Torni Segarra

Seleccionar página

2348. Todo lo que damos como un regalo, es un regalo. Otra cosa es, si le damos importancia, si nos sirve para algo.

 

 

2349. Hay una caterva de fachas, que digan lo que digan va en dirección siempre a la derecha. Pero son tan tontos que se creen que los demás creen lo que dicen.

 

 

2350. Finalmente el desorden es solamente cosa nuestra. Pues, tu orden puede ser para mi desorden.

 

 

2351. ¿Quién dice el que tiene que hablar en una institución democrática? Serán los que dirigen esa institución de acuerdo con los estatutos, normas, directrices. Pero ni tú ni yo ni nadie, que no sea dirigente o autoridad de esa institución, puede prohibir que hable el que sea, alguien por mucha tirria que le tengamos, por criminal que digan que es, corrupto e inmoral, ladrón; el que no quiera que no vaya al acto informativo, de homenaje, charla o plática.

Y ese acto de no ir, porque no estás de acuerdo, sin crear ningún problema de orden público, etc., es lo que fortalece la democracia, lo que te hace un verdadero demócrata; que no tiene nada que ver con la chulería facha, carca, brabucona, que tienen los superficiales que todo lo quieren arreglar con tiros, violencia, guerra.

 

 

2352. Te has quedado colgado con el terrorismo que se hizo en España durante varias décadas. Ahora, afortunadamente, todo eso ya hace tiempo acabó. Pero por lo visto, no ha acabado para ti, porque sigues con la misma dinámica acusatoria como si aún estuvieran poniendo bombas por las calles o se persiguieran a tiros. Y esa. dinámica te enloquece, te pone como si fueras un terrorista o los que iban contra ellos, de manera que vivían en un estado de guerra total. Esa es la impresión que das: como si quisieras que todo aquello, que ya está muerto y enterrado, estuviera aún activo con su drama enloquecedor.

 

 

2353. Las religiones organizadas son una manera más para controlar a las personas. Pues se usan palabras bonitas, términos alucinantes que nos pueden hacer ir más allá de todo los que nos tiene atrapados: la mundanalidad. Pero al tener esa parte irracional, que nos deja más allá del bien y del mal, nos hace capaces de hacernos asesinos en masa en nombre de la religión, de su dios, del amor que profesamos hacia todo ello.

 

 

2354. Los que tienen algo que los hace extraordinarios es porque tienen una ventaja -suerte- con respecto de los demás que no tienen. Pero, eso que parece extraordinario no nos debe cegar, para poder ver que es a costa de otras cosas que carece. Un intelectual suele ser malo en las manualidades. Las personas especialistas en hacer algo -deportistas, artistas, modelos-, suelen ser frívolos, superficiales, vulgares, ineptos, en los otros ámbitos de la vida. Eso es la condición de ser un especialista en algo: todo lo demás parece que no interese; pues todo el tiempo y la energía se invierte en la especialidad.

 

 

2355. ‘¿Qué es el amor mi querido amigo?’

El amor, es lo nuevo, lo que nada ni nadie ha tocado. Por eso, el amor es la inocencia, la pureza, lo sagrado. Nosotros a todo lo que tocamos le transmitimos esa energía nuestra de nuestro condicionamiento; cada pensamiento, cada deseo, cada idea, cada plan, lleva en sí la perversión del miedo. Y este miedo es el que empieza a inventar algo que nos libere de él.  Pero, el miedo como nuestro condicionamiento, siempre están ahí; de manera que no podemos descartarlos; y como no comprendemos, es cuando insistimos en querer huir, generando división; que, a su vez, esta división no deja, ya que la obstruye, el que fluya, no llegue la energía en su totalidad para poder encarar y responder a los retos en su totalidad.

 

 

2356. Porque lo perfecto, la perfección, no existe; es una ilusión que nos gustaría que fuese, pero no lo es.

 

 

2357. ‘Me falle mil veces a mí, por no fallarte a ti’.

Pero, ¿era preciso, o era tu opción? Porque cuando vemos que lo que tenemos que hacer es algo ineludible, no tiene sentido ni cabe la vanidad. Porque, uno es la misma realidad, se mueve con ella sin opción; es como el respirar que se tiene que hacer queramos o no.

La vanidad es otra ilusión del ego.

 

 

2358. ‘La señal de que no amamos a alguien es que no le damos todo lo mejor que hay en nosotros’.

¿Cuándo amamos somos conscientes de si lo damos todo o no? Una mente cavilando, cotejando la realidad, ¿puede experimentar amor? No puede, porque está dividida, en conflicto entre lo que está sucediendo y lo que yo quiero que suceda.

 

 

2359. Hay una caterva de fachas -aunque ellos digan que son de izquierda-, que digan lo que digan va en dirección siempre a la derecha. Pero son tan tontos que se creen que los demás creen lo que dicen. Aunque ellos lanzan el anzuelo porque siempre alguien se enganchará.