Torni Segarra

Seleccionar página

5780. ¿Cómo podemos tener claridad de pensamiento de la manera cómo vivimos -siempre queriendo más, envidia, celos, ansiedad por triunfar, ganar, someter-? Mientras nuestras relaciones con las personas con quienes convivimos, no sean adecuadamente buenas, seguirnos en desorden, confundidos, generando más de todo lo peor que hacemos.

 

5781. Desear el mal de otro, es desearse el mal a sí mismo. Como todo está unido, lo que hagamos va a repercutir en nosotros.

 

5782. Si perdonas a los demás vas a ganar. Pues perdonando a los demás también nos perdonamos nuestras maldades. Y sin perdón, ¿puede haber amor?

 

5783. Nosotros no vamos al alba. Es ella la que viene después de la noche.

 

5784. Las cosas suceden por una ley universal de causa efecto. Dejemos a dios tranquilo, que nosotros no sabemos nada de ese tema. Lo que sí que sabemos es que si te amo, todo funciona mejor en mí y en ti -si es que quieres que te ame-. También sabemos que todo lo que existe ha de desaparecer, transformarse en más energía. Y que después de toda destrucción llega el amor y la construcción.

 

5785. ¿No nos hemos dado cuenta de que todo lo que genera el pensamiento genera desorden? Unos creen en dios. Pero hay otros que no creen en dios. Y aquí surge el problema de ¡la humanidad: la división entre nosotros. No solamente tienen problemas los que creen y no  creen. Pues los creyentes, cada uno tiene su dios particular que se enfrenta al del otro. Pero, ¿qué es dios? No lo sabemos. Lo que sabemos es que lo hemos inventado. ¿Quién? Nuestros pensamientos, temerosos, llenos de miedo -que no tienen amor-.

Pues el miedo y el amor no pueden ir juntos. Por lo tanto, esos inventos del cielo, el paraíso, la gloria celestial, y sus dioses, todo es un invento del pensamiento. Es decir, nada real ni verdadero. Además, es una arrogancia y soberbia decir que uno sí que sabe que existe o no existe dios -aún sin verlo-. Así que si no lo sabemos dejemos en paz a las palabras y dediquémonos a los hechos: lo único y verdaderamente importante es el amor a los otros, a los demás, entendido que es la ausencia del querer hacerles algún daño, sufrimiento, dolor.

 

5786. Es muy sencillo: si el país vecino invade el tuyo, haciendo barbaridades, matando, etc., aunque tú no empuñes un arma sí que estás dando el apoyo mental con los que quieren defender tu país. Y a partir de ahí, sin usar la violencia puedes hacer muchas cosas, una de ellas es lo que hacemos aquí: informar y tratar que todo no se descontrole más, para que las matanzas, etc., no prosigan.

 

5787. Si la paz proviene del desapego, eso quiere decir que no hay que tener nada, ni tan siquiera la identidad. Pues la identidad cuando la usa la conciencia es cuando llegan los problemas de la división entre mi identidad y la tuya.

 

5788. Mientras necesitemos ayuda exterior, ¿es eso religión, es eso amor? Porque lo externo, sea lo que sea, sea quien sea, nos hace dependientes y nos divide del presente, del ahora.

Y entonces el amor es sólo una palabra sin sentido, que la llevamos como escudo como hipócritas, cretinos, que decimos una cosa pero ni entendemos y por eso hacemos otra.

 

5789. Ayer te vi en… Gracias.

Juzgar a otros, opinar de ellos, siempre es un tanto arriesgado. Porque nosotros todo no lo sabemos de primera mano, como lo saben los contendientes, sabemos las cosas que nos ofrecen las agencias de noticias que se las venden a los diarios y televisiones.

Y después cuando juzgamos, nuestro juicio está mediatizado por nuestro condicionamiento; y por el lugar donde se emite el juicio: si estamos hablando con una persona pacífica tu juicio es menos severo, que si hablas con uno que aprueba la brutalidad policial, la pena de muerte, etc.

Ahora yo no tengo que juzgar tampoco, pero tengo que comunicarte algo para que seamos los dos más libres, sin ningún miedo ni malos sentimientos. Venezuela es un país latinoamericano, en muchos aspectos subdesarrollado, por lo que a los europeos les es más difícil de comprender. Ya que allí hay pobreza, miseria, mucha libertad a la hora de ser como uno es, vestirse, expresarse. De manera que cuando ganó Maduro las elecciones y los contrarios, que perdieron, se echaron a la calle, rompiéndolo todo, usando la violencia, enfrentándose a las fuerzas del orden del Estado, durante largo tiempo -¿fue un mes, dos o tres?-, matándose personas. ¿Crees que eso es homologable a Europa? Aquí lo peor que puede hacer alguien es enfrentarse en las calles contra los policías, usando la violencia contra ellos, o lo que es lo mismo enfrentarse contra el gobierno, el Estado. Pues no hay compasión alguna para justificarlos, eximirlos, dejarles libres de cargos graves, de prisión.

¿Por qué te digo todo esto? Porque el actual gobierno de derechas, siempre intenta desestabilizar al gobierno venezolano. No ahora, desde siempre. Porque son revolucionarios de izquierda, al igual como lo ha estado haciendo con Cuba, Nicaragua, Bolivia, Ecuador.