dicen que la tortura y asesinato de los toros por diversión es la fiesta nacional, sabría él lo que es despreciar, infravalorar, el desacato a toda una autoridad, el cargo de Defensor del Menor. Parece que el torero sea un señorito de mediados del pasado siglo, que se cree que aún vive en una dictadura militar fascista, y puede hacer y decir, él solo claro, lo que le da la gana; aunque no tenga razón.

En un país civilizado europeo, primero que nada, no sería torero -ya que allí eso es inimaginable-. Y si expusiera a su hija, con todo el peligro que tiene, ante un animal, un toro, aunque sea pequeño, tal vez le quitarían la custodia. But, Spanish is different. -Pero, el español es diferente-.

 

 

368. Si el equilibrio pudiera ser una realidad en nosotros, seguramente sería una clave para la felicidad. Pero como el equilibrio es escurridizo, parece imposible, la clave de la felicidad es hacer lo que uno quiera hacer de verdad; de manera que no hubiera división entre lo que hacemos y nosotros.

Es decir, la felicidad llega cuando internamente no hay una actividad contradictoria, cada una estirando hacia sí; sino que hay armonía, donde sucede la confortabilidad del vivir sin esfuerzo, sin forzar brutal y cruelmente a la realidad, a las personas, a todo lo que existe.