Torni Segarra

Seleccionar página

5491. Hay otros devotos como tú, Patricia, que tienen otro libro, parecido al que estás promoviendo, que dicen las mismas palabras que dices de tú. Y hay que decir, que esos libros llamados sagrados todos son una descripción alucinante de lo que es la vida, el hombre, el cielo, la muerte, etc.

 

5492. Una cosa es el autoespeto, el estar atento a todo lo que nos pasa, pero otra cosa es el egoísmo, egotismo, la vanidad, el hedonismo. Y como todos tenemos miedo de estar inseguros, pues nos escapamos hacia donde creemos estar seguros: en la búsqueda del placer. Pero  le placer nos lleva al dolor, porque nos divide de la realidad al ir siempre desesperados en pos de él.

Así que de la única manera en que no puede actuar el ego, el ‘yo’, es negándolo, encarar negativamente la vida, porque el deseo va a inventar su realidad para salirse con la suya: el placer. Sentir placer no es el problema, es ir detrás de él, siempre persiguiéndolo.

 

5493. Cuando un país invade a otro, crea su legalidad, su ley, sus leyes implacables, crueles para poder seguir siendo el invasor y consolidar su ocupación.

La pregunta: ¿Cómo se pueden liberar de esa ocupación, que puede que sea de un año, diez, o doscientos? ¿Qué les pasaba a los que vivían y viven en esclavitud, pues la ley ha conformado y establecido que la esclavitud y sus maneras -todos los días trabajar para sólo comer- es legal, y qué harán para liberarse de esa inhumanidad cruel de su esclavitud? Pues la ley no les sirve, los que la administran y ejecutan tampoco les sirven para ayudarlos a liberarse de la barbaridad de su esclavitud. 

Por eso, la ley llegado un momento es un obstáculo, un impedimento para que llegue la verdad, la libertad que es amor. Es decir, la misma ley se autodegrada, se autodestruye su autoridad, al ser injusta y cruel. Y por ahí, vienen las revoluciones, las revueltas, la anarquía, como se puede ver cada día en un lugar u otro. 

Y, que aunque no vaya a solucionar el problema, psicológicamente se hace precisa: como en el pantano que no puede contener tanta agua y le rebasa el dique de contención, con todo el peligro de romperlo y generar una inundación y sus desgracias.

 

5494. No se trata de si es tu casa o de algún otro. Pues, el problema y su envergadura son tan inmensos que lo superficial no tiene ningún sentido.

El problema es que hay un agravio, una injusticia, que se arrastra desde hace mucho tiempo -como tú ya sabes-. Y el malestar que genera ese agravio y la injusticia, de una manera o de otra -la psicología es tan exacta como la física, la química, las matemáticas- debe manifestarse según el momento y las circunstancias.

Por tanto, como no se arregló en todos los muchos años pasados, se ha llegado a un extremo que los ciudadanos que más lo sienten tanto psicológicamente como materialmente, se han decidido por la reclamación para que los devuelven eso que es de ellos: la dignidad y el respeto como seres humanos que son.

 

5495. Es más importante lo interno que lo externo: pues podemos querer decir una cosa, pensar otra, y decir todo lo contrario, todo ello sin querer. Por eso, lo importante no son las palabras, lo que se dice, sino lo que hacemos, cómo lo hacemos.

 

5496. ¿Nos olvidamos que somos nosotros los que elegimos a los gobernantes? De manera que, lo que somos internamente así va a ser nuestra elección del gobernante. Por lo que en realidad no hay ninguna diferencia psicológica entre el político elegido y los que los han votado.

 

5497. Al final hablar y escuchar todo es lo mismo: una actividad de alguien que quiere algo que no puede conseguir: ser feliz, ser como un dios -aunque sea pequeño-.

 

5498. Ha ganado en autenticidad, en felicidad, en belleza. Tal vez, porque se ha liberado de la serpiente.

 

5499. Dicho todo eso, ahora falta la acción, qué es lo que hacemos con nuestras vidas, cómo encaramos a los retos que nos llegan. Pues el saber cómo es infinito pierde su valor, ya que nunca vamos a dominar ni controlar todo. Pero la acción eso es otra cosa, pues de ella va a depender en cierta medida lo que va a ser nuestra vida la presente y también la futura.

 

5500. ¿Dios si quisiera no podría solucionar todos nuestros problemas? Por eso, dejemos a dios tranquilo porque nosotros no podemos esclarecer nada de él.

 

5501. ¿Podemos vivir sin matar a ningún ser viviente -animales, insectos, vegetales-? Por lo que todos somos homicidas. Pues dios, el creador y nuestro diseñador, nos ha hecho así: hemos de comer para no morir; y para ello hay que matar a alguien. Menudo drama de vida, que ha creado dios.

Por eso, ese dios que tanto lo repiten y aman no es dios en absoluto, es su dios que han inventado. Ustedes, ni nadie, saben nada de dios, sólo imaginan, alucinan, deliran. Pero todo eso no tiene ningún valor. Sólo los hechos son lo que tiene  valor.

Y los hechos han de generar orden y no división, que es lo que genera nuestro desorden, que nos confunde y nos lleva a repetir lo que han dicho los otros. Pero repetir no tiene ningún valor, sino es que antes han llegado hasta la raíz de todas las cosas.

Y si es así, ya no necesitan a nadie: ni a salvadores ni mesías, ni gurús ni maestros ni libros y sus intérpretes.