Torni Segarra

Seleccionar página

2617. Como todo en la vida, cuando queremos llegar a la raíz de lo que sucedió en el pasado, de un acto que hicimos, ante la pregunta de qué hubiera sucedido de no haber hecho ese acto. Y, por lo tanto, tenemos el dilema de si lo hicimos bien o no. Jamás lo sabremos, porque cuando una cosa sucede, los hechos se suceden de manera que cada uno de ellos nace y muere en el mismo instante de ser. Por lo que no hay manera de recabar toda la información necesaria para emitir un juicio de valor, de si fue mejor hacer un acto bárbaro, bestial, atroz, como el lanzar el ataque nuclear en Hiroshima a o no hacerlo. A favor están los que dicen que, de esa manera, al rendirse Japón, se evitaron más tiempo de actividad bélica, con sus muertes, miseria, dolor; además de un aviso a los enemigos de que la cosa se podría repetir. Y en contra, que fue demasiado destructiva -pues era la primera bomba atómica-nuclear lanzada sobre una población de una gran ciudad-.

Porque en ambas direcciones, lo adecuado o no de hacer algo, se puede tanto justificar como negar infinitamente. Por lo que todo acaba en una especulación, una pérdida de tiempo, un entretenimiento.

 

 

2618. El gobierno ha encontrado un filón de oro con la crisis de Venezuela, que la usa para torturar a Podemos cada vez que se inflama, que es cuando más daño hace. Pero al gobierno le sale el tiro por la culata, al no darse cuenta que con su comportamiento está humillando y maltratando a los saharauis, los sirios, al negarles la nacionalidad como perseguidos políticos; cosa que no hace con los parientes de los opositores venezolanos a los que sí que se les da protección internacional. Es decir, como los opositores venezolanos son la misma derecha carca, facha, que la española, cosa que no pasa con los saharauis y los sirios, les da toda clase de facilidades. Dejando a la democracia en pañales.

 

 

2619. Ese desorden y anarquía que generamos, por ser insensibles, indiferentes, pasotas, de divertirse jugando con los alimentos, y más aún con los animales, es lo que da alas a los que quieren destruir la civilización occidental y con ella al cristianismo.

 

 

2620. La culpa es del demonio, que no puede responder y quejarse. Y no nos olvidemos que entre todos lo matamos y él solito se murió. O sea, todos en parte somos culpables de todo lo que ocurre; ahora falta poder verlo como el hecho que es. Y si lo vemos, si somos afortunados, entonces esa visión genera su acción que es orden.

 

 

2621. A él le gustaría ser un nuevo emperador. Pero, lo que no sabe es que tal vez sería su ruina; por aquello de que la fantasía, la ilusión, las alucinaciones, nos destruyen. Por eso, se dice: ‘A los que los dioses quieren destruir, primero les quita la razón’.

 

 

2622. Al final y desde el principio, el racismo -el rechazo a los demás- no es sobre el color de la piel, sino algo más profundo y vital: la diferencia entre unas personas atrasadas respecto de otras desarrolladas en todos los ámbitos.

A los blancos que viven con los negros, se les exige un plus de humanismo para que así el racismo no sea tan descarnado y evidente. Por lo que volvemos a ver que la raíz del racismo, está en el mismo conflicto y problema ente pobres y ricos.

El cristianismo, y algunas religiones humanistas, han propagado que hay que hacer el bien: tratar a los demás, sean quienes sean, con bondad, cariño, compasión, con amor. Pero claro, eso se tiene que vivir en cada acto de la vida cotidiana de las personas, para que se convierta en un hecho, y no en meras palabras, una idea o teoría. Lo que quiere decir, que para que ese humanismo radical, preciso para poder ir más allá de las diferencias raciales, económicas, etc., sea un hecho hemos de comprender el ego, el ‘yo’, y liberarnos de él.

Ahora viene las complicaciones: ¿cuántos quieren, están dispuestos, a liberarse de ese ‘yo’, divisivo, conflictivo? Porque si se fuerza a alguien para que haga algo que no quiere, actuar ordenadamente, el resultado seguirá siendo desorden. Y seguiremos en el mismo ámbito de siempre: división, conflicto, violencia, guerra.

 

 

2623. Somos una realidad llena de intención, hasta que nos damos cuenta de ello y no estamos de acuerdo. Y entonces, la intención se desvanece.

 

 

2624. Sin la extinción del ‘yo’, seguirá habiendo amos: la persecución del placer, de dinero, de poder; la seguridad, la indiferencia.

 

 

2625. Dios borra tu pasado, restaura tu presente y bendice tu futuro, porque es la nada, el vacío mental.

 

 

2626. Es hermoso cuando pasan cosas inexplicables en la vida y sabes que fue la energía infinita del amor el que lo hace posible.

 

 

2627. La fuerza de los hechos dice que va a perder. Así como él hacia perder a los viejos, que eran los mejores, de su juventud. Karma.

 

 

2628. Es inexplicable que las fuerzas políticas corruptas, que roban, sigan siendo votadas. ¿Es qué hay tantísimos corruptos? Sí.

 

 

2629, ¿Por qué no? Si no aceptas el cambio, la catarsis, es que estás bloqueado: vives en la fatalidad robótica.