Torni Segarra

Seleccionar página

3152. Eso que decimos el Ser y lo convertimos como una actitud de la vida, está sujeto a lo que es la vida. ¿Qué es la vida, la real, no la que queremos que sea, sino la que no nos podemos quitar de encima?

 

La vida no es una sola vía, un sólo camino. La vida es sorpresa, lo nuevo y lo viejo, el pasado, el presente, el ahora. Y también es la ternura y la aspereza.

 

¿Han tratado alguna de enfocar su mente en un punto, en un objeto? La mente se distrae, quiere la actividad, lo nuevo, quiere vivir la vida que no está planificada. De manera que es incontrolable, ingobernable. Por lo que si la forzamos generamos conflicto, división.

 

Por eso, cuando nos quedamos atrapados, con algo de la vida que nos gusta, nos estamos dividiendo de la totalidad de la vida, de la realidad, de la verdad, que es infinita en posibilidades, inabarcable. 

 

 

3153. Hay quienes no tienen el sentido del ridículo desarrollado, se han quedado raquíticos. Por eso, ellos tienen ventaja, porque van desenfrenados sin darse cuenta de todo el desorden y la confusión que generan.

 

Pero, lo más grave es cuando se dedican a la política. Todos los que son como ellos, sin vergüenza, los votan y pueden llegar a mandar. Y entonces vienen las desgracias de las dictaduras, el racismo, la xenofobia, la insensibilidad hacia a los menos afortunados.

 

 

3154. Todos los que sobresalen, están ahí por los enanos. Uno solo, no es nadie.

 

La diferencia está en: ¿Qué hacen esos enanos, y al que apoyan?

 

 

3155. ¿Te crees que el que entre no va a robar? Dicen que el 3% es algo que todos los partidos hacen. Y si no tienes bastante, vete a Madrid a ver si te gusta más el  modelo de allí:  de mafia putrefacta, cruel e inhumana, que roba y los pobres que no pueden ni comer, que no tienen casa, ni nada de nada.

 

Creo que a las personas como tú el problema que tenéis es que odias con todas vuestras fuerzas a todo lo catalán. Y mientras no te cures de esa enfermedad, seguirás siendo insoportable, superficial, banal.

 

 

3156. Es un enredador. El año pasado, ya lo enredó todo con el estallido de violencia porque les habían cerrado el edificio donde tenían ‘el casal’ –casa vecinal- de su distrito, propiedad del ayuntamiento.

Varios días por la noche destrozando escaparates, quemando coches, mobiliario urbano, enfrentamientos con los mozos –policía-, etc., y aún lo justificaba.

 

3157. ¿Tú qué harías en su lugar? Sólo tenemos odio a todo el catalán. Y ese odio hace perder la cordura y nos vuelve locos rabiosos.

 

3158. Dicen que el 3% es lo que hacen todos los partidos que lo necesitan. ¿De dónde sacarían  el dinero para pagar el gasto del partido?

 

3159. Hay una unidad misteriosa entre el cuerpo y el alma –la psique, la mente-. De manera que las dos partes interactúan entre sí, como dos piezas de una misma máquina.

Por lo que, no sabemos qué parte afecta predominantemente a la otra.

 

Aunque la mente tiene la posibilidad de ir más allá de todo y ser libre de toda miseria humana.

 

 

3160. En toda pregunta hay algo de agresividad. Porque puede que al que le preguntamos no quiera que se le pregunte eso que se le ha preguntado.

 

Si uno sabe renunciar a las preguntas molestas, todo lo que queríamos saber se manifiesta ante nosotros sin necesidad de preguntas y respuestas. Y si no aparece no pasa nada, pues nosotros no tenemos ninguna autoridad para creer que podemos solucionarlo todo.

 

Las palabras tienen escaso valor -solo comunican algo material-, porque cuando se pronuncian en realidad no es eso que se dice. Las palabras son el altavoz -como los periodistas que añaden o esconden según les convenga- de los pensamientos, de la mente. Y cuando se pronuncian toda la fuerza y vitalidad de la vida se pierde, porque ya son el pasado.

 

Y el pasado colisiona con el presente, con el instante, el ahora, de ahí que todo se confunde. Pues si hay división, conflicto, la inteligencia y la sabiduría no pueden operar.

 

 

 

3161. Meditar es ver todo lo que sucede dentro de nosotros, sin reprimirlo, sin alentarlo, sin tocarlo. Y de esa unidad del pensamiento y la mente, es de donde nace la serenidad, la sabiduría, la inteligencia.