Torni Segarra

Seleccionar página

  

3143. Respétate a ti mismo. Pero no te olvides de respetar a los demás. Porque si no, estaremos generando confusión, desorden, violencia, guerra.

 

 

3144. Pero si esa es la dinámica de las democracias: varios se presentan para concurrir en unas votaciones libres, etc. Y salen los elegidos para mandar: los que más poder tienen en el Parlamento, para poder conformar el gobierno y promulgar las leyes.

Que no gusta ese nuevo gobierno, pues se espera hasta las próximas elecciones y no se les vota a ellos ya que uno cree que lo han hecho mal.

 

¿Dónde está el problema? Mira Madrid, da pánico de la basura que hay, con sus ladrones, multimillonarios, corruptos, que no conocen la moralidad. Y actúan como bestias salvajes, sin importarles lo más mínimo los daños a los menos afortunados: los que no tienen trabajo; los que echan a la calle de sus apartamentos mediante un desahucio cruel; las pensiones miserables; toda la erosión de los servicios sociales para hacerlos fracasar y así convertirlos para la rapiña al hacerlos privados.

 

 

3145. El problema está en que cuando estamos hablando con una persona, con atención total, sin que nada se interponga entre nosotros, todo fluye sin poder reprimir ni tocar nada de lo que surge, de lo que decimos.


Es decir, tú me preguntas, ‘¿Cómo estás?’ Y rápidamente, sin que medie la censura ni la autoridad del que dice que sabe, a uno le sale y responde: ‘Bien. Estoy bien’, o ‘Mal. Estoy mal’. Pero una vez que está dicho ya no hay marcha atrás.


Por lo que los que preguntan, si es que quieren saberlo de verdad -pues la pregunta no es retórica-, tienen que ir más allá de las palabras, de lo que se dice, y ver qué hay de verdadero o de falso en esa respuesta.

 

 

3146. Parece ser que les gusten los líos. Han terminado una guerra sangrienta y los vencedores después de un largo tiempo quieren aún más venganzas, más tribunales, más bestialidad.

 

Y es que no hay comprensión, no comprendemos. Luego a llorar, a gritar, a rabiar. Hasta la próxima ocasión. Qué feo y desafortunado.

 

 

3147. Uno quiere ayudar para poner orden. Pero para poner orden en la vida de los demás, yo tengo que tener ese orden que quiero para los otros.


Sino hacemos como los bomberos pirómanos: ellos mismos provocan el fuego, el incendio, que ellos mismos van a pagar. Rodando dentro de un círculo cerrado sin parar, ridículo, absurdo, banal.


Es decir, que todo sigue igual. Solamente nos hemos llenado de vanidad, alimentando al insaciable ego. Lo que quiere decir, que prosigue el mismo dolor y sufrimiento de siempre.

 

 

3148. Precisamente, la nada aniquila al ego. Porque en la nada no hay referencias para constatar, para cotejar.

 

Si no hay nada de lo que genera el pensamiento, que es siempre el pasado, entonces ahí está la liberación.

 

Sin la nada, somos la mundanalidad, la vanidad, el quiero pero no puedo.

 

 

3149. El límite del silencio es que no hay palabras con todo su ruido.

Los límites están en el pensamiento que sólo puede generar lo viejo, el pasado.

Lo nuevo, lo que no tiene límites, es la nada, sin referencias de lo que ha de ser o no ser.

 

 

3150. ¿No se dan cuenta los que entran en los partidos políticos que, en el momento que toman  el poder, se convierte en una actividad peligrosa?

Las relaciones humanas tienen unas pautas, sus maneras, su dinámica, por lo que cuando alguien tiene poder -ya sea político o de otra índole-, toda su vida se va a conmocionar por las presiones de las personas, que quieren sacar algún beneficio, ya sea directamente el que tiene el poder, o por ofertas ilegales, corruptas, de los otros.

 

Por eso, los políticos están presionados por ellos mismos, por su deseo de sacar beneficios. Y por los que se acercan a ellos para sacar beneficios de su poder, a la hora de hacer algún trabajo, en un organismo, un ayuntamiento, etc.

 

Por todo ello, los que quieren dedicarse a la política deberían recapacitar, estudiar profundamente la situación, ya que van a enfrentarse a retos que les van a comprometer si no tienen la capacidad de ver dónde está lo negativo y descartarlo radicalmente.

 

 

3151. No creas que los nuevos están limpios de corrupción, de mentiras y falsedades. Cuando uno es un militante de base cualquiera, todo parece fácil a la hora de comportarse. Pero cuando uno quiere el mando, mandar, en ese mismo instante es cuando empieza su actividad corrupta. Pues no solamente quiere mandar uno, sino varios. Por lo que se desencadena una actividad frenética, de competitividad, donde las mentiras, los engaños, las difamaciones, las alianzas hacen que todo parezca una mafia.

 

De manera que para llegar a un cierto poder uno ya tiene que ser indolente, insensible, indiferente al los sufrimientos que provoca en los demás.

 

Cuando están arriba del todo su actitud es como la de los tiranos. Desafían a todos, les preguntan algo como, ‘¿qué sucedió con esa cuenta corriente que estaba sucia, ya lo han aclarado?’ Y lo despachan diciendo que eso no es cosa suya –aunque sí que esté enterado-, eso es cosa de los que se dedican a manejar esos temas. Intimidando con toda la potencia, el chorro de energía que tienen, que ya ha desarrollado, al que se lo pregunta.