Torni Segarra

Seleccionar página

  

5396. En tantas veces que decían que con los partidos de la casta corruptos,  inmorales, no pactarían, ahora que el aroma del mando y poder parece que ya se hace notar, se han olvidado de ello.

Primero les lavaron el cerebro a los de tendencia facha de derechas, incultos, más pobres que ricos, y ahora que ya los tienen dentro de la trampa, empiezan a mostrarse -sólo empiezan- en realidad cómo son.

Todo marrullería, enredadores, que se arrastran por la vida sin dignidad ni respeto a ellos mismos.  La cuestión es mandar –poco o mucho-, aunque haya que darle el alma al diablo.

 

5388. Son tal para cual: los dos ¡son tan parecidos! Poco inteligentes, pero lo que saben es para poder ganar mucho dinero, y colocarse en los sitios del poder. Por lo que mienten más que lo que divisan con los ojos, son los dos igual de fachas, descarados; dominadores de la vergüenza, por lo que son pasotas, sin importarles el ridículo.

Los dos en el fondo son desgraciados, hijos de personas humildes, que se han arrastrado lo indecible. Y por eso, son tan populistas: porque no tienen carisma, son vulgares, repetitivos, siempre viejos.

 

5397. ‘Para restablecer el equilibrio y la justicia debemos de mantener nuestra mente alejada de prejuicios, rencores y sed de venganza, ya que lo que tratamos de buscar es restablecer el orden de una manera imparcial y directa, sin ira ni lástima’.

¿Es posible dominar la mente? No digo que pueda o no pueda serlo, estoy en la actitud de no sé, y por eso tengo todo el campo abierto para investigar sin límites. Es decir para investigar si existe la quietud, la serenidad mental, sin prejuicios, sin ser racista, sin ser nacionalista, sin ser budista. Para ello, para ver si esa maravilla de la quietud es algo verdadero, necesitamos energía, toda la energía.

¿De dónde llegará la energía infinita, cómo llegará a nosotros –pues nosotros, tan poca cosa,  no podemos ir a ella-, para que en un instante veamos toda la trama de la mente, del pensamiento, de nuestra manera de vivir?

Le energía llega cuando no hay nada que la bloquea, que impide su fluir. Y para ello es preciso que estemos libres de división, de conflicto. Cuando estamos en desorden, en conflicto, nuestra atención es deficiente, es raquítica, turbia, por lo que no hay claridad, diafanidad en el ver, en la observación.

De manera que cuando me doy cuenta claramente, como cuando tengo mucha sed y veo el agua para beber, de que el conflicto, la división, entre lo que veo y yo, es el obstáculo que impide el fluir de la totalidad de la energía para poder responder a un reto adecuadamente. Esa energía se manifiesta sencilla y naturalmente.

 

5398. La conciencia y la percepción que le sigue hacen posible el recuerdo, la comparación de lo que fue ayer, de lo que fue el último tropezón que tuve. Pero antes de eso, existía la conciencia pura sin recuerdos, sin palabras, que es cómo actúan los animales. Aunque no sabemos en qué momento los animales más avanzados, los homínidos, fueron conscientes de su cuerpo, del entorno donde vivían.

Ahora nosotros, sabemos qué fue el pasado, qué es el presente, y qué será el futuro: la continuación del presente -con algunas novedades mecánicas, científicas, técnicas-. Pues, lo único en lo que avanzamos es en lo material, pero en la parte humana seguimos como siempre, desde hace millones de años: divididos, peleando, egoístas, violentos, crueles.

 

5399.  Puede que esa señora sea una resentida facha de derechas. Ya que su país vivió una revolución en la que capitaneaban la ultraderecha nacionalista, los nazis, religiosos ortodoxos, etc. Y sea una de ellos. Pero está resentida contra todos los que criticaban esa revolución por fascista-nazi, que proclamaban la libertad de tendencia izquierdista.

 

5400. Pero el amor como lo abarca todo, también puede incluir la envidia, la jactancia, el orgullo.

Es algo así, cuando tenemos un hijo envidioso, orgulloso, jactanciosos, ¿no lo podemos amar, no podemos sentir amor por él?

 

5401. Lo positivo y lo negativo, se relacionan e interactúan entre sí. De manera que todo funciona como una unidad, donde todo tiene su sentido. Y eso es la meditación: ver cómo opera la mente, y el pensamiento, sin tocarlo, simplemente estar atento a todo lo que sucede. Y si ya no hay división, todo tiene sentido, el orden está operando. Ese orden que es libertad, es amor.

 

5402. Todo el problema es nuestra cabeza, el pensamiento, la mente. Pero una vez comprendido cómo opera, se aquieta, se serena, y el orden va a llegar.

 

5403. Hola Cecilia, ¿por qué Cecilia Cecilia no solicita ella en persona la solicitud de amistad? Pues, no encuentro la manera para hacer lo que tú me sugieres. Gracias.

 

5404. El aferrarse a algo, por noble y bueno que nos parezca, es como estar clavado en el suelo como un poste al lado de la carretera. Estamos atrapados, bloqueados, creyendo que estamos seguros y a salvo de todos los peligros. Pero resulta que la seguridad no existe, sólo existe la absoluta inseguridad.