Torni Segarra

Seleccionar página

 5741. El Dalai Lama, es una especie de Papa -guía religioso, espiritual- del Tíbet. Y su teoría religiosa es una mezcla de esoterismo, con el budismo. Aunque los Papas son elegidos por los cardenales, el Dalai Lama, tiene un cierto origen  aristocrático. Pues además de ser el guía espiritual del antiguo Tíbet, también era la máxima autoridad política, civil, etc.

Y como el Papa, vivía en la contradicción  de ser humilde pero manejando grandes sumas de dinero, viviendo en palacios, teniendo montones de sirvientes, sumisos, medio esclavizados. Teniendo policías, ejército, jueces y sus tribunales, etc.

El Dalai Lama, vive ahora exiliado en el norte de India, donde le han concedido un trozo de tierra para que allí esté su representación, oficinas,  escuelas, etc.

A pesar de todo el D. Lama, tiene mucha fama sobre todo en la parte Oeste de EEUU, California, donde personas mundanas como actores, empresarios, políticos, todos superficiales con sus vidas  banales, llenas de vanidad, le hacen la corte, le apoyan con dinero y lo reciben  como una autoridad.

Pero creo que está acabado. Sólo en la época de la explosión de los hippies, de los setenta a los ochenta del pasado siglo, fue cuando tuvo su oportunidad de tener la fama que tuvo y tiene. Pues fue expulsado, huyendo del Tíbet, por la China comunista, intentando crear un guerrilla preparada e instruida en los EEUU, que nada más desembarcarla por el aire fueron capturados y confiscado todo su armamento.

De ahí esa relación con los Bush, y otros políticos, etc.

 

 

5742. La belleza no está en los museos, ni en las catedrales, ni en lo que ha creado el hombre, con su afán y su deseo, su vanidad. La belleza está ahí ante nosotros, en un árbol, en una nube,  en ese pájaro que pasa ligero.

 

5743. Un carbol es como una gran casa, como un hotel, donde los animales van allí a comer, a descansar, a pasar la noche, también hay quienes hacen allí su hogar mientras se reproducen. Y el árbol acepta a todos, porque él es libre desde el mismo momento de nacer. Ya que no tiene deseos para hacer algo, pues soporta el calor abrasador, la lluvia y el frío, la nieve, el granizo y el pedrisco. Soporta la ausencia de agua, como la abundancia de ella.

Y los hombres van a él, con sus apremiantes deseos en busca de algo que les alivie la vida: sus frutos, su sombra y sosiego, su resguardo para pasar la noche, para sacar leña para hacer su fuego.

Pero el árbol sólo quiere una cosa: que no le hagan daño, que cada uno coja lo que le sobra a él, o lo que no necesita. Y eso solamente puede suceder cuando los hombres tienen esa compasión, que es amor, por todo lo que existe.

 

5744. Robar es quitarle a alguien sin que se entere, a escondidas. Pero hacer artimañas burocráticas gubernamentales -ya se sabe que pueden ser infinitas, como lo vemos cada día que pasa, como si tuvieran magia para cambiar plazos, acelerar o retrasar las resoluciones según les convenga-, ese robar ya no es lo mismo. Porque el ladrón sabe que está identificado y localizado. Por lo que, como no puede ser de otra manera, él ladrón se cubre las espalda con alguna artimaña legar. Y fin del problema, por supuestos porque mandan. Si no no lo harían, estarían desnudos ante los hechos.

 

 

5745. Ayer leí tu entrevista en el diario… Gracias.

Es todo más sencillo aún de lo que dices: los electores, lo que votan, ellos tienen que vivir como quieren que sea el político al que votan. Es absurdo, que un corrupto inmoral, quiera de verdad que salga elegido alguien, que le llevaría a él ante la justicia, por ladrón, falsear documentos, o cualquier engaño, lío.

Por lo tanto, cada uno elige el político que le corresponde a su moralidad. Así, que una sociedad inmoral -que la hace la gente con cada acto corrupto e inmoral de su vida cotidiana- debe tener unos políticos, gobernantes, corruptos.

Ahora lo que hace falta, es que las personas sepamos ¿qué es ser corrupto?: Hacer daño a alguien.

 

 

5746. Eso de: ‘El que  cree en mí no morirá jamás.’ Quiere decir, ¿qué el ‘yo’ no muere, persiste, se reencarna, o va al cielo, al paraíso? Pero claro el ego, el ‘yo’, es el pecado. Pues, el ‘yo’ es lo que nos genera la división interna entre ‘tú’ y ‘yo’, entre ‘nosotros’ y ‘ellos’, todos enfrentados, en conflicto, haciéndonos daño, matándonos.

Pero, ¿qué pasa si cuando muero se acaba y no hay ya más ‘yo’, que es mi nombre, lo que soy, dónde nací, mi raza, mi trabajo, etc., que persista, prosiga -como en realidad es: el fin del ‘yo’ de todo-? Pues entonces uno está en la corriente de la vida, se mueve con ella: nacer, crecer, llegar al esplendor, decrecer, envejecer y morir. ¿Dónde está ahí el drama terrorífico?

Esa corriente de la vida, y su aceptación absoluta, es lo que hace a una persona que acepte lo sagrado, y lo hace religioso.

 

 

5747. El egoísmo, la maldad, el miedo, y el amor, no pueden ir juntos. Sólo cuando todo se funde y se convierte en la nada, es cuando el amor está ahí.

 

 

5748. Si tenemos amor, abundante amor, no hay ni ley ni norma para vivir. Solamente el amor se guía a él mismo. Por tanto, lo que nos falta es ese amor universal, eterno, que no conoce el miedo ni el dolor.

 

 

5749. ¿Dónde hay esfuerzo, con su desorden y confusión, con su brutalidad y su crueldad, puede haber amor -que es orden, el máximo orden posible-?