Torni Segarra

Seleccionar página

2758. Cierta vez, una joven mujer estaba trabajando en un centro de acogida en India. La sala no era ni pequeña ni grande, las camastros tenían su cabecera pegada a la pared.

Y la mujer joven, que parecía colaboradora, de Teresa de Calcuta, se acercó a ella y le dijo: Hay un niño de quince años, que tiene una infección, si quieres cogemos un taxi y lo llevamos al hospital.

Teresa de Calcuta, dijo que no lo harían. Porque si lo hacían con el niño, lo tendría que hacer con todos los demás. El niño al poco murió.

 

 

 

2759.’Siento una enorme gratitud por todos los que me dijeron no. Gracias a ellos lo hice yo mismo’

Eso tiene trampa diciéndose como se ha dicho, porque eso es fácil de decir cuando todo ya ha pasado. Pero en el momento en que estás dentro de la tormenta de la vida, tanto el sí como el no, son transcendentales, determinantes, en los que la vida o la muerte va en ello.

 

 

 

2760. La humildad, la sencillez, la ausencia de brutalidad y prepotencia, como todo está unido no se puede eliminar. Nosotros somos como un termómetro psicológico que según lo que recibe va a marcar más o menos temperatura. El pensamiento recibe un impulso y está obligado a responder, no puede hacer nada para eludirlo o ser indiferente.

Pero si cuando percibimos un reto cualquiera si no huimos ni entramos en conflicto con él, al no haber división, si no unión, es el orden que toma el mando y opera.

Ahora bien, ahora puede que diga que eso que ha generado el orden, no me gusta. Entonces, es que no ha entendido nada. Pues ese orden que no nos gusta es el máximo orden posible para nosotros, para nuestra vida y la manera como la vivimos.

 

 

 

2761. Cuando algo está muy complicado, estamos confundidos sin saber qué hacer, no hagamos nada. Solamente estemos con eso que tenemos encima, vivamos con ello como si fuéramos amigos que se soportan, no se molestan. Y entonces, eso nos cuenta el secreto de todo lo que pasa, el secreto de la vida para esa ocasión, momento.

 

 

 

2762. Lo que está claro es que de un reto no se puede huir, aunque le tengamos miedo o nos lleve hasta la orilla del pánico. Porque sino, el astuto ego, el ‘yo’, va a inventar lo que sea para no perder su manera egoísta, derrochadora, placentera manera de vivir.

No nos gustan los problemas, los cambios, pero la vida es eso que no queremos: problemas, cambios, novedades sorprendentes, que nos perturban y alteran nuestra manera de vivir, nuestro estatus quo, establishment.

 

 

 

2763. La nueva casta -que nunca es nueva, siempre vieja- política nacionalista centralista fascista española ya está a toda máquina. ¿El motivo? Que todos quieren ser los primeros de las listas para votarlos. Los políticos cuando está en peligro su poder, es cuando sacan los cuchillos. Ya no se acuerdan de aquello del buen rollo, de que los marrulleros y corruptos siempre eran sus contrincantes. Bueno pues ahora es cuando se ve más descarnadamente de que todos son igual: descarados, caraduras, sinvergüenzas, pasotas como si fumaban porros.

 

Y claro quieren que les voten. ¿Quién les va a votar? Las personas sencillas, superficiales, de bajo nivel cultural e intelectual. Lo que más llama la atención cuando entras en los foros de los políticos es que los tratan como caudillos, los idolatran, no tienen vergüenza de mostrarse como si fueran siervos ante su dueño. Cuando escriben, algún comentario reciben centenares de ‘me gusta’, digan lo que digan.

 

Eso es la nueva casta nacionalista centralista fascista española: los conductores de miles de personas, como si fueran los pastores con su rebaño. Es lo que hay. No hay más.

 

 

 

 

2764. Si no quieres la palabra juego, di papel, rol, como en una obra de teatro o de cine. Es eso lo que quería decir, pues hay que ir siempre más allá de la realidad, de lo que es, pero sin inventar lo que me gustaría que fuera. Pues así salimos fuera del ámbito del ego, del ‘yo’.