Torni Segarra

Seleccionar página

 3221. Si decimos que hemos de explorar dentro de nosotros a dios para ver si lo encontramos. Eso ya nace negativamente porque si hay una presunción de que sí que existe o que no existe, la investigación ya está condicionada. 

Y para investigar algo, hay que vaciar la mente de todo lo conocido. Hacerlo desde la actitud de: ‘No sé’. 

 

3222. La única manera de que no nos engañen, es siendo de primera mano. Cuestionando todo lo que nos llega. Aunque el precio que haya que pagar, es que solo uno ha de ser capaz de indagar y conocerse a sí mismo. Porque si uno se conoce a sí mismo, también conoce al resto de la humanidad. 

 

3223. La libertad no es una emoción, es un estado del que no somos conscientes. Porque si manejamos ese estado libre, de libertad, se convierte otra vez en desdicha. 

 

3224. Ya te has enfadado con las mujeres. Seguro que si te hubieras enamorado de alguna de ellas, no dirías que los hombres son más honestos. 

Hay algo que se llama la relatividad. Pues todos los seres humanos somos básicamente iguales en lo psicológico. Por lo que las diferencias son subjetivas, como un capricho de cada uno. 

 

3225. ¿Por qué esas imágenes para adorarlas de una persona torturada, clavada de pies y manos para matarla, a una cruz de madera, llenas de crueldad?

 

3226. Hay que ver lo que odiamos a según qué personas. Ahí están los reyes, con sus hijos y sus nietos, etc., ¿cuánto se gastan en educarlos en los colegios más caros? Pero vosotros a odiar. Y eso odio os hace ciegos de la realidad.

De la realidad de las monarquías que tienen palacios por allá donde van, que derrochan y despilfarran caprichosamente, que son inmunes ante la ley.

Pero vosotros, nada a meteros con un pobre desgraciado, que trabaja a muerte, o que no tiene trabajo ni nada.

 

3227. Los iguales se juntan. Una inculta ha de emparejarse con otro inculto, por mucho premio nobel que sea.

 

3228. Lo mismo te digo: si crees que te puedo ayudar en algo, no dudes en hacérmelo saber. Pues, sé que la política es un mundo lleno de todo lo que es la vida, como no podría ser de otra manera. Pero como, los políticos pueden llegar a tener mucho poder, esos problemas que en la vida cotidiana de una persona corriente no tienen mayor importancia, en la política se engrandecen, se complican, se descontrolan.

Y por eso, son los políticos -ayudados por los que los votan- los que hacen barbaridades como robar, ser corruptos e inmorales, declarar la guerra o participar en ellas.

 

3229. Todos los tiempos pueden ser proféticos. Pues como siempre vivimos en el mal, qué mejor profecía que decir que si hacemos esto, si creemos en un dios cualquiera, en vírgenes, en santos, en un salvador, en los libros que hablan al respecto, seremos liberados del mal, yendo a los cielos.

Pero eso es tan infantil, tan poca cosa, que nada más profundizamos en ello, todo cae como un castillo de arena.

 

3230. Los rencores, el pasado, ni nada, puede morir para siempre. Pues ellos están dormidos, pronto a despertarse en cualquier momento. Por eso, hay que estar atento a todo lo que sucede tanto dentro como fuera de nosotros.

 

3231. El yo superior, es el mismo que el yo inferior. Es como un árbol grande u otro pequeño. Un elefante grande y otro pequeño. Una persona muy desarrollada mentalmente y otra menos. Pues el paradigma psicológico, físico, químico, etc., es el mismo para todos.

 

3232. Esa es la locura que nos pueden traer los dioses: creer que existen y que nosotros somos los intérpretes.